Estas cinco empresas se quedarían con la licitación de aseo en Bogotá

En la primera fase de evaluación once de los 18 oferentes no cumplieron con todos los requisitos. De presentar en los próximos días documentos subsanables se realizaría una nueva clasificación para distribuir las cinco Áreas de Servicio Exclusivo (ASE).

Archivo El Espectador

A pesar de las inconformidades de los recicladores y de las observaciones que le hizo la Personería Distrital al respecto, la licitación de aseo sigue su curso. El pasado lunes, luego de que se suspendiera la licitación por tres días para dar respuesta al ente de control, se cerró el proceso y se obtuvieron 18 oferentes nacionales y de otros países como China, España y Brasil.

En el transcurso de esta semana, la Unidad Administrativa Especial de Servicios (Uaesp) realizó el primer proceso de evaluación, en el cual once de los 18 proponentes no cumplieron con algunos de los requisitos técnicos o financieros, lo cual no los saca completamente del proceso, pues en los próximos días podrían presentar los documentos subsanables, con los que estarían nuevamente dentro de la evaluación.  

Por el momento quedaron habilitados para continuar pujando por la licitación Limpieza Metropolitana S.A (LIME), Consorcio Aseo Capital S.A., Ciudad Limpia S.A., Interaseo S.A.,Urbano de Bogotá S.A.S., SIMA S.A. y Servicio Integral de Aseo, todas empresas privadas, algunas de las cuales ya han participado en el esquema de recolección de basura de la capital, como las tres primeras que hacen parte del programa de recolección actual, en el que el 56 % del mecado es de la empresa distrital Aseo de Bogotá.

La clasificación dependió de varios factores. Además de los requisitos jurídicos, técnicos y financieros la Uaesp puntuó a cada una de las siete empresas de con factores de calidad y económicos de acuerdo con las necesidades de cada una de las cinco Áreas de Servicio Exclusivo (ASE), dentro de los cuales se encuentran las obligaciones del hacer, que corresponden al 30 % de la calificación y que son recursos que ofrecen los oferentes para realizar actividades diferentes al aseo, como acciones afirmativas en favor de la población recicladora, pintura de zonas públicas objeto de limpieza, prevención o manejo de daños ambientales y/o de salubridad pública y sistemas de recolección, transporte, aprovechamiento y disposición final de residuos sólidos especiales, como llantas. 

De esta forma, por el momento, mientras que se define la habilidad de las once empresas que no cumplieron con la totalidad de los requisitos, estás serían los cinco oferentes que desde el próximo año se encargarían del aseo en Bogotá.  

En la zona 1, que corresponde a las localidades ubicadas cerca a los cerros orientales, es decir Usaquén, Chapinero, La Candelaria, Santa Fe, San Cristóbal, Usme y Sumapaz, la empresa oferente con mayor puntaje por ahora es Sima S.A. Obtuvo el mejor puntaje de las seis empresas que ofertaron, con 92,50 puntos y ofreció $27.000 millones para las “obligaciones de hacer”.

LIME es la empresa que se quedaría con el ASE 2, el contrato más grande debido a que cubre las tres de las localidades con mayor número de habitantes, Teusaquillo, Puente Aranda, Los Mártires, Antonio Nariño, Rafael Uribe, Tunjuelito, Bosa y Ciudad Bolívar. A esta área exclusiva fue en la única que ofertó Limpieza Metropolitana, ofreció $59.577 millones como aporte a las "obligaciones de hacer" y obtuvo un puntaje de 100,00 en la evaluación final.

En la zona 3 compuesta por las localidades de Kennedy y Fontibón el oferente con mejor puntuación es Ciudad Limpia. Esta aplicó para todas las zonas, menos para la cinco. Obtuvo 98,20 de puntaje y ofreció $34.000 millones para las "obligaciones de hacer".

Para las localidades de Engativá y Barrios Unidos, el aseo estaría a cargo de la empresa Aseo Urbano de Bogotá. Fue una de las que menos ofreció para las "obligaciones de hacer" -$5.000 millones- pero obtuvo el mayor puntaje: 76,52. La última zona que solo comprende la localidad de Suba, el operador sería Aseo Capital. Obtuvo 82,92 puntos en la clasificación y ofreció $11.841 millones.

La licitación contempla, además, una modernización de la flota de camiones compactadores; el retiro de pendones, avisos y pasacalles ilegales; la remoción de grafitis; limpieza del mobiliario urbano y la renovación de canecas para atender desechos de fumadores y propietarios de mascotas.

De esta manera, se pone fin al modelo de recolección tal y como lo concibió Petro desde diciembre de 2012. Como alcalde, él intentó que el esquema fuera público, y para eso metió en el negocio a la Empresa de Acueducto, por medio de su filial Aguas de Bogotá. Las dificultades que esto trajo lo llevaron a cumplir parcialmente su cometido: Aguas se quedó con la recolección de basuras en el 52 % de la ciudad, mientras que en el resto siguieron operando empresas privadas.

Era un modelo transitorio, pues, por ley, debía adelantar la licitación para definir quiénes se ocuparían de cada área. La postergó hasta el final y más bien se enfocó en la remuneración de los recicladores. Esa licitación es la que ahora debe adjudicar Peñalosa.

***
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

 

últimas noticias