Farc critican decisión del Consejo de Estado sobre Gustavo Petro

"Es una muestra de las garantías de la democracia colombiana a las cuales nos invitan a vincularnos", ironizó alias Jesús Santrich.

EFE

Las Farc instaron a una "reflexión nacional" sobre la necesidad de cambiar los aspectos "negativos" y "necrosados" de las instituciones, tras la negativa del Consejo de Estado a avalar un recurso de amparo al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, que podría suspender su destitución.

"Es una muestra de las garantías de la democracia colombiana a las cuales nos invitan a vincularnos", ironizó "Jesús Santrich", uno de los negociadores de las Farc con el Gobierno en los diálogos de paz en La Habana, al ser preguntado por periodistas sobre el fallo conocido ayer.

La Sala Plena del Consejo de Estado, negó este martes un recurso de amparo con el que Petro pedía suspender la decisión de la Procuraduría que lo destituyó e inhabilitó por 15 años para ejercer cargos públicos.

"Eso debe llamar una reflexión nacional sobre la necesidad de cambiar muchos de los aspectos negativos y necrosados que tiene la institucionalidad colombiana y por eso es que nosotros decimos que se hace más necesaria que nunca la Asamblea Nacional Constituyente", aseveró "Santrich", cuyo nombre verdadero es Seuxis Paucias Hernández.

El guerrillero, que leyó ante los medios una propuesta de las Farc para desmantelar el "poder narcoparamilitar" en Colombia, llamó la atención a partir del caso de Petro sobre cómo "el narcotráfico cruza la institucionalidad colombiana" y recalcó la necesidad de "unos cambios de orden estructural" en el país suramericano.

En declaraciones ofrecidas en los últimos meses, los negociadores en La Habana de las Farc instaron al presidente Juan Manuel Santos a oponerse a la destitución del alcalde, decisión que consideraron un "grave golpe contra el proceso de paz".

El pasado 9 de diciembre, el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, destituyó e inhabilitó por 15 años a Petro, sentencia que aún no está en firme por los diferentes recursos presentados por el alcalde ante la Justicia colombiana y en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la que pidió medidas cautelares.

El alcalde Petro, quien llegó al cargo por voto popular para el periodo 2012-2015, ha defendido siempre que una sanción administrativa no puede destituir a un funcionario elegido por el pueblo.