Fracasa segundo encuentro entre trabajadores y operador de TM

Trabajadores y el operador Somos K S.A. se reunieron esta mañana para discutir el pliego de peticiones. Sin embargo, la empresa se levantó de la mesa, porque el sindicato quería grabar la sesión.

transmilenio_trabajadores_mesa_de_negociacion
La empresa Somos K no dio nueva fecha de reuniónPixabay

Fracasó este jueves el acercamiento entre el operador de Transmilenio Somos K y sus trabajadores, en el que la empresa escucharía el pliego de peticiones de sus empleados para intentar ponerle fin a una protesta que cumple 16 días. La razón de que se diera por terminado de forma anticipada el encuentro fue una diferencia, que para algunos parece mínima: las partes no se pusieron de acuerdo sobre grabar o no la sesión. 

Los que querían grabar eran los representantes de los empleados. Según ellos, lo querían hacer como un acto de transparencia. Sin embargo, la petición fue rechazada por los delegados del operador, al considerar que con esto se vulneraba el principio de confidencialidad. Además, que quería evitar malentendidos derivados de la circulación de este material. Ante la insistencia de los sindicalistas,  el operador se levantó de la mesa.  

“No acordaron nada. Teníamos voluntad de dialogar y llegar a un acuerdo, pero tuvieron problema con la grabación”, afirmó José del Carmen, conductor de Transmilenio, que protagonizó la semana pasada una huelga de hambre. 

La explicación que dio la compañía, a través de un comunicado de prensa, fue que "los representantes de la organización sindical dijeron que grabarían con o sin autorización. Por esta razón, se pidió suspender la sesión, al considerar que no era adecuado el escenario de la negociación". 

>> Conductor de Transmilenio levantó su huelga de hambre

Aunque la petición de los trabajadores no era insólita ni ilegal, tampoco lo fue la decisión de Somos K de levantarse de la mesa, ya que las dos partes no llegaron a un común acuerdo. Así lo señalan expertos en derecho laboral, como el abogado Iván Daniel Jaramillo, profesor de la Universidad del Rosario, quien explicó que grabar las reuniones no es ilegal, "siempre y cuando haya consentimiento de las dos partes”.

Mientras los trabajados señalan que siguen dispuestos al diálogo, la empresa indicó que continuarán velando que, dentro del periodo determinado por la ley, se logre adelantar la negociación del pliego presentado por la organización sindical y que propondrá nuevas fechas para llevar a cabo las próximas sesiones de negociación.

Para Paola Zuluaga, directora de la Escuela de Derecho y Gobierno del Politécnico Grancolombiano, "lo mejor es que las dos partes se sienten a negociar, porque ante la falta de objeciones del operador, el sindicato no tiene con qué pelear ante el Tribunal. Si la empresa no quiere sentarse de nuevo a negociar, la huelga puede ser de nuevo una opción hasta que se pacte una nueva reunión".

* * *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook: