Está abierta la licitación de La Santamaría

Con la apertura de esta nueva convocatoria, el Distrito espera que la restauración de este patrimonio de la capital empiece en abril.

/Archivo

De nuevo el Distrito abrió la licitación para buscar quien se encargue de las obras de adecuación y reforzamiento de la Plaza de Toros de Santamaría. Ya lo había intentado el año pasado, pero el proceso se tuvo que declarar desierto, ya que sólo se presentó un proponente que no cumplía todas las exigencias. Ahora, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) espera que se presenten varios interesados, con el objetivo de adjudicar e iniciar obras cuanto antes.

María Eugenia Martínez, directora del IDPC, manifestó que esperan que este proceso cierre el 19 de febrero para iniciar la evaluación de las propuestas, adjudicar las obras en marzo y empezar a trabajar en abril. “Es un cronograma muy ajustado y estamos esperando que esta vez participe mucha gente. Es halagador que hay un poco más de dinero y las obras tienen que quedar muy adelantadas en diciembre de 2015”, agregó Martínez.

En la nueva licitación, aumentó el presupuesto para la obra. Aunque el año pasado se habían destinado inicialmente $4.500 millones y se tenía proyectado adicionar este año otros $2.000 millones, el hecho de haber declarado desierta la licitación le permitió a la entidad sumar de una vez todo el presupuesto en un solo contrato. Si todo sale como se tiene presupuestado, las obras para el reforzamiento estructural de la Plaza La Santamaría durarían 14 meses con intervenciones, principalmente, en la zona de palcos, por las condiciones de riesgo para los asistentes al escenario.

Un intento fallido

Esta historia comenzó a finales de 2013, cuando la Administración Petro le presentó a la Corte Constitucional unos estudios que demostraban que había fallas en la estructura de este patrimonio, que, de acuerdo con el Distrito, se encuentra en “alto nivel de vulnerabilidad sísmica”. Una vez aceptada la observación, se esperaba que en diciembre pasado la Alcaldía tuviera en marcha el proceso de restauración. Sin embargo, solo hasta el 11 de diciembre del año pasado se abrió por primera vez la licitación para adjudicar el contrato, pero luego del proceso de evaluación, solo se presentó un proponente: Unión Temporal Shekina Ingenieros, firma que no cumplió con los requerimientos exigidos en la parte técnica. Según el comité evaluador, a pesar de pasar la parte financiera, no contaba con la experiencia que deberían tener los profesionales para ejecutar la primera fase de la restauración de la plaza.

Por ejemplo, en el pliego de condiciones se exige un director de obra con experiencia de al menos cuatro proyectos de restauración o de reforzamiento estructural en grandes edificaciones dotacionales, algo que la Unión Temporal Shekina Ingenieros no lo tenía. Además, que contara con un asesor restaurador con más de 15 años de experiencia, requisito que tampoco cumplía esta empresa. Ante estas falencias, se tomó la decisión de abrir un nuevo proceso.

Y aunque algunos han cuestionado las altas exigencias de los pliegos de condiciones, el Distrito ha sido claro que debido a la importancia de la obra es necesario que los participantes cumplan a cabalidad todos los requisitos y contar con toda la experiencia, pues en el reforzamiento estructural de la plaza deben efectuarse demoliciones de gradas en concreto y ladrillo, muros, barandas de graderías y de la mampostería temporal, así como el reforzamiento de vigas de cimentación, columnas, muros de contención y arreglo de fisuras, entre otras obras.

 

últimas noticias