'Finanzas del Acueducto de Bogotá están en riesgo' : Contraloría

Contaloría insiste en pedirle al Distrito que defina pronto cuál será el escenario de prestación del servicio de aseo, sin dar mayores recomendaciones sobre la pertinencia de un modelo público o de libre competencia.

La advertencia de la Contraloría de Bogotá al alcalde Gustavo Petro sostiene que hay un “grave riesgo de afectación a las finanzas de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá por la compra de equipos para la prestación del servicio de aseo por valor de $80.888.107, en razón a la falta de oportunidad del proceso de selección y adquisición de los mismos”.

Según el organismo de control, la destinación de los recursos de la EAAB debe ser la prestación del servicio de acueducto y alcantarillado de la ciudad. De manera que los gastos de la empresa podrían aumentar toda vez que en los costos de la operación del aseo no están incluidos los recursos recurrentes, que, de acuerdo con los estudios, están tasados en la suma de $96.500 millones, según dijo el contralor de Bogotá, Diego Ardila Medina.

El pronunciamiento de la Contraloría se suma a una cadena de varios, relacionados con la declaratoria de urgencia manifiesta expedida por la UAESP, así como de la necesidad de dar inicio al proceso de selección a la licitación pública del servicio de aseo y la prórroga de los actuales contratos.

Según lo manifestado por Diego Ardila, a este organismo de control le preocupa que, a la fecha, el proceso para la compra de 248 vehículos para la recolección de desechos “se encuentre apenas en la fase inicial de su contratación”.
“La administración no dispone de los elementos necesarios para la puesta en marcha de la operación”, dice la Contraloría. Y es que, conforme al cronograma del proceso de compra, la entrega de los vehículos se dará una vez vencida la prórroga de las actuales concesiones, es decir, el 18 de diciembre. Así las cosas, el Distrito no estaría en condiciones de cumplir con la prestación del servicio de aseo domiciliario.

El hecho de que los vehículos sean “recibidos después que la EAAB haya asumido la responsabilidad de la prestación del servicio de aseo, pondría en riesgo la oportunidad, eficiencia y efectividad de la gestión fiscal para garantizar la continuidad del mismo”.

Pero, las preocupaciones de la Contraloría no solo se relacionan con la eventual demora en la recepción de los equipos, también con el escenario en el que se llegue a iniciar el proceso de licitación pública sobre las Áreas de Servicio Exclusivo por parte de la UAESP. Si la EAAB no sale seleccionada para la totalidad de las áreas, o solo para algunas de ellas, “existe grave riesgo de que los equipos adquiridos se tendrían que entregar o vender a los ganadores de la licitación a un precio menor al de la compra”.

Si eso se da, por cuenta del proyecto de basuras de Petro, se estaría incurriendo en un eventual daño patrimonial pues, sin tener como usar los vehículos adquiridos, el Distrito habría actuado “como un mero financiador de equipos para la licitación que se pretende iniciar”.

Desde hoy, la Administración tiene un plazo de cinco días hábiles para que envíe una respuesta oficial a estos requerimientos. Sin embargo, en el Distrito ya suenan las alarmas, pues el pedido de la Contraloría parte de que se puede “sumir a la ciudad en una emergencia sanitaria por la falta o improvisación en la planeación de un servicio de aseo adecuado”. Pronunciamiento que, al interior de la Alcaldía, se piensa como una movida con tintes políticos.