Encuentran muerto al exalcalde de El Rosal, en la cárcel La Picota

El CTI de la Fiscalía está adelantando las labores de investigación y verificación de los hechos. Hugo Orlando Arévalo era procesado por actos de corrupción relacionados con el Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT)

Cristian Garavito. El Espectador

El exalcalde de El Rosal (Cundinamarca), Hugo Orlando Arévalo, fue encontrado muerto en su celda, en la cárcel La Picota, según confirmó el Inpec. El CTI de la Fiscalía acordonó el sitio y siguen en el lugar realizando las labores de investigación y verificación de los hechos.

El exmandatario local, que estaba en La Picota desde el 21 de marzo, era investigado por las acusaciones que lo involucran en presuntos actos de corrupción relacionados con el Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT), pues, al parecer, el exfuncionario pedía dinero a cambio de otorgar licencias de construcción en el municipio.

Según lo anterior, utilizaba su investidura para presionar a hacendados y exigirles altas sumas de dinero a cambio de no entorpecer sus proyectos urbanísticos. Hasta $300 millones pidió Arévalo a los hermanos Guillermo y Andrés Leaño, según indica el escrito de acusación en su contra.

Por estos hechos, en septiembre de 2018, Arévalo fue enviado a una cárcel municipal luego de que se le imputaran cargos por el delito de concusión, por el que podía llegar a pagar 15 años de prisión.

Aunque el exalcalde se había declarado inocente, el ente acusador insistió en que tenía evidencias de que la actuación del alcalde sería irregular. Incluso, para las víctimas, la conducta del mandatario venía desde su primera administración, entre 2008 y 2011, aunque en esa oportunidad no denunciaron por miedo a que se frenaran otros proyectos.

“El imputado presuntamente ha efectuado otros múltiples atentados contra la administración pública. Se están recopilando evidencias para establecer si en la Alcaldía funcionaba un entramado criminal”, dijo en su momento el fiscal del caso.

La historia se remonta al 28 de diciembre de 2015 cuando (a dos días de terminar su período), el Concejo aprobó un nuevo Esquema de Ordenamiento Territorial que habilitó 136 hectáreas agrícolas como suelo de expansión en El Rosal. Es decir, la cabecera ocupa 54 hectáreas y tiene 164 para urbanizar.

Tres días después de aprobado el EOT se posesionó el alcalde Hugo Arévalo, quedando con el poder para expedir las licencias de construcción. Sin embargo, fue en este punto donde se registró el choque. Por estos mismos hechos, son investigados cinco concejales, que también destituidos por la Procuraduría.

Para Arévalo todo es producto de una persecución. “Soy respetuoso de la justicia y espero que algún día la justicia sancione a los verdaderos culpables de lo que ocurre en El Rosal. ¿Usted cree que si hubiera pedido plata, no hubiera sido más fácil dejar que los constructores acabaran con el municipio? Acá hay una persecución y hay un tema económico. Una hectárea en suelo rural puede costar $500 millones, pero con el nuevo uso podría costar $3.500 millones”, declaró el exalcalde.

 

*  *  * 
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook: