¿Cómo están las capacidades físicas y ciudadanas de los estudiantes de Bogotá?

Más de la mitad tiene baja condición cardiorrespiratoria. Existe un alto interés en la danza y, en convivencia, deben mejorar colegios de Usme y Ciudad Bolívar.

El Distrito considera que las clases de educación física deben reforzar su currículo con un componente de nutrición.

Si Bogotá, por medio de las pruebas Saber (antes Icfes), ha conocido año tras año cómo están los estudiantes de sus colegios en matemáticas, ciencias naturales, lenguaje o filosofía, desde esta semana también cuenta con un insumo para complementar esa infinidad de datos con estadísticas que dan cuenta de las capacidades físicas, artísticas y ciudadanas de esos alumnos. La Secretaría de Educación Distrital (SED) dio a conocer este lunes los resultados de las Pruebas Ser, que valoraron esos tres aspectos por primera vez en la capital del país.

Que las niñas adolecen de condiciones físicas más deficientes que los niños, pero al tiempo ellas arrojaron mejores resultados en las pruebas de ciudadanía. Que en arte dramático el 82% de los estudiantes se encuentra en nivel mínimo y medio. Que en los colegios de La Candelaria las capacidades en danza y teatro superan de lejos a las demás localidades. Son estos resultados del estudio, realizado entre los estudiantes de noveno grado de colegios distritales.

El secretario de Educación, Óscar Sánchez, anunció que entre las decisiones que se deben tomar una vez conocidos estos datos debe ser la profundización de la implementación de la jornada completa, que la administración Petro ha comenzado aplicando el conocido como currículo 40x40. “Es mejor el desempeño en cuidadanía de quienes cursan la jornada completa que el de los que están en jornada media”, precisó.

Agregó, por otra parte, que el currículo de las clases de educación física se debe reforzar con un componente nutricional, dados los resultados de las valoraciones al estado físico de los niños.

Algunos resultados

Para el componente de ciudadanía y convivencia, la Universidad Nacional, encargada de esta valoración, creó un índice que indica las capacidades de los estudiantes “para desenvolverse en interacciones con otras personas y cosas, de manera que sus reacciones e iniciativas promuevan la convivencia”. Va de 0 a 1, siendo 1 el máximo puntaje.

El promedio para Bogotá fue de 0,53. Los alumnos con niveles más altos estudian en colegios de las localidades de Chapinero, La Candelaria y Teusaquillo, mientras que aquellos que tienen en promedio un índice más bajo estudian en Bosa, Ciudad Bolívar, Rafael Uribe Uribe, San Cristóbal, Tunjuelito y Usme.

Jorge Iván González, profesor de la Nacional, explica que también encontraron que los colegios con mejores resultados en rendimiento académico (el que se mide, por ejemplo, en las pruebas Saber) son aquellos a los que mejor les va en esta medición.

En lo que tiene que ver con el bienestar físico, un aspecto que llama la atención es que más de la mitad de los estudiantes (53,3%) presenta “bajo nivel de condición cardiorrespiratoria”. Esto es evidencia de una situación propia de nuestros tiempos: “los niños de hoy se mueven menos que los de antes”, explica Gustavo Tovar, investigador de la Universidad del Rosario, que se encargó de este aspecto. “Eso afecta la expectativa de vida”. El investigador aclara que no se pretendió evaluar que los niños tuvieran las capacidades de deportistas, sino “que tuvieran una mínima condición física”.

Del componente artístico se valoraron las habilidades en danza y teatro, pero quedan pendientes otras como la música, artes plásticas y audiovisuales. En general, se halló un mejor acondicionamiento de los niños para la danza, por tratarse de una expresión cultural más difundida que el teatro, y de hecho fueron identificados niños con talentos excepcionales para el baile. Sin embargo, el estudio indica que de los 18.515 estudiantes valorados en este aspecto, 2.300 (12,4%) “piensan en continuar con el teatro al terminar el colegio”, lo que llevó a los investigadores a llamar la atención sobre los prejuicios respecto de profesiones como esta, que aún son valoradas positivamente desde el colegio.

Lo que sigue es tratar de mantener estos estudios. El secretario Sánchez se comprometió con destinar presupuesto para hacerlo el año entrante, y considera que el alcalde que llegue, independientemente de su partido, debe mantener el interés por medir capacidades de este tipo, lo que permite tomar decisiones y destinar presupuesto que, a la larga, influye sobre la formación de los estudiantes bogotanos.

Cabe recordar que recientemente la SED firmó un convenio con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que le permitirá participar en un estudio internacional con el que se pretenden medir habilidades socioemocionales de los estudiantes. Las Pruebas Ser son un primer paso para eso.

 

 

[email protected]