Fronteras de Bogotá, las más vulnerables ante la pólvora

Ciudad Bolívar, Bosa, Kennedy, Suba, Usme y San Cristóbal han puesto la mayoría de quemados en los últimos años. Este miércoles, en la celebración de la Noche de las Velitas, aumentan las alarmas. En el país ya van 39 lesionados, en su mayoría menores de edad.

Foto: Archivo El Espectador

Para comprar pólvora en Bogotá sólo hay que ser adulto y no estar borracho o bajo los efectos de drogas, de acuerdo con el decreto 751 de 2001. Y aunque la alerta se cierne sobre toda la ciudad, está claro que hay determinados sectores que, por su ubicación, son más vulnerables.

En los últimos cuatro años, las seis localidades donde se han reportado más quemados son Ciudad Bolívar (27), Bosa (24), Kennedy (23), Suba (19), Usme (18) y San Cristóbal (14).

Entre ellas suman 125 de los 188 casos registrados en este tiempo. Es decir, casi siete de cada 10.

En Bosa, Kennedy y Suba hay empresas productoras de pólvora legales. Sin embargo, lo que realmente tienen en común todas esas localidades es su ubicación en fronteras de la ciudad, particularmente en el sur.

Aunque el uso de la pólvora tiene explicaciones de corte cultural, que pueden ser independientes de la ubicación geográfica de los habitantes, también es cierto que la cercanía de esas localidades con otros municipios las vuelve propicias para filtrar artefactos con el fin de que sean distribuidos de manera clandestina.

Es habitual y reconocida por las autoridades la ruta desde Soacha, municipio en el suroccidente de la capital del país donde, a pesar de ser sede de grandes productores e importadores de pólvora, está prohibida la venta al detal.

También debe mirarse hacia Boyacá, particularmente Samacá y Chiquinquirá, advierte el concejal de Bogotá Jorge Torres, de la Alianza Verde. Su equipo de trabajo ha indagado desde octubre si en Bogotá se cumplen las normas para la comercialización de pólvora en sitios autorizados y bajo ciertas condiciones de seguridad, y ha denunciado cómo desde entonces se consigue pólvora con facilidad en Santa Fe, Los Mártires y Ciudad Bolívar.

En San Victorino, puntualmente, hallaron un foco de venta irregular camuflado entre jugueterías, mientras que en Teusaquillo lograron conseguir a domicilio.

La Alcaldía abrió este año la posibilidad de que cualquier irregularidad no sólo sea denunciada en la línea 123, sino por medio de la aplicación Seguridad en Línea, a la que puede accederse desde el celular o desde un computador. Hoy será, literalmente, la primera prueba de fuego.

Menores, los más quemados en Colombia

El pasado jueves primero de diciembre, cuando comenzó la temporada navideña, ocho personas se quemaron con pólvora en Colombia, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (INS). Los reportes precisan que cinco de ellas eran menores de edad. Fue un comienzo calmado, a pesar del drama que representa cada caso, si se compara con el mismo día de 2015, cuando los heridos fueron 36.

La historia dice, sin embargo, que este miércoles 7 de diciembre es un día de máxima alerta, ya que tradicionalmente los casos se incrementan de forma dramática por la celebración de la Noche de las Velitas, que en algunas regiones se repite mañana (ver gráfico más arriba).

Hasta este martes a las 9:00 de la mañana el registro de los primeros seis días del mes era de 39 quemados, 30 menos que en el mismo período del año pasado. Los departamentos más afectados eran Nariño (8), Antioquia (7) y Caldas (5). Tan sólo en Tumaco, municipio de la costa nariñense, ha habido cinco casos.

Quienes más han sufrido son los menores de edad: son 23 de los heridos, y eso refleja la necesidad de imponer más controles tanto al uso como a la comercialización de la pólvora. Esta Navidad, de hecho, es la primera para el nuevo Código Nacional de Policía, que establece como sanciones para quienes incumplan las normas desde multas (entre $92.000 y $735.000) hasta la destrucción de la mercancía y la suspensión de la actividad comercial.

Temas relacionados

 

últimas noticias