La entrevista completa a Gustavo Petro

El pasado domingo 10 de agosto, en la edición impresa se publicó una entrevista con el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. A petición suya, en esta ocasión se publica la versión sin editar de esa entrevista que abordó distintos aspectos de su administración, en particular, su visión sobre la renegociación de los contratos de la fase 1 y 2 de TransMilenio.

El Espectador: Los documentos que tiene en la mano ¿qué son? ¿Algo qué quiere denunciar?

Alcalde: No, no denunciar no. Yo no estoy en el papel de la denuncia, sino de la ejecución. Este es el historial documental que lleva a unos contratos.

El Espectador: ¿Las prórrogas de TransMilenio?

Alcalde: Y esto es el resumen de lo que hicimos… Resultados finales ya valorados en la práctica misma. Esto fue lo que pasó; gracias a esa discusión con los operadores durante un año.

El Espectador: Y antes de todo esto, digamos ¿usted qué cree que es lo que está pasando?

Alcalde: hay un conflicto entre operadores porque fase I y fase II se detienen y aumentó fase III. No lo determinamos nosotros pero es la realidad de hoy. Por qué no aumentan fase I y fase II? Porque nosotros no queremos que se prorroguen los contratos, los contratos de fase I y fase II fueron hechos de tal manera que usted mete flota nueva, se amplían en tiempo los contratos, que es lo que ocurrió durante esta última década. Nosotros dijimos frena, porque le vamos a dar paso a procesos licitatorios y al frenar la entrada de flota nueva, con los contratos de fase I y fase II, entran en una etapa de agotamiento; entonces va generando la oferta para la demanda creciente de fase III, como los operadores son diferentes -en fase I, no tanto pero, digamos hay matices diferentes en fase I, fase II y fase III-, hay un conflicto, que nosotros tenemos que ver como eliminarlo, o como se vuelve positivo. Adicionalmente, dos operadores del SITP que son diferentes -es donde está la parte más democrática de la propiedad del transporte- pues no podían arrancar, estuvieron a punto de morir y salir del mercado, lo que sí hubiera provocado una concentración radical del transporte privado de la ciudad. Nosotros lo salvamos, por ahora.

El Espectador: Y las críticas a los contratos...

Alcalde: Y eso también genera un conflicto entre los operadores grandes, queriendo quedarse con el mercado que es el 40 por ciento del SITP y los operadores pequeños. Los propietarios pequeños más bien que no se quieren dejar sacar; nosotros lo que hemos logrado es mantenerlos dentro del mercado hasta ahora. Entonces Carlos Vicente en una frase, dice que las prórrogas de los contratos fase I, fase II, (…) son cortados por la misma tijera. Eso es falso, es más, me hubiera gustado su crítica en el año 2012, que fue cuando comenzamos a hablar de eso y lo hicimos públicamente. ¿Por qué en el 2014? yo no puedo hablar por él, pero decir que el contrato SIM y la prórroga de TransMilenio en fase II y Eucol son cortados por la misma tijera, es falso y vamos a demostrarlo, si ustedes lo permiten.

El Espectador: Si ya venía adelantada una negociación y había tiempo para hacer la licitación, ¿por qué decidieron jugársela por prorrogar el contrato de fase I y fase II?

Alcalde: Primero, eso es una afirmación que no es cierta y que hecha desde el 2014, no recuerda lo que se pasaba en 2011, finales de 2012, entonces; eso olvida que la prensa provocó una confusión enorme en la ciudad. Cuando nosotros entramos aquí el primer día, teníamos unos hechos, uno de carácter político. Nosotros mismos, a través de Guillermo Asprilla, siendo en el 2011 concejal de la ciudad, Yanod, actual subgerente de TransMilenio, que fue subgerente Económico hace unos años y era asesor de Guillermo Asprilla, habíamos llegado a la conclusión en el debate público que las tarifas técnicas de la fase I y fase II estaban sobrevaloradas, es decir, les estábamos pagando más a los operadores privados de lo que deberían pagar y básicamente por dos tesis un tanto diferentes, la de Asprilla, que era: los buses ya llegaron a la depreciación de los 10 años de contrato, por tanto; no se puede seguir cobrando depreciación en tarifa técnica. Y la tesis de Yanod que decía que los operadores ya pagaron los créditos de capital que les dieron para comprar todos esos buses y, por tanto, hay que readecuar las tarifas técnicas a un componente, donde los costos financieros ya no aparecen en la misma magnitud del año 99. Ese debate lo hicimos nosotros, el movimiento Progresista del Concejo de Bogotá y fue en diciembre de 2011, es decir ya estábamos elegidos y eran las ante salas, estábamos en el empalme con el gobierno de Clara López, y el segundo antecedente que no es de carácter político es de carácter judicial y todavía mucho más contundente, olvidado en mi opinión, por los medios de comunicación que no trasmiten este hecho.

El segundo elemento: es el Tribunal Administrativo de Cundinamarca; en su momento fue reseñado, 11 de noviembre de 2011, un mes antes de mi posesión. Esta es una demanda que pone Oscar Orlando Roldán; la magistrada ponente es Carmen Alicia Rengifo Sanguino, sección segunda, subsección A, que sentencia -no estoy hablando aquí de un proceso, estoy hablando de una sentencia judicial, sentencia contra el Distrito, contra TransMilenio, a través de una argumentación que lleva según el Tribunal, a que se está pagando más de lo que debería pagarse.

El Espectador: ¿Eso es qué, una acción popular?

Alcalde: Es una demanda presentada por el señor Óscar Orlando Roldán en el ejercicio de la acción popular. Es una acción popular, pero esto ya es el fallo de primera instancia. Entonces, qué resuelve el Tribunal, “Primero: Declárense no aprobadas las excepciones propuestas por los demandados”, los demandados son los operadores y TransMilenio. “Segundo: Protéjase el derecho colectivo de la defensa de los consumidores y usuarios, la demanda va en defensa, por eso la acción popular en defensa de los usuarios”, en consecuencia, ojo con esto, le estoy hablando, esto en noviembre del 2011, un mes antes de que yo me posesionara; en consecuencia se ordena a TransMilenio S.A “que en el término perentorio de tres meses proceda a multiplicar de manera concertada o si no es posible de forma unilateral, los contratos de concesión celebrados para la operación del sistema TransMilenio en la forma señalada en la motiva.

Tercero: Disponerse que los magistrados integrantes de la sala con el Ministerio Público” -o sea mi amigo el Procurador-, “el funcionario que designe el Distrito, los funcionarios de Contraloría y Personería delegados asuman la tarea de verificación del cumplimiento de esta sentencia”. Entonces ¿qué nos ordenaba a nosotros el Tribunal Administrativo en noviembre del año 2011?, o modificar unilateralmente, que en otros términos era guerra con los operadores de entrada en este Gobierno, que era lo que ellos creían que iba a pasar o negociar de manera concertada los contratos, este es el antecedente, es una orden. Y claro, fue apelada por los operadores.

El Espectador: ¿Estaba el Consejo de Estado?

Alcalde: Ha surtido el trámite, solo que nosotros le quitamos de cierta forma fundamento y porque la cumplimos de una. Nosotros entramos y fue lo primero que hicimos cuando entramos a trabajar con Guillermo Asprilla, con Yanod, que venían del debate hecho por ellos mismos en diciembre y con esta sentencia. Nosotros dijimos: este es el momento de modificar unilateralmente o concertar una modificación de los contratos. Entonces, que este hecho se elimine, digamos o la crítica que se no ha hecho y que ahora el que diga: no, es que ustedes tuvieron que licitar, olvidando que había una sentencia que no es que nos prohibiese licitar y ahora hablo de eso, sino que nos ordenaba renegociar los contratos existentes, no ningún otro, de fase I y fase II; entonces ese es un primer elemento que a mí, me parece absolutamente importante que conozca la opinión pública. Que ahora se nos endilga como si fuera un capricho de la Administración, incluso llevándonos a una degeneración de lo que hemos hecho, en términos…

El Espectador: Si la sentencia no estaba en firme y se supone que había tiempo para estructurar la licitación, finalmente ¿por qué apela?

Alcalde: El que la sentencia no esté en firme no significa que no haya dado unas órdenes. Ojo, con eso, sino, no estaríamos en una democracia.

El Espectador: Pero usted sabe que el efecto de la sentencia queda suspendido cuando se apela y en este momento incluso no ha salido ósea han pasado 3 años

Alcalde: Aún la apelación nos habría llevado a una concertación obligatoria en el medio judicial, se llama conciliación. Por qué no llegamos a una fase de conciliación en la segunda instancia, léase usted el fallo del río Bogotá, cuántas reuniones de conciliación no se hicieron en el transcurso de los años?, entonces aquí habría sido lo mismo, aquí hubiéramos tenido que reunirnos, conciliar con los operadores privados en virtud del fallo de segunda instancia. Qué fue lo que pasó, qué se hizo, de hecho lo que se hizo fue una conciliación que tiene unas virtudes desde el punto de vista judicial y tiene otras virtudes desde el punto de vista de la ciudad. Entonces, sí estábamos obligados aun con la apelación que surgió por parte de los operadores privados del TransMilenio.

El Espectador: La segunda instancia de esta apelación, aunque usted dice que le quitó el fundamento al hacer la renegociación, todavía sigue en estudio

Alcalde: Todavía no ha salido y creo que ya no saldrá porque nunca se hizo.

El Espectador: ¿Pero en el caso de que se eche para atrás, qué pasa?

Alcalde: Ahora vamos a la segunda parte de tu pregunta, la licitación, se ha dicho que en el año 2012, nosotros estábamos enfrentados a una licitación entonces lo que preferimos fue renegociar en vez de licitar, eso no es cierto.

El Espectador: Pero si sabía que a finales de 2013 salían los buses, podía hacer la licitación

Alcalde: No señor, calculando de acuerdo al tiempo de la flota etc., que es lo que hay que tener en cuenta para saber si finaliza el contrato fase II tendría que estar licitada desde el año 2015, fase II no era licitable en 2012, es más yo creo que cometeríamos un error si nos hubiéramos metido en una licitación sin tener los datos suficientes que ahora si tenemos porque fase II tiene que ser licitada incluso para operar en el año 2016, una licitación dura dos años, no solamente por los términos normativos de toda licitación sino porque en el caso de los buses tiene que contemplar ocho meses de producción de los buses en promedio porque puede ser más, sin esperar ningún obstáculo en el proceso licitatorio. Digamos no son licitaciones inmediatas como si fuera a comprar un televisor o cosas así, aquí es diferente, son dos años, entonces cuándo deberían operar buses de fase II en una nueva licitación, año 2016, en el caso de fase I era a finales de 2014, esta fecha.

El Espectador: Ya hubieran adjudicado una licitación en caso de que la hubieran abierto desde el principio.

Alcalde: La pregunta que usted hace tiene varias respuestas: una fase II no teníamos por qué licitar y fase I se dio la orden de licitar, que es lo que están haciendo todos.

El Espectador: Las denuncias de Carlos Vicente van a que no se abrió una licitación cuando correspondía, ¿por qué dice usted que no se debían licitar sino hasta 2016? ¿Los contratos van hasta cuándo?

Alcalde: Los contratos así lo dicen, el contrato de fase I, dice que hasta que cumplan un millón con la flota entonces se acaba el contrato, eso se llama un contrato indefinido, que eso no es culpa de nosotros, así fue desde el principio.

El Espectador: ¿en este momento cuántos buses han salido?

Funcionario de la administración: Entre diciembre de 2013 y marzo de 2014 tenían que salir los buses de fase I, que son más de 700 buses.

El Espectador: No se licitó, porque no se había cumplido esa meta del contrato indefinido de la fase II pero ¿cuál es el promedio de las flotas?

Funcionario de la administración: Es el resto. Son tres operadores, son como 500 buses aproximadamente, pero la idea es que para el 2012, es decir se necesitan dos años para montar una licitación y poner los buses en la calle y consideramos el tiempo de fabricación, tiempo de construcción del cierre financiero y periodo de licitación y faltan aproximadamente 200. Si nosotros empezamos proceso de licitación en este momento estaríamos tratando de poner los buses en la calle y tendríamos 6, 8 o casi 10 meses sin estar cubiertos.

El Espectador: Pero el tema es muy técnico y la gente no los entiende.

Alcalde: Nos hubiera pasado lo mismo de los camiones de la basura pero con gente y con una situación bastante delicada, es decir nosotros no recibimos ningún proceso licitatorio en construcción del gobierno pasado en Fase I, a nosotros nos correspondería comenzarlo cuándo se cumplieran los términos de ese contrato indefinido pero la flota iba saliendo, porque cada bus va saliendo con una vida útil que es de 1 millón de kilómetros, a medida que esos buses entre más viejos vayan saliendo iban dejando sin oferta la ciudad y cada vez más y nosotros nos demorábamos dos años en la licitación. No recibimos ningún proceso en curso, ¿entonces qué significaba? que quedaba una brecha de 10 meses, prácticamente sin cubrir en un momento de crecimiento de la demanda espectacular, que es el otro contexto. Ahora veremos los cuadros y en un contexto que era la implementación del SITP, era el reto que a nosotros se nos impuso porque no había un solo bus SITP en Bogotá, el primero de enero de 2012, lo que teníamos era bloqueadas todavía la 10 y la 26.

Entonces nosotros nos enfrentamos ante el cumplimiento de una sentencia judicial que nos ordenaba una modificación unilateral. Ahora les explico porque no modificamos unilateralmente y no decidimos por una negociación ordenada de los contratos. Había una realidad y era que fase II estaba lejos para una licitación bajo un modelo que no es el SITP, es un modelo viejo que traía un carril de TransMilenio y fase I, que si podríamos buscar la licitación pero que no era para el año 2012 como se cree, sino que se podría lograr si hubiéramos recibido un proceso en curso para cubrir toda la flota que saldría a finales de 2013.

El Espectador: Carlos Vicente de Roux dice que siempre daban los contratos a dedo.

Alcalde: Primero eso es falso porque nosotros no hemos metido operadores diferentes a los que ya están, eso además es una injuria, sino dígame a quién hemos metido nosotros, nosotros nos estamos moviendo en contratos que ya estaban y señores que ya estaban en el mercado.

El Espectador: Pero el señor concejal cree que esos contratos o la prórroga de los mismos fueron a dedo.

Alcalde: No vamos a pelear con Carlos Vicente por lo que tú crees que acontece con la renegociación.

El Espectador: Por es una persona que uno no puede dejar de mencionar

Alcalde: Entonces cuando nosotros empezamos a negociar los contratos, estando ya en firma la gerencia de operaciones aparecieron varias propuestas, estamos hablando de un año de negociaciones que también es algo que se le oculta a la opinión pública, es decir aquí peleamos y duramos un año discutiendo los términos de una modificación de los contratos existentes, un año. No podré contar toda la cantidad de reuniones, que además en la mitad de junio nos cogió precisamente una de ellas en vísperas, aquí estuvimos hasta las tres de la mañana. Por qué discutíamos tanto y por qué en un proceso de negociación del contrato, porque los operadores tenían una opinión y una propuesta, obviamente favorable a ellos.

Porque la subgerencia económica de TransMilenio tenía una propuesta favorable a la ciudad, nosotros pusimos desde la Alcaldía el asesoramiento de Jorge Iván González, o sea a quien escuchaba el alcalde en una divergencia de propuestas a su asesor, que es doctor en economía de la universidad Nacional, al cual no han entrevistado en este período de lo que hicimos.

Jorge Iván González es el primer estructurador de una negociación tratando de acercar las posiciones de TransMilenio aquí representadas por Yanod y los operadores en un punto de común acuerdo, duramos meses en eso y de manera no exitosa, esa es la realidad de esa negociación. Ósea no hemos llegado a ningún acuerdo con los operadores privados, cuando Sanclemente llega a la gerencia, entonces y está en un punto muerto la negociación, Sanclemente propone unas empresas privadas que entren a valorar las propuestas que están sobre la mesa, y las contrata para ese objetivo en ese momento. Eso hace demorar más meses la negociación, estas son las empresas que él contrata, él contrata a una firma que se llama Valora, ValFinanzas. Nosotros vivimos una investigación.

El Espectador: ¿Qué encontraron en esa investigación Alcalde?

Alcalde: Estas empresas nos condujeron a engaño, si es que esto no fue así.

El Espectador: Previo a esta negociación ya existía una adelantado con los operadores, por el antiguo gerente de TransMilenio. ¿por qué desecharon esa negociación para adelantar un nuevo proceso y desgastarse un año en la nueva negociación?

Alcalde: Cuando nosotros llegamos los funcionarios de TransMilenio eran de la anterior administración nos criticaron mucho porque los sacamos, porque esa fue la primera presión que nosotros recibimos de sectores políticos y de la prensa que porque sacábamos la gente. Nosotros los sacamos paulatinamente, la última funcionaria de la antigua administración en salir es Sandra Ángel quien fuera subgerente con Rey, el señor Rey entró a TransMilenio a finales de abril de 2012 y duró hasta agosto. Es decir duró tres meses. Después pusimos a Sanclemente que entró en octubre, nosotros empezamos la negociación más o menos en mayo de 2013, cubrió parte del periodo de Rey, todas las propuestas que estaban sobre la mesa cuando llegó Sanclemente. Él quiso mirarlas de nuevo antes de poner una firma y contrató estas empresas que hablan de las propuestas hechas desde el inicio, Valfinanzas, primero Valora, que son empresas que están hechas desde hace varios años, estas son las cámaras de comercio de Valora y Valfinanzas y yo, no podría decir que estas empresas están hechas de papel, estas empresas están hechas desde el año 2005 y ya habían hecho varios trabajo con TransMilenio con personas que hemos visto ahí y no hemos detectado ninguna irregularidad, nada que nos dé un indicio de que estas empresas no son serias.

El Espectador: ¿Cuál es su capital?

Alcalde: Esos contratos que mencionan son de consultorías (revisan contratos) esas no son las que van a poner los buses, con todo respeto el mayor capital de una empresa de consultoría es el cerebro de sus integrantes, lo que vemos en estas empresas es que son empresas serias que están constituidas desde hace mucho tiempo, que no han cambiado sus propietarios como para insinuarnos que hubiera podido haber un tipo de irregularidad en el proceso del que estamos hablando, ya venían trabajando con TransMilenio en varios contratos de consultoría con gobiernos anteriores y tienen una experiencia en el tema contractual de las partes y del tema tarifario. Valora Consultora fue contratada por 100 millones de pesos, Valfinanzas había sido contratada en el 2012, Valora había sido contratada en el 2009 y en el 2010 es decir Valora había tenido contratos con TransMilenio en el 2009, en el 2010 y vuelve y la contrata en 2013, contratos que para su pregunta no es que sean enormes contratos, son de 100 millones, de 80 millones, ¿por qué? Porque aquí lo que se hace es una valoración financiera y económica de las propuestas que se están haciendo, y el resultado de estos documentos que es lo que ya tienen Sanclemente en su poder y estamos en el proceso de negociación, ¿qué es lo que hace Valfinanzas?, Valfinanzas recoge la propuesta de los operadores, la propuesta de la subgerencia financiera que es la que hace Yanod.

El Espectador: Estamos hablando de cuáles contratos, ¿Fase I y Fase II?

Alcalde: Fase I y Fase II, y la propuesta que hace Valora, Valora hace una propuesta que entre otras cosas lo que busca Valora se acerca más a los de los operadores que a la propuesta de la subgerencia que es más costosa para los operadores, y Valfinanzas aquí en este documento hace un análisis de las tres y da unas recomendaciones que están al final del artículo y que podemos si quieren leer, incluso. En este documento se encuentra un ejercicio de comparación de descuentos en tarifas sobre tres fuentes distintas, Valora, los operadores y la subgerencia.

La comparación se hizo a tres niveles, primero, a nivel metodológico se evidenció que las concepciones utilizadas para calcular los descuentos fruto de una negociación con los operadores son estructuralmente diferentes, el modelo de Valora es un flujo de caja descontado, mientras que el modelo de la subgerencia es estático. Segundo, a nivel de supuestos, este documento evidenció las diferencias que existen entre los modelos, ambos modelos, Subgerencia y Valora, utilizan información de operación obtenida por información recopilada internamente por TransMilenio, se presentaron las diferencias conceptuales que existen con respecto al costo de oportunidad de los operadores, se sugiere en este caso viene del costo del ‘overhaul’ que es la reparación de los buses que se busque la opinión de un tercero experto que permita calcular de manera independiente los valores que se deben utilizar en los modelos y este era un gran punto de discusión entre nosotros ¿cuánto se le mete a cada bus?, entre más alto el valor, más kilómetros pedían los operadores y menos bajaba la tarifa técnica que nuestra variable fundamental la tarifa técnica, entre menos se le metiera al bus, menos kilómetros se le daban a los operadores y más bajaba la tarifa técnica, la propuesta de la subgerencia financiera era una mayor caída de tarifa técnica, la propuesta de los operadores era una menor calidad de tarifa técnica.

Por primera vez los operadores privados se sentaron con una administración no a ver cuánto subía la tarifa técnica sino a ver cuánto bajaba, y este es un cambio fundamental del paradigma de la negociación del cual ahora hablaremos; tercero la tarifa base que utiliza el modelo de la subgerencia para el periodo de extensión de kilómetros es la del SITP, es decir ¿cuál era uno de nuestros objetivos en la negociación? Es que la fase I y la fase II se hicieron hace muchos años bajo una modalidad de transporte troncal que no tenía que ver con la implementación del transporte (actual). Y ahora les voy a explicar eso matemáticamente para los usuarios, pero esa era la realidad que nosotros heredábamos, mientras nosotros el primero de enero de 2012, teníamos que implementar un sistema completamente diferente al contratado que era el SITP, que tenía fondos, cuentas diferentes, esquema tarifario diferente, manera de remunerar diferente, manera de pagar diferente, de recaudo diferente, entonces TransMilenio lo que llevaba era a los operadores que habían contratado con el Estado en la Fase I y en la Fase II, a articularse al SITP. Cuarto el modelo de la subgerencia propone antes de hacer una negociación con los operadores realizar una armonización de los contratos de los operadores de la Fase I y II, según la subgerencia esta armonización es un ejercicio de aplicación de los contratos no un ejercicio de cambio de los mismos, consecuentemente se asume que no existe una contingencia de parte de los operadores. Es conveniente evaluar ese riesgo por parte de un asesor legal, entonces esa era una de nuestras grandes discusiones, los llevamos a cambiar los contratos o armonizamos los contratos es decir simplemente nos adaptamos a cierto parámetros que era la posición de la Subgerencia, Valfinanzas lo que nos dice es preferimos que consulten un experto legal, quinto ante las diferencias entre metodología y supuestos se sugiere realizar simulaciones en ambos modelos utilizando las mismas variables evaluadas por terceros expertos y este es el documento (dónde es que esté el dibujo). Este es el asesor legal que contrata TransMilenio, ¿quién es el asesor legal?, el señor Hugo Palacios Mejía, que no es una persona cuestionable desde el punto de vista de la consultoría.

El Espectador: ¿Quién es Hugo Palacio Mejía?

Funcionario de la administración: No sé quién es, es un personaje relevante en la clase dirigente.

Alcalde: Nosotros teníamos unas posiciones derivadas de Progresistas desde antes de diciembre y teníamos unas posiciones de los operadores contrarias y entre los que vinieron a blindar los conceptos y las discusiones que teníamos, pues no pusimos ningún tipo de tinte ideológico, entonces Hugo Palacios es conservador de talante digamos, es un hombre muy serio, director del Banco de la República, su concepto que es más jurídico que económico lo que nos dice es no modifiquen unilateralmente los contratos que era hasta dónde íbamos llegando nosotros, porque si no hay una conciliación como lo ordenaba el Tribunal Administrativo de Cundinamarca lo que venía era la modificación unilateral de los contratos y está la discusión de Hugo Palacios, ¿por qué Hugo Palacios dice que no modifiquemos unilateralmente los contratos? básicamente lo dijo porque el riego de demanda en contratos podría ser muy alto para el Distrito y entrabar completamente el desarrollo del SITP, entonces recomienda uno: preparar licitación, es el marco general, dos, negociar con los operadores mientras aparecen las licitaciones, licitaciones que entre otras cosas quiero que ustedes sepan se están estructurando y no de ahora no porque apareció la crítica, ¿desde cuándo viene la estructura?, desde el 2012, pero bajo el modelo SITP, el desastre tecnológico...

El Espectador: Estamos hablando de licitaciones solo para fase I y fase II. Para cuándo estarían los primeros estudios.

Alcalde: La fase II no la podemos hacer porque el contrato termina el primer año del gobierno entrante y eso no ahora desde...

El Espectador: Pero como ustedes dicen que una licitación dura más o menos dos años, este semestre saldría para fase II

Alcalde: Fase I

El Espectador: Y la fase II

Alcalde: Entregamos, no hacemos lo que nos hicieron, entregamos el proceso al nuevo gobierno para ejecutarlo si quiere eso es ya otro problema diferente, pero fase II -no podemos cambiar la orden- está en plena…

El Espectador: ¿Qué es lo que está pasando con los operadores Alcalde?

Alcalde: Este documento que es el final, este es el que después de todos estos conceptos termina construyendo TransMilenio y este es un documento nuestro, valorando los estudios llegando a unas conclusiones y la última conclusión es importante para lo que usted acaba de preguntar porque se origina a partir de esto que estaba sucediendo, que es lo que finalmente hacemos, mientras aquí se había propuesto ampliar 300 mil kilómetros, nosotros lo redujimos a 240 mil kilómetros y la tarifa técnica que habían propuesto los operadores era la más alta, la tarifa técnica de la subgerencia era la más baja -la tarifa técnica es lo que le pagamos por pasajero al operador- entonces la de Valora más o menos se ponía aquí, entonces cuando se hace la valoración final queda más o menos en la mitad, tratando de buscar una negociación, es decir ni todo lo que nosotros queríamos ni la posición de los negociadores privados, llegamos a un punto intermedio, como toda negociación, pero con estos hechos que yo quiero que ustedes sepan y podamos transmitir ojalá bien a la ciudadanía, les voy a leer: “TrasMilenio ha venido desarrollando mesas de trabajo con los concesionarios desde el año 2011, encaminadas a lograr una modificación de mutuo acuerdo de los contratos de concesión de fase I y fase II”, eso no fue un invento mío, venía y quedó ordenada por un Tribunal, en que era lo que el TransMilenio se veía como lo fundamental de un negociación es decir ¿qué queríamos nosotros?, A- eliminación el IPK, B- eliminación del AVI, C- remuneración por kilómetros recorridos D- eliminación del fondo de contingencia, E- unificación de fiduciarias y algo muy importante para mí, F- Integración operacional y tarifaria con el SITP y fijación de la tarifa integrada por parte de la Administración Distrital, voy a explicar qué era eso, eso es lo que no se analiza, pero esto fue nuestro proceso de un año que el Concejo sí debió haber valorado porque el Concejo sí tiene cómo profundizar cada término de estos y ver si lo que nosotros negociamos es en contra o a favor de la ciudadanía.

Entonces eliminación del IPK, el IPK era un indicador creado en los contratos de Fase I y Fase II, ¿qué buscaba? pagarles a los operadores privados a partir de entre otras variables de la cantidad de pasajeros por kilómetro.

Funcionario de la administración: Eso se llama Índice de Pasajeros por Kilómetro.

Alcalde: Cantidad de pasajeros por kilómetros, entonces cuando ustedes ven los buses llenos, repletos que se revientan ese es el efecto IPK, por qué, porque la misma maquina con sus costos, con su chofer, con su gasolina, su diésel, etc., los mismos costos producen más rentabilidad si el bus va así o si va desocupado, porque está integrado el IPK en la formula, entonces todos los sistemas en los últimos años, antes de nosotros recibirlos consistían en ver cómo se metían y se empaquetaban al máximo posible pasajeros dentro de un bus, ese es el IPK; entonces cuando aparece fase III que tampoco metimos nosotros que ya tiene la formula SITP, es decir se paga por kilómetros, eso no lo metimos nosotros, eso está así el SITP, se paga por kilómetros, entonces qué sucede que en la fase III entran por primera vez los biarticulados, que son esos buses de tres vagones que ruedan cada vez más, qué pasa con el IPK, cuando entren los biarticulados, es que tienen la misma máquina, un poquito más poderosa, muchísimos más pasajeros de los que estaban en los buses articulados tradicionales que nosotros manejamos, ¿eso qué produce matemáticamente y en estas cláusulas contractuales, ¿qué produce eso?, pues que el IPK aumenta cierto porque ahora sí que tenemos muchísimos más pasajeros por kilómetro en una máquina, si usted me dice ¿en el Metro qué haría?, esto mismo, entonces el IPK aumenta, al aumentar si yo lo pongo en la formula tarifaría de fase I y fase II que estaba así entonces aumenta el IPK y la tarifa técnica que se le paga a los operadores sin tener ellos buses biarticulados, es decir por los mismos buses articulados, con la misma gente llena, sin meter un solo pasajero más, sin cumplir un servicio más, la aparición de la fase III manteniendo el IPK con los biarticulados me trasladaba rentas a los operadores privados de Fase I y Fase II, y eso fue lo primero que empezamos a pelear obviamente ellos se oponían por obvias razones por eso duramos un año en una pelea. No sé si... pero la posición de la Administración al quitar el IPK iba en contra del interés particular del operador privado, entonces ellos se equilibraban cómo, entonces déjenos correr más kilómetros y nosotros aceptamos quitar el IPK; eliminación del AVI, ¿qué pasaba qué es el AVI?, la fórmula que se le pagaba en la tarifa técnica que se le pagaba a los operadores privados había un premio por la velocidad que es lo que se llama AVI, y entonces qué sucedía, que los operadores que estaban en la 30 se movían más rápido que los que estaban en la caracas, AVI qué es lo que significa?

Funcionario de la administración: AVI es un promedio de velocidad

Alcalde: Entonces la 30 se mueve más rápido que la Caracas, que es la que tenemos, entonces con el AVI que es lo que nos estaba pasando, que le estábamos pagando más al operador de la 30, de ahí es que nacen los conflictos entre operadores y menos a los de la Caracas, el AVI premiaba entonces los operadores que se pusieran en troncales más…porque son más rápidas, porque tienen menos buses, ahí en la 30 un había un operador específico que no se oponía a esta negociación, nosotros buscábamos quitar el AVI dentro de la fórmula de tarifa técnica.

Funcionario de la administración: Además la 30 es la primera avenida que se proyectó con una reducción importante de semáforos, es decir se proyectó como una troncal rápida.

Alcalde: Era una troncal diferente a la Caracas pero esas son razones diferentes al operador porque tienen que cobrarle más al operador de la 30 que en la Caracas, pedíamos remuneración por kilómetro recorrido, este es el cambio hacía la nueva realidad, ¿por qué remuneración por kilómetro recorrido? porque es la fórmula del SITP, para pagarle a los operadores, qué significa eso?, que entre más kilómetros recorran, más se les paga, en el caso de la troncal, significa un riesgo sí, que el bus puede ir desocupado, que ya no estamos pagando por meter la gente dentro del bus que entre más meten, más se paga. Aquí es al revés, ahora se paga por kilómetro recorrido, si yo lograba pagarles por kilómetro recorrido y ellos me pedían a cambio más kilómetros, significaba que si TransMilenio los pone a andar más, es decir a prestar más servicio yo acorto el tiempo de contrato, es decir la tesis de que les prorrogamos el contrato, si les prorrogamos los kilómetros, pero si yo muevo más kilómetros al día lo tenemos que hacer porque esta es la Décima, porque está la Soacha, porque está la 26, porque metí la tarifa diferencial que metió más gente en la hora valle, entonces tienen que poner más buses y si tienen que poner más buses, entonces recorrer más kilómetros, entonces los tiempos de contrato se van disminuyendo no lo podemos hacer tanto que el proceso de licitación demore más que la salida de los buses los buses, porque dejamos la gente sin servicio y eso sería una insurrección; eliminación del Fondo de Contingencias, las troncales, los usuarios pagaban unas tarjetas que iba la plata a un fondo diferente a la plata que pagan los usuarios en el SITP, entonces para nosotros era una dificultad enorme y quisimos volverlo un solo fondo que se llama Fondo de Estabilización Tarifaria, unificación de Fiduciarias por la misma razón e Integración Operacional y Tarifaría con el SITP y Fijación de la Tarifa Integrada por la Administración Distrital, ¿qué había antes?, que el Alcalde sacaba un decreto pero no podía ser válido sino iba a un comité de operadores privados que le daba el visto bueno, ese es el contrato de Fase I y Fase II.

El Espectador: ¿Qué operadores privados? Es decir, el Distrito decidía ejecutar y unos privados definían si les parecía o no.

Alcalde: ¿Quién puso eso?, el inicio del contrato de Fase I y en la Fase II eso es contractual

El Espectador: Entonces ¿qué particulares están ahí?

Alcalde: Pues los que se ganaron la licitación de fase I y fase II, eso se llama comité de operador.

El Espectador: Pero eso es vergonzoso.

Alcalde: Pero lo que nosotros buscamos entonces fue quitar eso y por qué cree que tengo embargadas las cuentas porque yo fijé la tarifa sin preguntarles ni pedirles permiso pero porque nosotros bajamos...

El Espectador: ¿Eso es parte del embargo que tiene ahora?

Alcalde: El embargo mío es por la tarifa diferencial.

El Espectador: Y cuál es la razón de la Contraloría...

Alcalde: Que creamos un subsidio que no es legal, como baja la tarifa para el usuario en la hora valle, entonces la Contraloría dice que en TransMilenio van todos los sectores sociales, que no es tan cierto pero eso dicen ellos, entonces el subsidio tenía que embocarse los más pobres y no en conjunto los usuarios de TransMilenio.

El Espectador: ¿Y usted cómo hace para diferenciar quién entra a TransMilenio?

Alcalde: Es un acto de persecución contra un Alcalde, porque tarifa diferencial hay en los aviones, hay en el Metro de Medellín hay tarifa diferencial pero como yo la puse en un decreto entonces se construye un concepto para abrirme un proceso y parte de ese proceso que me embargó mis cuentas.

El Espectador: Esas seis recomendaciones terminaron siendo el eje de la renegociación y ¿así quedó?

Alcalde: Y todos los alegatos y contrario a lo que decía Valora no los operadores privados sino Valora que pedía 300 mil kilómetros adicionales nosotros logramos 240 mil.

Funcionario de la Administración: Perdóname, usted tiene claro como quedó la renegociación de los contratos.

Alcalde: Este es el documento previo a la firma.

El Espectador: Nos puede contar brevemente como quedó después de todas las recomendaciones

Alcalde: Porque al final esta era la parte final de su pregunta, aquí no se sabía sino que aquí era una sospecha, pero ya lo, estas son las demandas de TransMilenio a través de los años, como ustedes pueden ver siempre aumentan, no sé si ahí está el cuadro eso va casi que semanal, pero ustedes ven que siempre han aumentado, digamos ahí... el periodista de El Tiempo, hizo una cosa venenosa en uno de sus artículos, de varios pero llegó y dijo, tiene que ver con otro tema que ya en otra entrevista hablamos, ¿cómo es que amplían una flota y no la licitan?, si TransMilenio hubiera actuado así como el periodista decía esto hubiera colapsado porque las demandas de TransMilenio han aumentado continuamente, las licitaciones se hacen en este año de la Fase I, la Fase II se hace como por acá y la Fase III se hace como por acá, si no aumentaran las flotas de vehículos sino solo las que se licitan y quedan quietos…

El Espectador: Alcalde pero no podemos obviar que hay que hacer licitaciones

Alcalde: No, sí, cuando toca, no estoy cuestionando que se hagan licitaciones, estoy cuestionando es el concepto del periodista tratando de ensuciar la imagen de la Administración que lo que dice es el aumento de una flota implica licitación, no que ese concepto si eso fuese cierto hubiera matado a TransMilenio desde el año 2 de su operación, lo aplica contra nosotros pero no examina lo que significaría su hacer.

El Espectador: ¿Qué significaría?

Alcalde: Que si usted licita 100 buses por poner un ejemplo, 10 años o 12 años y si fuese cierto eso usted no podría meterse en 12 más, sino que si necesita otros 100 buses tendría que hacer una licitación que dura dos años para meter otros 100 buses y así sucesivamente, mientras usted hace eso la demanda como usted lo ve aquí se le dispara, entonces queda la gente colgada en los paraderos y usted tendría que usar 10 veces más el ESMAD para controlar, así no es como se ha manejado TransMilenio, TransMilenio ha permitido aumentar la flota anualmente a todos los operadores privados desde el inicio.

El Espectador: Teniendo en cuenta que el nivel de demanda ha sido exponencial y va hacia arriba, ¿la Alcaldía algún día pensó en acelerar esas licitaciones o proyectarlas más pronto? Mucha gente entendería que a través de las licitaciones se podría tener mejores tarifas para los usuarios, en vez de estas prorrogas.

Alcalde: Usted recuerda que una licitación se hace para 12 años, 20 años, estos son contratos imperfectos diría uno jurídicamente, contratos de concesión son contratos imperfectos porque se llama así en nuestro código, porque son de tan lago plazo que usted necesita modificar dependiendo de las circunstancias que varían en una ciudad, por eso se llaman contratos imperfectos, esos son contratos con un concepto que no me inventé yo, es más si no fuese así esto no funcionaría, ni siquiera sería una concesión por ejemplo, en la licitación que se está estructurando que pase por lo caracas yo tengo que tratar de articular el efecto del Metro, por qué , porque el metro va a estar en tres años, yo no lo voy a ver en mi gobierno, va a estar en tres ojalá esté dentro de tres años, qué va a pasar con un metro una cuadra más arriba de la caracas.

Yo tengo que calcular porque si pido una flota sobre dimensionada le provocó un enorme gasto a la ciudad, dado a que parte de los usuarios... entonces eso es lo que está TransMilenio valorando en este momento, cómo va el SITP, las nuevas tecnologías, qué pasa con la demanda, qué pasa con nuestro competidor que es la moto, qué va a pasar con la línea del metro y de acuerdo a eso es que sale la nueva licitación de fase I, si nos equivocamos la ciudad nos lo va a demandar pero digamos no es, sí un alcalde por allá cuando entre el metro llega por alguna razón la demanda va hacia el metro y entonces los buses se van desocupando con costo para la ciudad, ese Alcalde debe modificar los contratos, ya no para modificar flotas como esta historia fue sino para disminuir las flotas, por eso esto se llama contratos imperfectos, porque pueden variar en el tiempo. Ahora, de acuerdo a nuestro análisis esta última apreciación nos lleva hacia el segundo punto que usted preguntaba, es importante mencionar que a finales del año 2013, y durante el año 2014, se puede generar una contingencia frente a la prestación del servicio, debido a los niveles de demanda que maneja el sistema, ósea esto está hecho antes entonces está tratando de mirar que más iba a pagar este año, entonces dice: es importante mencionar que a finales del año 2013, y durante el 2014, se puede generar una contingencia frente a la prestación del servicio, debido a los niveles de demanda que maneja el sistema, teniendo en cuenta la salida de flota por la culminación de los contratos, Fase I Fase II, es decir ¿qué nos estaría pasando hoy si no hubiésemos actuado en el 2012?, yo pienso que hoy no estaría aquí, es decir que nosotros no entramos a articular la Fase I y la Fase II la SITP buena parte de las estaciones estarían sin el servicio suficiente atendidos por buses, ¿por qué?, porque los buses van saliendo a medida que llegan a su vida útil, les prorrogamos algo y eso nos ha servido pero van saliendo, entonces hay un estancamiento en un principio o una disminución de la flota fase I y fase II, un operador privado nos diría no es que … traer buses, si yo dejo traer buses para la Fase I y la Fase II, les amplío el contrato, eso sin modificar la tarifa técnica, ¿qué pasó en el año 2009 en la ciudad Bogotá?, que les ampliaron la flota, ¿tocaba?, si tocaba, ¿pero negociaron las solas tarifas? nunca habían negociado bajar tarifas, jamás ha pasado los únicos que hemos hecho bajar tarifas fuimos nosotros.

El Espectador: Con esa reducción de tarifa realmente a cuánto ha tenido que transferir TransMilenio en esto dos años a los operadores privados para tratar de mantener o compensar esa tarifa técnica ¿tiene algún balance?

Alcalde: Fase I y Fase II que es lo que estamos hablando, esta línea que es la tarifa técnica que es lo que estamos hablando, es lo que se le paga al operador esto sería lo contractual, si nosotros no nos hubiéramos metido, esta sería la tarifa técnica, y siempre estaríamos subiéndole la tarifa al pasajero porque si no quebraríamos a TransMilenio más o menos como venía ocurriendo en la historia, ¿por qué no subía tanto en todo este periodo?, por la reevaluación que nos mantiene quietos los precios del diésel, pero este sería el escenario hasta mayo 14, esto está hecho hasta la fecha, alguien diría no pero hubieran licitado, pero no podríamos haber licitado fase II ya que esto estaría corriendo y Fase I hasta ahora estaríamos todavía esperando los buses, esta línea azul es lo que realmente pasa a partir de abril del año 2013, esto le empezamos a pagar por pasajero, tarifa técnica es decir esta en mil 600 en este momento más en hora pico porque estamos en mil 700 porque estamos en hora pico y menos porque estamos en hora valle, estoy en equilibrio que era lo que le decíamos al Contralor es un sistema de subsidio cruzado y así son todos los transportes del mundo, entonces estamos logrando una reducción a la tarifa del pasajero primero fue en tarifa diferencial, ahora nosotros creamos un incentivo para los pobres que van creciendo, van 80 mil beneficiarios pero esperamos que sean 800 mil.

El Espectador: ¿cuánto se ha ahorrado la ciudad?

Alcalde: Para los usuarios porque que hubiéramos perfectamente pensado esto en términos de...

El Espectador: Hablando casi de trescientos pesos por cuántos pasajeros al día…

Alcalde: Hubiéramos pensado en cogerlos como recursos para TransMilenio y ganarnos el diferencial de la negociación, nosotros se lo trasladamos todo al pasajero por eso no han subido las tarifas del pasajero desde que yo llegué aquí, o sea hay presión ahora para subirlas y tenemos que hacer un cálculo de reevaluación pero esto es lo que me ha permitido mantener el sistema tarifario actual que decreté sin consultar a los operadores privados gracias a que renegociamos y quitamos esa cláusula a mediados del 2012.

El Espectador: ¿Pero esa diferencia no la tiene que compensar TransMilenio a los operadores privados?

Alcalde: No porque eso es lo que se le paga al operador privado.

El Espectador: Eso es de la renegociación.

Alcalde: Eso es de la renegociación, no estamos hablando de los buses azules.

El Espectador: Son más o menos trecientos pesos por pasajero. TransMilenio cuántos está movilizando al día?

Alcalde: El ahorro a los usuarios de transporte desde abril de 2013, cuando comenzó a regir después de un año de negociación hasta la fecha es de 130.754 millones de pesos. Es lo que los usuarios se han ahorrado, el beneficiario de esto ha sido el usuario, ahora ustedes me dirán el operador privado ha recibido más plata, menos plata?, no ha recibido más plata porque... entonces usted ya multiplica estas tarifas más bajas por pasajero más el número de pasajero.

El Espectador: Como dos millones de pasajeros…

Alcalde: …viajes reales… siempre habrá mi izquierda radical, yo logré esto, me podrán descuartizar y que soy un corrupto pero yo lo logré porque esto es por primera vez en la historia de Bogotá, para que me vengan a decir que esto está cortado por la misma tijera del SITP, eso sí me toca decir que eso es una falsedad, es más las personas que critican esto, porque esto es criticar, claro esto tiene cosas, pero no conocer esto y criticarlo sin conocerlo me parece que es una injuria a esta Administración.

El Espectador: Si se gastó tanto tiempo en esta renegociación, porque en enero cuando hubo protestas, usted dijo que había que renegociar los contratos

Alcalde: Yo pienso que nosotros no es que estemos en un tiempo complejo, estamos en eso que es el SITP, son dos millones de víajes, esto es más de un millón ochocientos mil entre parte uno y parte dos, el SITP tiene que ser seis millones de viajes. Todos los contratos del SITP también se evaluaron aquí, no se le ha dado a dedo a nadie eso es una calumnia, nosotros aquí no hemos metido a un nuevo protagonista, todos los heredamos pero nosotros hemos llegado a la conclusión de que el SITP puede tener un déficit estructural pero eso ya es diferente a esto, eso ya es otro tema. Yo creo que los contratos con el SITP deben tener una renegociación que eso es otro tema.

El Espectador: … pero lo que se dijo fue que la Fase I y Fase II que fueron las que generaron el caos. Fue cuando usted salió a decir que había que renegociar, a pesar de que ya se había renegociado.

Alcalde: Fase I y Fase II no generaron el caos, el caos la generó la política, o sino porque se frenó que hubieran cambios, no es porque el sistema sea una cantidad de virtudes pero tampoco es un sistema caótico es un sistema que va mejorando paulatinamente, no podemos darle soluciones inmediatas pero la actuación nuestra en la Alcaldía de Bogotá lo que va corrido alrededor del tema TransMilenio ha sido pensada exclusivamente en la gente. Si nosotros hubiésemos sido otros, o hubiéramos usado lo que si se hacía antes de mi administración, este no sería el resultado.

El Espectador: ¿Cuánto le tocará pagar a la Alcaldía por esas prorrogas de contratos de TransMilenio?

Alcalde: Nada, esto no tiene costo para la alcaldía por el contrario esto tiene beneficios, la Alcaldía realmente pierde, como hay un porcentaje, no la Alcaldía exactamente, hay un porcentaje que por pasajero en la tarifa técnica va a TransMilenio que es reducible, se reduce.

El Espectador: ¿De cuánta plata estamos hablando?

Alcalde: 4 mil millones de pesos.

Un dato certero es parte de las utilidades de ellos es el incremento de la malla, pero otra es que ellos han estado terminando de forma óptima la intercesión de minucias… lo que se negoció que es repartirse ese diferencial ¿eso qué significa?

Funcionario de la administración: Que los buses ya se les pagaron, con la renegociación se les amplia el kilometraje y la negociación consistió en repartir la reducción que resultó en la tarifa técnica.

El Espectador: ¿En cuánto puede quedar eso?

Alcalde: De la depreciación de los overhaul…

El Espectador: ¿Simplemente tienen que reformar los buses?

Alcalde: Que ese también dentro de uno de los análisis periodístico no se han metido a analizar esto, pero el periodista de otro medio que se metió a decir sugirió que lo del overhaul que no habían metido la plata en lo del arreglo de los buses, que porque es parte de esta negociación, ósea sugería que los buses viejos seguían viejos andando.

El Espectador: Es decir, que esa plata se la ahorraron los operadores privados

Alcalde: No, hubo un overhaul de ochenta y pico de millones por bus..

Funcionario de la administración: De todos los buses a medida de que lo vayan necesitando.

El Espectador: Alcalde ya hablamos lo técnico, ahora hablemos de lo político. Ya explicó en su criterio los que está generando esta oleada de críticas de esta renegociación de estos contratos, ¿por qué hay la sensación de que se están repitiendo prácticas que usted mismo denunció cuando llegó a la Alcaldía? ¿cuál es su lectura de todo esto?

Alcalde: Lo que yo puedo decirte es que en estos contratos no aparece ningún indicio de corrupción, lo que aparece es una defensa al interés general que ojalá sea imitable hacia adelante y perfeccionable porque no quiero tomar la posición de que esto es lo perfecto, no. Pero aquí está estricto el interés general una necesidad para la población para la ciudad, una actuación que algún día será valorada por la ciudad y por quienes analizan este proceso.
Cuando vamos a otros temas digamos que también han sido criticados pero ya los podríamos ver con calma tema por tema por ejemplo los fondos de desarrollo local, tema diferente pero que ha salido; entonces se examinan los datos, no se ve el avance el cuidado que han tenido los recursos que se entregan a los alcaldes locales que son de partidos políticos diferentes, el cuidado que ha tenido la administración sobre esos recursos, las ganancias que ha tenido la administración en términos de indicadores. Por ejemplo el que no hay concentración de la contratación de los fondos de desarrollo local, contrario al titular de lo que usted ve es una desconcentración enorme y solo para decir que hay concentración entonces traen los contratos interadministrativos, es decir entre entidad pública y entidad pública no puede tener vinculo por ejemplo, entonces la Caja de Vivienda Popular y la Universidad Distrital, la Caja de Vivienda Popular porque sería en nuestro gran programa de reubicación de población en alto riesgo que se hace visible en todo Ciudad Bolívar.

Yo no puedo afirmar que no hayan cometido indelicadezas porque aún pueden presentarse procesos donde un funcionario decide corromperse pero los avances que ha logrado la ciudad desconcentrando a Bogotá de la contratación y cuidando el recurso público en los fondos de desarrollo local, es grande, yo diría es enorme. Los fondos de desarrollo local en estos dos años y medio sin cambiar un solo alcalde (los que nos entregaron las JAL), con ese peligro incluso, porque lo asumimos que son alcaldes de Cambio Radical, de la U, de todos los partidos políticos de Bogotá porque esas eran las normas. Sin cambiar un solo alcalde se han logrado construir 200 kilómetros de malla vial local, que claro, es insuficiente, pero es la primera vez en 20 años, porque hace más de 20 años no se construía malla vial local en esta ciudad entonces por eso en este momento hay un deterioro. 200 kilómetros de carril significan una vía de aquí hasta Ibagué.

Los gobiernos nacionales han intentado arreglar la vía Bogotá – Ibagué; sólo hay que poner los dos gobiernos del presidente Uribe cuando intentó hacer lo mismo que nosotros estamos haciendo aquí, 12 años y no lo han hecho y nosotros pusimos estos alcaldes tal cual nos los entregó la JAL, tratando de escoger los mejores porque eso fue enviado de una terna; los metimos y los concentramos en el tema de malla vial local a ver si producíamos un salto, al principio nos llovieron investigaciones y hoy el resultado es que ya hay 200 kilómetros carril construidos en las 20 localidades.

El Espectador: Eso es un balance interesante pero…

Alcalde: No estoy diciendo que es suficiente…

El Espectador: En relación con estas denuncias que vienen haciendo sobre presuntos actos de corrupción y señalamientos de concentración, ¿usted cómo evalúa esta oleada de denuncias contra su Administración? Cosas muy puntuales Alcalde, las declaraciones de Julio Gómez, el negocio del lote con la familia de su concuñado, lo del ex personero en medio de la renegociación sobre la comisión de éxito de casi 1.500 millones. Esa no era la práctica que se hacía en la anterior administración.

Alcalde: No tiene poder el señor Herman Arias ni el señor Carlos Gutiérrez. A él se le ocurrió y fue porque se enamoró de una hermana de mi esposa que relacionó eso con mi Administración, es personal; él no es asesor aquí, y del señor Herman Arias no se, pregúntele a ellos.

El señor Carlos Gutiérrez, que es uno de los multimillonarios y que no es familia mía porque yo no me llamo Gutiérrez ni tengo nada que ver con los Gutiérrez, se hizo a unos terrenos, igual que hizo el señor Luis Carlos Sarmiento, unas demoliciones y los tumbó a todos y allá están peleando la liquidación de sus negocios, por eso le pregunto ¿yo me he enriquecido con eso o eso era mío o soy socio comercial o metimos la Administración en eso? eso no tiene nada que ver con nosotros.

Estoy hablando del lote ese famoso, el del año 2009, no tenemos nada que ver con eso, si yo me hubiera enterado de eso les hubiera dicho ¡ni se les ocurra! A mí no me pagaron por eso…

Otra cosa es la intensión, la forma de ver cómo se ensucia a Petro con este tipo de cosas, si nos van a ensuciar que sea por algo que si sea responsabilidad de nosotros, demuéstrenme en ese contrato la corrupción, si es que hay, si yo no la he visto, que alguien me la enseñe. ¿Qué tienen que ver esos temas que usted menciona con nosotros?. Incluso el señor Herman Arias fue enfrentado por mí en un debate en el Senado.

El Espectador: Por qué no le explicamos entonces a la opinión pública, desde su posición como Alcalde, que el señor Carlos Gutiérrez no ha estado a la sombra de una cantidad de proyectos en la Alcaldía.

Alcalde: Aquí a todos los funcionarios se les ha dicho que no se relacionen laboralmente con él y hasta ahora aquí no ha aparecido un solo contrato que se pueda decir, que él está involucrado

El Espectador: ¿Qué opinión tiene usted de Carlos Gutiérrez?

Alcalde: La misma opinión que tengo de muchos millonarios del país, es joven, tiene unos estudios importantes en tecnología, que es algo que se va a necesitar mucho en Colombia a nivel industrial y agrario. En mi opinión como muchos de los jóvenes empresarios de este país educado en una cultura de incremento de las riquezas, conservador y uribista y por tanto poco amigo político mío, pero digamos que tengo un concepto similar al de la inmensa mayoría de los millonarios de este país.

El Espectador: ¿ Carlos Gutiérrez alguna vez financió alguna de sus campañas políticas?

Alcalde: Que yo recuerde no. El sistema de financiación es básicamente endeudarme con bancos, lo escogimos desde hace mucho tiempo, antes de que yo conociera esa familia pues yo estoy haciendo campaña desde el año 1991, puede que nos hayamos equivocado, pero nosotros prometimos cero aportes de propietarios del sistema financiero de los grandes grupos económicos y obviamente de las mafias y hasta ahora se ha cumplido. No hemos recibido un solo peso de los Santo Domingo de los Ardila Lule, etc, etc, recuerdo que el tema central financiero de mis campañas, excepto la presidencial, ha sido endeudarme con bancos, y me ha permitido sobrevivir en mis años de política colombiana.

El Espectador: ¿Por qué está la sensación de que el señor Carlos Gutiérrez mete mucho la mano acá o quién está moviendo esa idea?

Alcalde: Mire, yo pienso que en la ciudad de Bogotá se mueven muchos lobbys empresariales, tratando de llegar a contratos y buscando personas cercanas al alcalde, cuando desconocen cómo es el Alcalde. Entonces ustedes los medios de comunicación me han asignado como a 5 personas de los hombres fuertes del gobierno, eso genera un mercado alrededor de esas personas, pero yo tengo un principio básico de actuación aquí aunque las discusiones han sido agudas y difíciles. A todos los funcionarios públicos, y no de manera pública como se llegó a decir, se les ha dicho que no debe haber ningún tipo de relación con familiares y allegados de personas que digan que esa relación se basa en que son las personas de confianza del Alcalde.

El Espectador: ¿pudieron haber existido estas series de Lobbyes?

Alcalde: Lobbyes que se dan afuera, hay una persona que llegó al concejal Carlos Vicente de Roux, que tienen 17 procesos por estafa, de Roux le cree y yo también le creí, pero tiene 17 procesos por estafa.

El Espectador: ¿está hablando del señor Alejandro Botero?

Alcalde: Hay diferentes formas de valorar las fuentes, claro, igual no nos podemos engañar, porque las fuentes tanto como para el periodista como para nosotros, pueden estar interesadas, pero aquí llega una persona con 17 procesos por estafa, insinuando que tenía información de corrupción en procesos en la Administración, pero que lo que quería era que le diéramos contratos. Entonces yo le dije voy a verificar la información, porque estamos valorando la información, de uno de los contratos cuestionados en el que yo mismo intervine, no captan el proceso contractual sino que se van a discusiones generales, porque lo pedí yo, no ver los indicios de corrupción en la prórroga, que no es prorroga, es modificación de los contratos.

El Espectador: Una última pregunta, dicen que el señor Gutiérrez es el Emilio Tapia es de esta Administración ¿usted qué contesta frente a esto?

Alcalde: es cuestión no de decir, sino de demostrar, porque cuando yo hablé de Emilio Tapia, no dije que me lo habían dicho él sino que lo demostré.

El Espectador: Esa demostración la hizo fue en un informe muy concienzudo con Carlos Vicente de Roux. Hoy Carlos Vicente ésta haciendo denuncias que parecería que usted hubiera hecho en su momento ¿usted dice que es mejor que Carlos Vicente haga un informe como tal?

Alcalde: Esa es le diferencia, lo primero que se hizo en la época de Samuel Moreno, fue relacionarnos con la Administración de Samuel Moreno para obtener toda la información posible, aquí te estoy entregando toda la información que tenemos sobre fase I y fase II.

El Espectador: Dice que las críticas de Carlos Vicente son ligeras

Alcalde: una Fase que es los contratos Fase I y Fase II y Eucol, están cortados por la misma tijera, no significa que por ejemplo el contrato SIM, del que nosotros no ordenamos prórroga, que nunca se mencionó en esta Administración, ni en esta mesa, ni en esta Alcaldía, ni en ninguna reunión con funcionarios, ni era conocida al interior de la Secretaría de Movilidad, no tenga unas profundas y serias irregularidades, empezando porque el contrato SIM no debía ser modificado por nosotros ni prorrogado porque terminaba también en el año 2016, ¿cuál es la responsabilidad de nosotros en este momento? Desbaratar ese contrato, el contrato fue publicado el 10 de abril, es decir, se conoció de ellos el 10 de abril ¿dónde estaba Petro el 10 de abril? No le estoy diciendo que me disculpen, nosotros tenemos que asumir responsabilidades, pero dónde estaba Petro el 10 de abril, no estaba ahí, entonces nuestra responsabilidad actual dado los indicios que tenemos de ese contrato, es rehacerlo y si el operador privado que tiene el SIM no acepta que se rehaga el contrato pues nos tenemos que ir a los tribunales, nosotros vamos a pedir la nulidad del contrato SIM.

El Espectador: ¿Ustedes van a emprender algún tipo de denuncia pública en contra de su exsecretario?

Alcalde: Ya las tiene, espero que salga bien, espero que no salga como nosotros pensamos, pero digamos que él tiene una responsabilidad de otro tipo en la Fiscalía.

El Espectador: La mayoría de la gente cuando habla de usted tiene una imagen buena en el tema de la lucha contra la corrupción, pero usted le reconocería a la opinión pública que quizá ha sido negligente en algunos episodios o ha sido muy complejo estar al tanto de una Administración como ésta

Alcalde: Mire nosotros llegamos de una Administración que se robó por lo menos 200 millones de dólares, sin que tengamos una cifra exacta, porque en la Fiscalía nada que avanzan a fondo y rápidamente con esos procesos, venimos de una organización que yo mismo llamé cartel, de manera premeditada, se robó el dinero y para poderlo hacer tenía que investigar en dónde estaba el dinero de las instituciones más ricas del Distrito y todo con ayuda del Alcalde, si no, no hubieran podido.

Aquí pueden robar, pero en las esquinas, pero hacer una operación de ese tipo, de esa magnitud no se puede hacer desde la cúpula, y nosotros le entregamos una Administración a la ciudad de Bogotá sin eso, nadie puede decir que aquí que le robamos a la ciudad de Bogotá ni 200 millones de dólares, ni 100 millones de dólares, quizá nos puedan criticar que un alcalde local entregó a una fundación de manera directa 500 millones de pesos y nosotros no logramos percatarnos aquí, quizá, pero hay un cambio sustancial de lo que era una Administración completamente entregada a la corrupción a una Administración que está guiada por el interés general en sus instituciones más ricas, Secretaría de Educación, Secretaría de salud, Secretaría de Integración Social y hasta en los rincones donde menos controlable es por nosotros, por la autonomía administrativa como los fondos de desarrollo local o por la empresas públicas que son riquísimas, pero que usted ve las valoraciones de sus acciones en las bolsas y crecen, entonces lo que yo puedo dar garantía es que nosotros aquí hicimos una revolución en relación a ese tema, una revolución que debe tener dos objetivos, ninguna persona que se sienta progresista debe olvidar, que es la lucha contra la corrupción y el amor al pueblo que significa privilegiar interés general.

El Espectador: Y el Cartel de la Contratación.

Alcalde: Aquí no existe ningún Cartel de la Contratación, y si algún allegado en el octavo grado de consanguinidad intenta aquí meter un dedo, adiós, se va el funcionario, muchos de los funcionarios que se han ido, no todos, una parte de los funcionarios que se han ido, que la prensa me ha criticado por decir que es una improvisación en el Gabinete, se han ido por sospecha.

El Espectador: Una última pregunta Alcalde ¿qué le contesta a Julio Gómez

Alcalde: Lo que digo es que el sistema de contratación es corrupto per se, que hay que reformas de las leyes y yo no discutiría eso porque yo sí creo que hay que reformar leyes, yo sí creo que hay formas de licitación que pueden ser trampeadas fácilmente y difícilmente, yo estoy de acuerdo que el sistema de contratación en Colombia deja mucha dudas en Colombia, en lo que se deriva de leyes, que nosotros no podemos cambiar, pero que aquí en este Distrito en concreto, no hayamos hecho toda la labor suficiente para desmontar un cartel que él conformó, si no mire Meissen, que es el hospital que él se robó y es el hospital de la localidad más pobre de la ciudad de Bogotá, mírelo ahora si no hemos sido nosotros capaces de rescatar por lo menos la red hospitalaria, por lo menos de las fauces de los concejales que eran amigos de Julio Gómez y personas como él.