Freno a la contaminación del río Tunjuelito en Bogotá

La Policía realizó una intervención a varias canteras que realizaban minería ilegal en el Sur de Bogotá.

La minería ilegal está poniendo en riesgo al río Tunjuelito. Así lo advirtió la Policía que -en las últimas horas- realizó una intervención a ocho canteras ubicadas entre las localidades de Ciudad Bolívar y Usme, que se dedican a la extracción de minerales sin contar con los permisos de las autoridades ambientales.

Según un informe ambiental sobre la situación de este río -que atraviesa las localidades de Sumapaz, Usme, Ciudad Bolívar, Tunjuelito y Bosa- hay presencia de altos niveles de contaminación y sedimentación en el suelo.

Hace ocho meses, investigadores de la Policía iniciaron verificaciones e identificaron la actividad ilegal, que deterioraba la fuente hídrica. “Las cantidades de agua utilizadas en este proceso, eran conducidas a través de canales y vertidas nuevamente al río Tunjuelito, pero ya iban acompañadas de material sólido y sustancias tóxicas”, explicó el general Rodrigo González, director de Carabineros y Seguridad Rural de la Policía. 

El alto oficial confirmó que fueron intervenidos ocho puntos en los sectores de Cantarrana, Rubí y Perdigona, donde estaban ubicadas las maquinas trituradoras y las motobombas.

“Durante los procedimientos, los investigadores constataron el daño ecológico generado al ecosistema, la ausencia de documentación que respaldara ese tipo de labores industriales y el manejo irregular que se le daba a los residuos peligrosos, aceites y otros compuestos”, dijo el general González, quien advirtió que las investigaciones continúan.

Las siete personas capturadas tendrán que responder por los delitos de usurpación de aguas y contaminación ambiental. Igualmente, se incautaron tres volquetas, dos motores, cinco motobombas, una retroexcavadora, dos cargadores, y cuatro equipos de cómputo, memorias USB y discos con información sobre las personas que financian y participan en el procesamiento de arena y material de construcción sobre el río Tunjuelito.

Los peritos recolectaron muestras de agua para establecer el porcentaje de contaminación. Personal de la Empresa de Acueducto de Bogotá y de la Comercializadora de Energía CODENSA, identificaron la conexión fraudulenta de servicios públicos; mientras que los funcionarios de la Secretaría de Ambiente de Bogotá impartieron las sanciones administrativas de cierre y cancelación de cualquier tipo de explotación en esa área protegida.