Fracasó concurso para elegir diseñador de las estaciones del metro

Aunque 11 firmas internacionales se mostraron interesadas en participar en el proceso que abrió la Empresa Metro de Bogotá S.A. y la Financiera de Desarrollo Nacional (FND), un asunto de forma sepultó la iniciativa.

Alcaldía de Bogotá.

La administración lo anunció en abril como una apuesta innovadora en el proceso de construcción de la primera línea del metro de Bogotá: un concurso internacional, para elegir la firma que se encargaría del concepto arquitectónico de las estaciones. La idea era elegir un concepto que permitiera unificar la apariencia de los puntos de abordaje. Hoy, casi dos meses después, el concurso se declaró desierto por un asunto de forma. (LEA:Abren concurso para el diseño de las estaciones del metro de Bogotá)

La selección la estaban adelantando la Empresa Metro de Bogotá y la Financiera de Desarrollo Nacional (FND). Sin embargo, según un escueto comunicado, la FND decidió suspender el proceso debido a que las firmas interesadas no entregaron a tiempo los documentos habilitantes para participar.

El anuncio lo hizo Andrés Escobar, gerente de la empresa metro, quien en un escueto comunicado explicó que la decisión se tomó dado que las empresas de arquitectura que presentaron la documentación para ser habilitadas en la etapa 1, no cumplieron con los requerimientos mínimos exigidos en los términos de referencia.

La documentación enviada por las empresas se recibió fuera de la hora límite para presentar los documentos habilitantes, la cual se fijaba para el día 27 de abril de 2017 a las 5:00 p.m.”. Es decir, ninguna de las empresas cumplió con el requisito de presentarse en consorcio o unión temporal con arquitectos o firmas de arquitectura colombianas.

Según Escobar, el metro tendrá 16 estaciones y la idea es que todas tengan una identidad en conjunto, para que se conviertan en ícono de la ciudad. “El diseño de estas estaciones tiene un proceso de ingeniería que avanza desde hace unos meses, a cargo del consorcio Metrogov, por esta razón, a pesar de haber declarado desierto el concurso, esto no afectará el cronograma general de la obra”.

Ahora será la propia empresa metro, con asesoría de arquitectos locales y funcionarios de la administración, la que definirá el diseño de las estaciones.  Para hacerlo, recibirán ideas de varios arquitectos locales y la empresa conformará un comité que se encargará de elegir la mejor opción.   

Lo que quieren de las estaciones

Según la administración, lo que se busca con las estaciones es que “la estructura sea lo más esbelta posible, con la menor intrusión en el paisaje y con la menor generación de sombra y apoyos en el espacio público. Se espera que la imagen propuesta contribuya a que el diseño de la estación trasmita un mensaje amable, ligero y respetuoso con el entorno”.

Además, esperan que las estaciones, al ser la parte más visible del sistema, contribuyan a construir una identidad. En el comunicado dejan claro que quieren un diseño que englobe un concepto y que responda flexiblemente a la diversidad tipológica y de entornos. “Las estaciones deberán verse como oportunidades para detonar procesos de renovación urbana”.

El concurso

El concurso para elegir el diseño arquitectónico ya contaba con 11 firmas extranjeras preseleccionadas, por su reconocimiento y experiencia en diseños de proyectos con características similares. Uno de los requisitos era que se aliaran con arquitectos o empresas de arquitectura colombianas.

Las empresas preseleccionadas eran  Gensler, Som, Perkins+Will y Aecom (Estados Unidos); Foster and Partners, BDP y ARUP (Reino Unido); Oma (Holanda); Herzog + De Meuron (Suiza); Aedas (China y Reino Unido), y Hok (Japón).

Los concursantes debían presentar cuatro tipos de propuesta para estaciones sencillas de metro, estaciones intermodales axiales de metro y Transmilenio, estaciones de Transmilenio axiales sobre la Avenida Caracas y estaciones intermodales transversales de metro y Transmilenio. El ganador iba a recibir un premio de $400 millones; el segundo, $150 millones, y el tercero, $80 millones.