Familiares de mujer desmembrada sospechan de inquilino que vivía con ella

Autoridades investigan cuidadosamente el hecho que se presentó en la localidad de Fontibón.

Se conocen nuevos detalles del caso de la mujer que fue hallada por la Policía desmembrada en un caño de la localidad de Fontibón. Aunque la víctima todavía no ha sido identificada oficialmente por las autoridades, pues las pruebas de ADN no se conocen, hay quienes aseguran ser sus familiares.

De acuerdo a información suministrada por el hermano y la mamá de la mujer, la víctima sería Ruby Stella Serpa Bayona, según ellos, una cicatriz de una cirugía les da la certeza de que los restos pertenecen a ella.

“Una operación de mioma en la pelvis, con esos datos nosotros corroboramos que es el cuerpo de ella, el cuerpo tenía una edad entre 35 y 45 años”, dijo Albeiro Serpa, hermano de Ruby, a Noticias RCN, que también habló con la Alida Bayona, madre de la víctima.

La señora Alida sospecha de un inquilino que vivía con ella en su residencia ubicada en el occidente de Bogotá. “Era el único que estaba ahí en la casa y estaba diciendo muchas mentiras, yo entré al apartamento y miré que faltaban varias cosas”.

Un equipo forense investiga el hecho y revisa cuidadosamente la vivienda para determinar si la mujer pudo haber sido asesinada en el interior de la casa y trasladada posteriormente al lugar donde fue encontrada por la Policía.

La Policía de la localidad de Fontibón hizo el macabro hallazgo en la tarde del pasado domingo. Vecinos del barrio El Recodo alertaron a las autoridades hacia las 5:20 de la tarde de una extraña bolsa que flotaba en un caño del sector, y de la cual, salía un fuerte olor.

Cuando la Policía llegó al lugar en compañía de agentes del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía se encontraron con un horrible crimen. El cuerpo de una mujer desmembrado estaba envuelto en un colchón dentro de bolsas plásticas.

Según información suministrada por las autoridades, el cuerpo llevaba varios días, incluso semanas, en el caño, pues al hacer el levantamiento del cadáver se dieron cuenta del alto grado de descomposición del cuerpo, al que le faltaban las piernas y los brazos.