Evitar colapso de tubería en Soacha cuesta $30.000 millones

En 2010 el sector La Capilla del municipio de Soacha ya había estado en los titulares de los medios de comunicación por los estragos que dejó allí la ola invernal.

Una de las tres viviendas arrasadas por la avalancha en La Capilla. / Gobernación de Cundinamarca

Entonces los gobiernos nacional y departamental se comprometieron a buscar soluciones para cerca de 150 familias que debían ser evacuadas por el riesgo de deslizamiento y desbordamiento. Pero el miércoles las lluvias causaron otra vez una avalancha que afectó a nueve viviendas.

La avalancha se debió a los problemas en la tubería que transporta las aguas negras desde la parte alta de Altos de Cazucá, pasando por Loma Linda, hasta llegar a La Capilla. “Los canales se taponaron con basuras, como ha sucedido desde hace 25 años. El aguacero fue tan fuerte que el agua bajó como una avalancha con llantas y suciedad que se metió a nuestras casas”, cuenta Esperanza Buitrago, una de las afectadas por la inundación.

El alcalde de Soacha, Juan Carlos Nemocón, dice que el problema con los colectores de agua de la zona es que La Capilla recibe las aguas de la parte alta de Cazucá, desde donde llega con material de arrastre, como arena. Por esta razón la solución definitiva para el sector es la construcción de un desarenador para hacer mantenimiento periódico a los canales y evitar que colapse la tubería.

“El municipio ha alertado sobre la necesidad de dos o tres desarenadores que valen unos $30.000 millones. Las Empresas Públicas de Cundinamarca ya están destinando recursos para la construcción, pero debemos hacer gestión con el Ministerio de Vivienda y la Unidad Nacional de Riesgo para obtener recursos, porque para el municipio es imposible conseguir esa cantidad”, dijo el alcalde a El Espectador.

En cuanto a las tres familias que perdieron su casa (de las nueve afectadas), Nemocón dijo que se les entregará un subsidio de arrendamiento provisional por $250.000, mientras se les asigna una vivienda en el proyecto Ciudad Verde, ya que hacen parte del censo de damnificados de la ola invernal de 2010 y 2011. El director de la Unidad de Emergencias de Cundinamarca, Eyder Salvador Ruiz, dijo que la administración departamental hará entrega de ayudas humanitarias con mercados, cobijas y ropa.

Además, la administración municipal tiene la tarea de realizar una evaluación técnica de la zona para verificar las condiciones de las viviendas. Luego de esto, hará un nuevo censo para compararlo con el de 2011 y determinar cuáles son las familias que tienen orden de evacuación y cuáles llegaron a asentarse en el terreno tiempo después del primer conteo.

Precisamente la reubicación del 65% del barrio La Capilla es una de las tareas más importantes que tiene el municipio. Más de 200 familias han sido reubicadas en el proyecto Acanto de Ciudad Verde, como parte del programa de viviendas gratis de la Nación, debido a la vulnerabilidad de sus habitantes. Sin embargo, todavía quedan unas 150 familias en lista de espera. El alcalde Nemocón espera obtener recursos del Fondo de Adaptación del país para cumplir la labor.

La Gobernación señaló que en la zona de emergencia hay una comisión integrada por el Concejo Municipal de Soacha, la Unidad de Gestión del Riesgo del departamento, funcionarios de la Alcaldía, la CAR y el grupo de Atención de Emergencias y Desastres de la Policía Nacional de Colombia (Ponalsar), la cual evalúa las acciones de mitigación necesarias.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias