Firmas, la última opción del petrismo

Hoy oficializan proceso para recoger apoyos a María M. Maldonado. MAIS avalará candidatos del petrismo en el país, pero no en Bogotá.

María Mercedes Maldonado, precandidata por firmas del progresismo. / Cristian Garavito

El progresismo deberá vencer un nuevo obstáculo para participar en la contienda electoral de octubre, en la que aspira a garantizar la continuidad de las ideas del alcalde Gustavo Petro. En menos de un mes deberá tener cerca de 150 mil firmas para poder jugar en esas votaciones, dado que su alianza con el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS) se dañó a última hora y eso significa que su candidata, María Mercedes Maldonado, se quedó sin una personería jurídica que avale su aspiración.

Sin personería jurídica ni alianza, el petrismo y sus progresistas la tienen cuesta arriba para otorgar avales a los candidatos que apoyan y de ahí que deban emplearse a fondo para tratar de cumpir con el requisito de las firmas.

Hace dos semanas empezaron las reuniones internas entre representantes del MAIS, el Comité Distrital de Progresistas y un grupo de abogados. Fue entonces cuando la tesis de que para que apareciera el logo de progresistas en la inscripción oficial de Maldonado era necesario un cambio de estatutos del MAIS. “No hay tiempo para eso”, se dijo. Tampoco había tiempo para hacer estas indagaciones con certeza ante el Consejo Nacional Electoral. Por identidad política, era un inamovible el que la palabra progresistas apareciera . Así lo habían dicho y así lo sostuvieron los petristas. Lo que nadie logra entender es por qué esas consultas y esas incertidumbres jurídicas no se aclararon al menos un mes atrás, para tener más tiempo para recoger firmas o buscar otras alianzas.

Todo este entramado fue la verdadera razón detrás de la suspensión del evento de lanzamiento de Maldonado como candidata única del progresismo, con el aval del MAIS, el 19 de junio. La respuesta del progresismo empezó a materializarse el jueves 25 de junio, cuando un comité suscriptor inscribió a Maldonado para recoger firmas por un movimiento significativo de ciudadanos. Gustavo Petro Sierra, el papá del alcalde Gustavo Petro, y dos líderes de organizaciones de mujeres, cercanas a la administración distrital, Marta Buriticá y Juanita Barreto, fueron los encargados de la inscripción de Maldonado. El gesto también fue un guiño político del alcalde Petro para que haya una candidata que represente la continuidad de su movimiento.

En lo administrativo, el respaldo también es claro. No por nada Rubén Darío Castro, el mismo que coordinó la recolección de firmas que inscribió a Petro hace cuatro años, es quien está detrás del proceso con Maldonado. En esa época, Petro alcanzó a sumar 120 mil firmas, que recogió con su equipo en cerca de dos meses. Hoy, con menos tiempo, la apuesta son 150 mil. Para eso tienen organizados diez equipos de diez personas recolectándolas en toda la ciudad, así como a los candidatos a ediles y concejales del “progresismo puro”, como Hollman Morris.

Según el Consejo Nacional Electoral, se necesitan 50 mil firmas para ser candidato a la Alcaldía de la capital, pero en la práctica, teniendo en cuenta que muchas no son aceptadas, se necesitaría presentar al menos el doble. Aun así, Maldonado se escucha tranquila y afirma estar contenta, porque la recolección de firmas le ha permitido salir a la calle y ver la reacción en equipo del movimiento.

Como no hay tiempo que perder, desde el fin de semana a Maldonado se le ha visto en el 20 de Julio, en la Marcha del Orgullo Gay, reunida con organizaciones populares de vivienda y en Suba. Este martes hará el lanzamiento oficial de la recolección de firmas en un recorrido por el centro de Bogotá. El 25 de julio, cuando vencerá el plazo para inscribirse formalmente, se sabrá si estos esfuerzos fueron suficientes.