Fiscalía destapa sus cartas en la investigación por el atentado en Andino

El ente acusador llamó a juicio a los diez investigados por su presunta participación en el ataque registrado el pasado 17 de junio. Asegura que el hecho está relacionado con al menos otros 10 casos registrados en el país.

Archivo El Espectador

La Fiscalía destapa sus primeras cartas en la investigación que se adelanta en contra de las diez personas señaladas de participar en el atentado en el centro comercial Andino, registrado el pasado 17 de junio, y que dejó un saldo de tres mujeres muertas y al menos una decena de heridos. (LEA: Las siete claves en la investigación por el atentado)

En el escrito de acusación de 70 páginas que aportó el ente investigador dentro del expediente, se hace alusión a los presuntos nexos de los detenidos con el Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), que estaría detrás del ataque terrorista.

La Fiscalía indicó que: “Se constató la existencia del clandestino movimiento (…) conformado por estudiantes y egresados de universidades públicas, con cierta afinidad ideológica a movimientos revolucionarios existentes en nuestro país, el cual tiene sustento de su lucha el antagonismo con el gobierno nacional, con las diferentes autoridades públicas, con la clase dominante en el país y la clase política, arrogándose la defensa de las clases populares y supuestamente oprimidas del país”. (LEA: En Andino hallaron restos de panfletos)

El ente acusador indicó que, para desarrollar la investigación, las unidades de inteligencia contaron con interceptaciones telefónicas, seguimientos a personas, vigilancias, entrevistas, búsquedas selectivas en bases de datos, así como inspecciones en los lugares en donde fueron perpetrados los ataques. (LEA: Defensores de sospechosos rechazan señalamientos)

Dentro del material probatorio que, según la Fiscalía, los relacionaría con el atentado se encuentran diligencias de allanamiento y registro en los inmuebles de los acusados (donde encontraron supuestos componentes para armar artefactos explosivos). También los mapas de los sitios en los que se ejecutaron los atentados y de los que tenían planeado atacar a futuro – fotografías de baños de diferentes lugares, y labores de vigilancia a edificaciones del Estado, centros comerciales, portales de Transmilenio, entre otros-. Sostiene el ente investigador que se confirmó la relación entre los acusados y su vinculación con el MRP.

La Fiscalía hizo referencia a cómo estaría organizado el Movimiento Revolucionario del Pueblo y al papel que supuestamente desarrollaba cada acusado y sus presuntos alias en esa organización. “En la cima está Boris Ernesto Rojas Quijano, alias Mao, ideólogo y coordinador de las actividades; en segundo, dentro de la parte ideológica y operativa están: Mateo Gutiérrez León y Violeta Arango Ramírez (…) En labores de logística, consecución de elementos, recolección de información se encuentra César Andrés Barrera Téllez, alias Barbas; Lina Vanessa Jiménez Numpaque, alias la Mestiza; Alejandra Méndez Molano, alias Aleja; Lizeth Rodríguez Zárate, alias Japón, e Iván Darío Ramírez León, alias Talibán”. (LEA: La niña de los zapatos rotos: amigos recuerdan a Julie, víctima del atentado en Andino)

Por otra parte, el ente investigador identificó a los que considera estaban a cargo de manipular e instalar los artefactos explosivos: Juan Camilo Pulido Ribero, quien sería conocido con el alias de Visajes; Andrés Mauricio Bohórquez Flórez, el Calvo; Cristian Santiago Sandoval Moreno, Cristian, y Arturo Stiven Buitrago Montaño, el Taxista(LEA: Con flores blancas de papel, se rinde homenaje a las víctimas de Andino)

Las pesquisas de las autoridades indican que miembros del MRP, antes de cometer el atentado, realizaron labores de vigilancia al centro comercial Andino, verificaron vías de acceso y escape, rutinas de la Policía, CAI cercanos, horas propicias para entrar y salir, utilizaron “vestuarios para pasar desapercibidos”. (LEA: Despiden a Ana María Gutiérrez, víctima del atentado)

Luego del ataque, que fue calificado por la Fiscalía como un acto de “terror y crueldad”, seis de los procesados se reunieron en un balneario del Espinal (Tolima) durante los días 23 y 24 junio.

A esta organización se le atribuye la realización de diez “eventos de instalación de artefacto explosivo improvisado, claro que en algunos eventos se instalaron hasta tres artefactos en diferentes sedes”.

Los procesados, quienes han insistido en su inocencia desde el inicio del proceso, deberán responder en juicio por su presunta responsabilidad en los delitos de concierto para delinquir, terrorismo, homicidio, falsedad en documento público, entre otros. (Julie Huynh, Ana Gutiérrez y Lady Jaime: las vidas que apagó el terrorismo en Bogotá).

Los abogados han indicado, desde que inició la investigación, que se trata de un "falso positivo judicial" y cuestionaron todos los indicios presentados por las autoridades. Señalaron, por ejemplo, que en el procedimiento se registraron serias inconsistencias y advirtieron que en el curso del proceso se afirmó "de manera calumniosa" la pertenencia de sus defendidos al grupo Movimiento Revolucionario del Pueblo (Mrp) y “la autoridad de esa organización y en extensión de todos los capturados en los lamentables hechos ocurridos en el centro comercial Andino". A su juicio, se vulneraron principios y garantías constitucionales como el debido proceso y la presunción de inocencia.

"Condenamos la deslealtad procesal de la Policía y la Fiscalía al haber filtrado a los medios de comunicación elementos de prueba cobijados con el manto de reserva y que se hicieron públicos, incluso antes de haberlos conocido como abogados defensores", dijo el jurista David Uribe, el 28 de junio.

En el escrito de acusación la Fiscalía relaciona la versión de 103 testigos y solicitará que sean escuchado al menos 68 personas, que tendrían información clave en este proceso. Además, aportará 277 pruebas documentales, entre los cuales figuran fotografías, videos e interceptaciones telefónicas.