Estos son los acuerdos que permitieron levantar los bloqueos en Doña Juana

Tras las protestas de las comunidades aledañas al relleno sanitario, quienes reclaman por malos olores, roedores y mosquitos, el operador prometió la implementación de un plan de choque.

Archivo particular

Malos olores y proliferación de roedores y moscas. A esto se tuvieron que acostumbrar los vecinos de los barrios Mochuelo alto y Mochuelo bajo, en el sur de Bogotá, quienes residen en inmediaciones del relleno sanitario Doña Juana y que, cansados de esta situación, protagonizaron este martes protestas y bloqueos que paralizaron la operación del depósito de basura. Pasadas 24 horas, ya hay acuerdos entre comunidad y operador que permitieron normalizar las labores y de paso, aliviar el paso vehicular en el sector. (Lea: Vecinos bloquean la entrada al relleno sanitario Doña Juana)

Según explicó este miércoles el Centro de Gerenciamiento de Residuos (CGR), a cargo de la operación del relleno sanitario Doña Juana, se puso en marcha un plan de choque consistente en fumigar las instalaciones del depósito y todas las vías del área una vez al día, sumado a una fumigación perimetral e instalación de barreras atrapamoscas.

De acuerdo con el CGR, todos estos protocolos se han cumplido para “minimizar los riesgos” de la comunidad aledaña. “Estamos avanzando en la ejecución de las acciones acordadas el día de ayer con las comunidades de Mochuelo Alto y Mochuelo Bajo”, señaló Alcira Tapia, gerente general de CGR Doña Juana.

La reunión, que se extendió durante dos horas, fue ideada para alcanzar acuerdos y compromisos que permitan superar la situación presentada y estuvo liderada por las áreas de gestión ambiental y social y la dirección técnica y operativa de CGR Doña Juana y contó con la participación de los representantes de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la Secretaría de Salud, la Defensoría del Pueblo y la UAESP.

“Entre otras, habrá fumigaciones diarias; aplicación de polietileno; aplicación de cal viva dentro del relleno para minimizar la emanación de olores; compra de equipo adicional de fumigación que permite la aplicación de productos para control de vectores; y aplicación de resinas sintéticas para atrapar moscas”, agregó la CGR.