“Establecer prioridad de sillas rojas para mujeres es segregacionista”: Lucía Bastidas

La concejal de Alianza Verde aseguró que la propuesta de su colega Marco Fidel Ramírez -autodenominado "concejal de la familia"-, es, además, imposible de implementar.

Las sillas preferenciales para mujeres, que están cerca de implementarse en Transmilenio por iniciativa del autodenominado “concejal de la familia”, Marco Fidel Ramírez, no han caído del todo bien ni entre las mujeres que usan el sistema de transporte. Luego de que el Concejo aprobara en primer debate dicha iniciativa, una avalancha de críticas en redes sociales tachó la propuesta de machista, segregacionista y oportunista, aunque también contó con gran apoyo entre cierto sector, que aplaudió la propuesta que sería válida únicamente en las horas pico, y su objetivo es que las mujeres dejen de ser víctimas de abusos, robos y otras agresiones. (Lea: Transmilenio, a un paso para tener silla preferencial para mujeres)

Durante el debate la propuesta tuvo buenos comentarios por parte de los cabildantes, que en su mayoría secundaron a Ramírez en que es necesario adoptar medidas para prevenir los abusos contra las mujeres, además de promover la cultura ciudadana y el respeto entre los usuarios. No obstante, ya en frío, algunos cabildantes evaluaron los alcances de la medida y prefirieron tomar distancia. Una de ellas fue la concejal Lucía Bastidas, que un día después del debate aseguró que si se trata de defender a la mujer, segregándola en los buses no es la manera.

“Defiendo la causa de género, pero considero que establecer una medida de preferencia y prioridad de las sillas rojas en los buses de Transmilenio para las mujeres es una medida segregacionista que además será imposible de cumplir”, aseguró por medio de un comunicado Bastidas, quien además dijo que, de aprobarse la medida, sería imposible su aplicación dada la misma intolerancia que reina en los buses y estaciones del sistema.

Según Bastidas, al ser las horas pico unas franjas difíciles para la movilidad de la ciudad, el cumplimiento de esta regla será todo un reto tanto para las autoridades como para el sistema. “No se va a poder aplicar porque en una hora pico ni Transmilenio ni ningún otro sistema de transporte masivo del mundo es tranquilo. Eso nos generaría conflictos de convivencia”, agregó la concejal de Alianza Verde que durante el debate aseguró que todas las sillas de Transmilenio deberían ser azules.

“En Bogotá hay sillas azules y la gente reacciona con indiferencia o con agresividad cuando se le pide que las ceda para personas en condición de discapacidad. Podemos aprobar el proyecto ordenando que las sillas rojas se les dejen a las mujeres, pero eso no soluciona los problemas de agresión”, concluyó Bastidas, consciente de que hay que implementar, de manera urgente, acciones para acabar con la exclusión y la violencia contra las mujeres, pero que en definitiva no segreguen.