Con experiencia de Alemania se busca recuperar el río Bogotá

La experiencia alemana fue recogida por el Consejo Estratégico de la Cuenca Hidrográfica del río Bogotá para ser analizada y tomada como ejemplo.

Río Bogotá. /Archivo

En el marco del proceso de recuperación de la cuenca del río Bogotá, las autoridades ambientales presentaron este miércoles las experiencias recogidas en torno a la exitosa recuperación del río Emscher, en Alemania.

La recuperación de este río europeo inició en 1990 y se espera terminar en el año 2020. Durante los últimos 25 años, la Cooperativa del Río Emscher –entidad responsable de manejar toda la recuperación– ha logrado la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales, la construcción de 285 kilómetros de alcantarillado (de los 400 kilómetros planeados), la gestión de aguas pluviales y de agua lluvia.

“Se ha logrado adelantar la recuperación de las zonas naturales en donde ya se pueden encontrar 419 especies animales y vegetales, así como procesos educativos y culturales que han logrado la generación de pertenencia de los ciudadanos por el río que cuenta para su recuperación con un presupuesto de 4,5 mil millones de euros”, aseguró el Ministerio de Ambiente –una de las entidades que participó en la socialización de la experiencia, así como la CAR, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá y la Secretaría de Ambiente– a través de un comunicado de prensa.

En ese sentido, el Ministerio de Ambiente resaltó la importancia de la unión y trabajo coordinado entre las diferentes entidades que están trabajando en la recuperación del río Bogotá “a través de la mirada de la cuenca y el territorio de forma integral, así como la unión de esfuerzos que permitan manejar los ecosistemas en función de sus límites naturales y no de los limites administrativos”.

De acuerdo con Eberhar Holtmeier, representante de la Cooperativa del Río Emscher, la recuperación del caudal ha sido posible gracias a la planificación a largo plazo, al presupuesto disponible, a la claridad de los plazos requeridos y a la participación de las comunidades aledañas al río.

“Esta recuperación se convirtió en una gran oportunidad para que esta región alemana modernice la infraestructura del tratamiento de aguas residuales, el desarrollo del río en un ecosistema fluvial con zonas recreativas, la mejora de la imagen del paisaje y las ciudades, mejora en la calidad de vida de los ciudadanos y la revalorización económica de la región y las ciudades”, agregó el Ministerio de Ambiente.