Festival Iberoamericano de Teatro sube el telón con un viaje musical a Brasil

Brasil país invitado a la versión XIV del Festival presentó este viernes su obra "Gonzagão, la leyenda".

Agencia EFE

Con un viaje musical a lo más profundo del nordeste brasileño puesto en escena con la obra "Gonzagão, la leyenda" comenzó hoy el XIV Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (FITB), uno de los más importantes de su género en el mundo, que en esta ocasión reúne a compañías de Colombia y otros 25 países.

La directora del festival, Ana Martha Pizarro, y la ministra de Cultura de Brasil, país invitado de honor, Marta Suplicy, presidieron la sesión inaugural en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán de la capital colombiana que acogió la presentación del elenco dirigido por João Falcao.

"Esta es la gran fiesta de la ciudad, este es el carnaval de las artes", dijo Pizarro en el acto de apertura del festival, en el que destacó la importancia de la gestión cultural.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en un mensaje divulgado por su despacho con motivo de la inauguración, celebró el festival como un "hito" en la cultura del país.

"En nuestro festival no hay extranjeros, ni lenguas diversas: todos somos de la misma nacionalidad, la del teatro, y todos hablamos el mismo idioma, el del arte", manifestó.

Por su parte, Suplicy dijo hoy en una entrevista con Efe que para su país es algo "extraordinario" ser el invitado de honor.

"Estamos muy contentos de que Colombia nos haya proporcionado este espacio del que somos protagonistas", manifestó la ministra brasileña.

"Gonzagão, la leyenda", obra que subió el telón del FITB, es un premiado musical que gira en torno a la vida y obra de Luis Gonzaga (1912-1989) un músico brasileño conocido como el "rey del baião", ritmo tradicional del nordeste de ese país en el que la danza se integra como ingrediente fundamental de la fiesta.

En paralelo con la inauguración, la compañía española Kamikaze Producciones presentó en otro teatro, bajo la dirección de Miguel del Arco, "La función por hacer", un espectáculo contemporáneo basado en el clásico "Seis personajes en busca de autor", de Luigi Pirandello.

Igualmente se pusieron en escena el ballet "La consagración de la primavera" bajo la conducción de Shen Wei, el aclamado coreógrafo principal de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008, y la comedia negra mexicana "Más pequeños que el Guggenheim", una obra sobre la amistad que contiene una reflexión sobre el fracaso.

En total, 23 obras debutaron en el primer día de este festival que se prolongará hasta el 20 de abril con la participación de 45 compañías internacionales y 39 colombianas que se presentarán en 28 salas, 14 parques de barrios y tres espacios públicos del centro de la ciudad.
El objetivo es "ser incluyente, incluir los intereses de los jóvenes, meternos en la ciudad, que el festival penetre la ciudad", dijo Pizarro en una entrevista con Efe en la que subrayó la importancia de los espectáculos gratuitos de teatro de calle.

Como es tradicional, el FITB celebrará mañana en su segundo día el desfile inaugural, una fiesta carnavalesca que recorrerá en su tramo central la Carrera Séptima, una de las avenidas principales de la ciudad y concluirá en la Plaza de Bolívar, escenario de las manifestaciones populares.
A la cabeza de esta parada teatral estará una batucada de "Os Negões", una asociación del movimiento negro de Salvador, capital del estado brasileño de Bahía, que con su vibrante percusión dará un concierto al final del desfile.

Los percusionistas brasileños estarán acompañados por 17 grupos colombianos que remiten a las tradiciones y fiestas populares del país, como la Orquesta Juvenil de Baranoa, agrupación de 160 jóvenes procedente de la costa atlántica del país, o el grupo Nemcatacoa Teatro con su espectáculo sobre la celebración de la cosecha en la comunidad precolombina de los Muiscas.

El Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, que nació hace 25 años, se ha consolidado como uno de los activos culturales más importantes del país y por esa razón en 2013 fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación por el Gobierno de Colombia.

Para Suplicy, que mañana asistirá también al desfile inaugural, la presencia de más de 3.000 artistas de 26 países en un festival en el que su país es el primer iberoamericano invitado de honor hace sentir "una pulsación, una efervescencia que permite el germen de la creación mediante el intercambio de experiencias de culturas".