"Entregamos la Plaza de toros restaurada, tal como nos ordenó la Corte": Peñalosa

En medio de la polémica entre animalistas y amantes de la fiesta brava, este domingo los toros vuelven a la arena de la Plaza Santamaría. Desde ya se anuncian plantones en rechazo a la temporada taurina.

Plaza la Santamaría. / Archivo

Este domingo 22 de enero, después de cinco años, regresarán las corridas de toros a la Plaza la Santamaría, en el marco de la temporada taurina de Bogotá en 2017. No obstante, el retorno de la fiesta brava a la capital no estará exento de la controversia. (Lea: Seis preguntas, y sus respuestas, sobre el regreso de los toros a Bogotá)

Se tiene previsto que este domingo haya plantones y manifestaciones en los alrededores de la Plaza para rechazar el inicio de la temporada, mientras que el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, declaró que pese a su oposición al espectáculo –que calificó de ‘cruel e inconveniente’– todo está dispuesto en materia de infraestructura para dar comienzo a la fiesta taurina, en cumplimiento de un fallo de la Corte Constitucional.

Tal determinación judicial obligó al Distrito a restituir la Plaza como escenario permanente para la realización de espectáculos taurinos, por lo que a lo largo de 2016 se puso en marcha todo el proceso de contratación para adecuar el recinto de cara a que estuviera listo para la temporada 2017.

Las adecuaciones que se realizaron fueron el reforzamiento estructural y eléctrico, junto a la remodelación de la fachada. Entre los cambios más significativos que tendrá la Plaza está la disminución de los asientos, por cuestiones de comodidad y seguridad. De 14.000 sillas quedarán 10.000. (Lea también: Plaza de toros de Santamaría quedará con 3.259 puestos menos)

De acuerdo con informes del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, la inversión fue de $8.000 millones y las boletas para la primera corrida del año ya están a la venta.

“Entregamos la Plaza restaurada, tal como nos ordenó la Corte. Queríamos que fuera un escenario para hacerle un homenaje a la vida, para las obras del Festival de Teatro, para conciertos de toda clase de música, para actividades culturales”, declaró Peñalosa, quien anunció que no utilizará el palco del Distrito en la Plaza.

No obstante, según el mandatario, no se descarta que este tipo de espectáculos también tengan lugar en la Santamaría después de febrero, cuando se acabe la temporada taurina. “La Corte Constitucional es la autoridad suprema y total, y tenemos que obedecer lo que nos ordena, e infortunadamente nos ordenaron permitir hacer ocho corridas. Lo lamentamos. Consideramos que los toros son un espectáculo cruel, que no es conveniente para una sociedad civilizada”, agregó el alcalde.

En septiembre de 2016, Peñalosa manifestó su respaldo a un proyecto de ley que radicó el senador Carlos Fernando Galán (Cambio Radical) para eliminar de esos espectáculos el maltrato animal. Los animalistas, sin embargo, le cobran que, en 2000, como alcalde, condecoró y elogió la labor de la Corporación Taurina de Bogotá. (Lea también: La jugada animalista de Peñalosa)

Así, mientras el gobierno del exalcalde Gustavo Petro puso $6.500 millones para reforzar la Plaza, la administración Peñalosa abrió un proceso para escoger a los organizadores de la temporada taurina. El ganador del proceso fue el consorcio Colombia Taurina, integrado por las corporaciones Taurinas de Manizales y Bogotá. Esta última es la que tradicionalmente había organizado la temporada.

El domingo 22 de enero se realizará la primera corrida de la temporada taurina de Bogotá de este año, con la participación de los toreros El Juli (España), Andrés Roca Rey (Perú) y Luis Bolívar (Colombia), y toros de la ganadería de Ernesto Gutiérrez.

 

últimas noticias