Faltan $35 mil millones para megaobra de la 94

Los vecinos y veedores de los trabajos denunciaron ante la Personería que el interventor reconoció que hay un desfase frente al costo original de $85.266 millones.

En enero comenzó la obra en la calle 94 con carrera 19 para construir una glorieta deprimida. / Gustavo Torrijos

La megaobra para construir una glorieta subterránea que conecte la calle 94 con la NQS se complica nuevamente. Estos trabajos, que no se pudieron concretar en 2010 por sobrecostos, falta de diseños e incumplimientos del primer contratista (vinculado al cartel de la contratación), otra vez podrían tener problemas de financiación.

En una discreta reunión efectuada el jueves 26 de septiembre en el punto de atención al ciudadano (CREA), el interventor de la obra, Héctor Díaz, reconoció a los representantes de asociaciones de vecinos y veedores del deprimido de la calle 94 que “se presenta una diferencia de aproximadamente $35.000 millones adicionales”. Esto representa un desfase del 41% respecto al presupuesto inicial de $85.266 millones.

La denuncia sobre la irregularidad en los nuevos sobrecostos la hizo ayer la propia comunidad donde se realiza la obra, en audiencia pública ante la Personería de Bogotá.

Alba Cruz, representante de Corpocountry, dijo que el interventor les explicó que el sobrecosto se debe a un cambio en el diseño de las paredes (llamadas técnicamente pantallas) que recubrirán el interior de la glorieta, pues ya no serán en concreto sino metálicas. La molestia de los vecinos se incrementó al conocer que la firma interventora, Consorcio Gómez Cajiao Joyco, supo desde diciembre de 2012 los cambios en los costos y no se los comunicó durante el proceso de reuniones en los CREA.

Los vecinos también revelaron ayer que la ingeniera encargada de la megaobra en el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), Carolina Barbanti, estuvo en la reunión del jueves pasado y les dijo que “ya el IDU había solicitado a la Secretaría Distrital de Hacienda un presupuesto adicional por los aproximadamente $35,000 millones adicionales no contemplados”. Y que el presupuesto definitivo esperaban “tenerlo a finales del año 2013”.

En la audiencia de ayer ante la Personería, Javier Pinzón Franco, director técnico del IDU, explicó que los problemas interinstitucionales, especialmente con las empresas de servicios públicos, generan sobrecostos en las obras. Aceptó que en los trabajos de la calle 94 hay un déficit, pero “aún no tenemos el dato exacto de cuál va a ser el monto total”.

La preocupación de los vecinos no es de poca monta. La megaobra de la calle 94 hace parte de los dineros que la ciudad pagó por valorización entre 2007 y 2008. Así que no tienen claro de dónde saldrán los recursos extras, aunque Pinzón sólo dijo que será de las transferencias que reciba el IDU.

Además, en 2009, cuando el IDU adjudicó por primera vez la obra al Consorcio Alianza Conexión, conformado en su mayoría por empresas del procesado contratista del “carrusel de la contratación” Julio Gómez, la obra estaba proyectada en $45.868 millones y finalmente la Contraloría advirtió que su valor total llegaría a los $147 mil millones, lo que motivó, en parte, la caducidad del contrato en 2010.

La comunidad se pregunta: ¿Por qué, si en el primer contrato se decretó caducidad por el valor de $147.360 millones, no se ha tomado ninguna posición frente a la cifra actual cercana a los $120.000 millones?.

También resulta curioso que el interventor del primer contrato fue el Consorcio Gómez Cajiao Joyco, es decir, el mismo que hoy realiza dicha tarea frente a la obra que adelanta el consorcio AIA Concay.

La Personería pidió al IDU que entregue respuestas precisas a los veedores de la calle 94 para tener la plena seguridad de que los trabajos no tendrán retrasos y la obra sí se realizará en su totalidad, de manera que no suceda lo mismo que hace tres años, cuando ésta estuvo en manos del carrusel de la contratación.

 

 

[email protected]

@VeronicaTellez

Temas relacionados