¿Fue por robarle el celular?

Policía indica que fue capturado un presunto responsable por el homicidio ocurrido el sábado en el centro de la capital, pero no llevaba un teléfono móvil.

General Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía de Bogotá.  / Archivo
General Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía de Bogotá. / Archivo

Henry Steven Morales fue asesinado el pasado sábado en un bus que circulaba por la carrera 10ª, entre las calles 6ª y 13, por delincuentes que atracaron el vehículo. La primera versión que se conoció de la muerte del joven de 16 años apuntaba a que los ladrones intentaron robarle el celular. El comandante de la Policía Metropolitana, Luis Eduardo Martínez, dijo ayer que el presunto responsable fue capturado el mismo día del atraco pero no se le encontró ningún teléfono móvil.

El padre de la víctima, Fredy Morales, un vendedor ambulante del centro de la ciudad, dijo en diálogo con Blu Radio que su hijo fue asesinado con armas blancas por dos hombres que abordaron el bus para atracarlo, y agregó que el joven usó sus manos para defenderse de los delincuentes y uno de ellos le cortó el cuello.

Morales les reclamó a las autoridades que no se hubieran comunicado con la familia para informarle sobre la muerte de su hijo, sino que él y su esposa tuvieran que ir hasta el Instituto de Medicina Legal para confirmar que Henry Steven ya no estaba con vida.

El general Martínez explicó que al joven le propinaron una puñalada abajo de la clavícula derecha. “Cuando se inspeccionó el cadáver se le encontraron todas sus pertenencias, entre las que estaban unos audífonos y gafas. No se le encontró celular y uno podría presumir que hubo un hurto”, agregó. Ahora será la justicia la que establezca cuáles fueron las condiciones reales del asesinato.

Frente al reclamo del padre de la víctima, el comandante de la Policía explicó que el joven no llevaba cédula en el momento del levantamiento del cadáver y por eso tuvo que ser reportado en Medicina Legal como N.N. “En los levantamientos hay protocolos y el único documento que certifica la identidad de alguien es la cédula”.

A pesar de esta explicación, Martínez ordenó la apertura de una investigación interna para determinar posibles fallas de los miembros de la institución que conocieron del caso en la noche del sábado.

De resultar cierta la hipótesis del robo del celular, el caso de Henry pasaría a aumentar las cifras de delitos ligados a esta clase de objetos en la ciudad, los que en 2012 los bogotanos señalaron como los más robados, según la Encuesta de Percepción y Victimización de la Cámara de Comercio de la capital. Además, el 45% de las víctimas de robos dijo que el delito se cometió con violencia, siendo el arma blanca la más utilizada (60%).

En enero pasado, por ejemplo, Jhon Puerto fue condenado a 44 años de prisión por el asesinato del joven abogado Juan Guillermo Gómez, a quien mató por robarle su celular. Frente a estos casos, el general Martínez pidió que la ciudadanía colabore con información en tiempo real para actuar a tiempo y capturar a los responsables.

 

últimas noticias