Estrato dos, el más afectado por el COVID-19 en Bogotá

Noticias destacadas de Bogotá

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, al menos la mitad de las personas que han sido hospitalizadas por el virus hacen parte de este estrato socioeconómico. Las cifras son similares en cuanto a los pacientes en UCI y fallecimientos.

Con el paso de los días y el aumento de los contagios, nuevas variables se empiezan a cruzar con los positivos de COVID-19 en Bogotá. Con 136.764 confirmados, las localidades con más casos son Kennedy, Suba y Bosa, mientras que las que tienen mayores tasas por cada 100.000 habitantes son Rafael Uribe Uribe, Puente Aranda y Chapinero.

En cuanto a casos de mayor cuidado, hay otros aspectos que han llamado la atención al Distrito como, por ejemplo, que el 40% de las personas que ingresan a Unidades de Cuidados Intensivo (UCI) tienen hipertensión, obesidad o diabetes, mientras que alrededor del 75% de quienes son hospitalizados o ingresan a las UCI son de estratos dos y tres.

Los más llamativo de estas cifras es que tanto en las situaciones más críticas como de personas fallecidas, el estrato dos representa más del 40% de los casos, mientras que en tan solo en hospitalizaciones la mitad de los 10.908 contagiados que están allí hacen parte de este nivel socieconómico.

Parte de las razones que lo justifican están en que el 41,37% de las personas que viven en Bogotá hacen parte de este estrato, es decir, alrededor de 3,3 millones, de acuerdo con la Encuesta Multipropósito de 2017, además, según Luis Jorge Hernández, director del grupo de salud pública de la facultad de medicina de la Universidad de los Andes, se debe a las condiciones de inequidad en las que habitan las poblaciones más vulnerables.

“Es normal que en este tipo de estratos no haya controles de pacientes por diabetes y se presenten casos de malnutrición, ya sea por bajo peso u obesidad. Además, influye la incidencia de enfermedades crónicas y el entorno. A este virus le gustan los espacios cerrados y como las personas deben salir a trabajar, si se contagian es más fácil que lo pasen a su grupo familiar”, dice Hernández.

En esto mismo concuerda Ómar Oróstegui, investigador urbano, quien añade que en estos estratos suele vivir un mayor número de personas por hogar, muchas veces compartiendo baño y cocina. “Hay que evaluar la precariedad del estrato dos, cuál es la calidad de las viviendas y cómo son cada vez más necesarios los balcones funcionales o los espacios privados a cielo abierto”.

La facultad de Economía de la Universidad de los Andes, en la Nota Macroeconómica No.23 El patrón socioeconómico del COVID. El caso de Bogotá, va más allá y señala que hay mayor riesgo en las personas más vulnerables pues, una persona en estrato uno tiene 10 veces más probabilidad de ser hospitalizado o morir por el COVID-19 que una de estrato seis, que “probablemente se debe a una combinación de sesgos cognitivos y mayor necesidad de movilizarse para generar medios de subsistencia”.

También resaltan el teman de la desigualdad socioeconómica y las necesidades de las personas más pobres a salir a trabajar, pero además, que entre estos niveles socieconómicos también hay quienes prefieren no acatar las medidas como demuestra el número de comparendos impuesto ya que, en los estratos 1 y 2 la tasa es de 474 y 590 por cada 10 mil hogares, mientras que en los estratos 5 y 6 estas tasas son de 220 aproximadamente.

Por último, indican que otro de los factores que puede explicar este fenómeno es la “trampa cognitiva de pobreza”, relacionadas con el acceso a información de calidad y la creación de expectativas con respecto al riesgo de contagiarse. Esto basado, en cálculos de los datos de la encuesta de monitoreo al aislamiento de la Alcaldía de Bogotá, con los que evidencian que en los estratos bajos creen que tienen menos riesgo a contagiarse, así como menores expectativas a que la ciudad cumpliera las medidas de la cuarentena.

Ante estas condiciones Hernández considera importante que el Distrito mantenga alternativas de confinamiento para las personas que no puedan mantener el distanciamiento dentro de sus viviendas, tal como lo han hecho Buenos Aires y Santiago. “Es mayor el costo si no se hace nada. Es necesario que quienes no pueden estar en confinamiento en sus casas puedan estar en un hotel o un lugar aparte, pero no Corferias, porque no es un sitio para ello”.

Si bien están claras las circunstancias por las que los principales afectados por el coronavirus se encuentran en el estrato dos, a las acciones del Gobierno se deben sumar las de autocuidado, pues de ellas dependen que todo un núcleo familiar no se vea afectado, por lo que se ha hecho el llamado a no reducir la protección en lugares dentro de las viviendas.

Por ahora, la ciudad atraviesa la cuarta semana de las seis que la alcaldesa Claudia López consideró las más críticas del primer pico de la pandemia, por lo que se espera el anuncio de nuevas medidas, que como lo señaló el ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, incluirían una nueva cuarentena sectorizada en las localidades que faltan (Teusaquillo, Usaquén y La Candelaria), así como un plan piloto de restaurantes al aire libre al final del mes.

Comparte en redes: