Funcionarios de Peñalosa, a destiempo en la discusión del predial

Este jueves el Concejo convocó a expertos, secretarios y cabildantes a un foro para discutir la modificación al impuesto. Sin embargo, altos funcionarios optaron por enviar a sus delegados.

Archivo

Un profundo malestar y descontento marcaron la sesión de este jueves en el Concejo de Bogotá. ¿La razón? la ausencia y llegada a destiempo de funcionarios del gobierno del alcalde Enrique Peñalosa para discutir, nada más y nada menos, que el revolcón que la propia Administración pretende darle a la forma como se cobra el impuesto predial en la ciudad. (Lea: Así es el revolcón que propone el Distrito al pago del impuesto predial)

El tema es de tal calado para el Cabildo que, sumado a las sesiones habituales para abordar el proyecto, este jueves organizó un foro para que expertos, concejales y funcionarios del Distrito analizaran la propuesta. No obstante, el encuentro no tuvo mayor acogida en el alto gobierno distrital.

Aunque estaban citados funcionarios como la secretaria de Hacienda, Beatriz Elena Arbeláez; el secretario de Planeación, Andrés Ortiz, y Claudia Cecilia Puentes, directora de la Unidad Administrativa Especial de Catastro Distrital, solo Arbeláez compareció ante el Concejo y lo hizo tarde. Según el presidente de la Comisión de Hacienda de la Corporación, Rubén Torrado (Partido de la U), la funcionaria llegó sobre las 10:30 de la mañana, pese a que la cita era a las 9:00.

Por otro lado, Puentes y Ortiz optaron por enviar a un delegado, pese a que los cabildantes esperaban a los funcionarios. En el caso del secretario de Planeación, desde la entidad aclararon que tenía que asistir al Comité de Justicia Transicional, citado por la Alta Consejería para las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, razón por la cual envió en su representación al subsecretario de Planeación de la Inversión. Entretanto, la directora de Catastro solicitó un permiso remunerado este jueves y viernes aduciendo "asuntos de carácter personal", por lo que compareció su delegada. 

Visiblemente molesto y previo a la llegada de la secretaria de Hacienda, Torrado calificó las ausencias como una falta de respeto con el Cabildo y la emprendió contra la Administración por el poco interés a un proyecto que, paradójicamente, fue propuesto por el mismo Distrito.

“Parece que a la Administración Distrital no le interesa el proyecto de simplificación tributaria. Ni siquiera la secretaria de Hacienda, que es la cabeza del sector, se encuentra presente. Esto es una falta de respeto con el Concejo y con las personas invitadas”, aseguró Torrado, quien incluso fue más allá e instó a los organismos de control a investigar la ausencia de los funcionarios. “Le pido a los órganos de control que tomen las acciones por cuanto los funcionarios citados tienen obligaciones y no las han venido cumpliendo”, agregó el cabildante.

Según la versión de Torrado, la secretaria de Hacienda decidió comparecer al recinto luego de que sus ‘enlaces’ le advirtieran la molestia que había en el recinto.

“Yo abro el registro a las 9:00 de la mañana. Arranco el proceso de llamado a lista y verificación del quórum, pero ella llega posterior a eso (…) Cuando yo comienzo a decir que son unos irresponsables, que están faltando al respeto al Concejo, los enlaces llaman a la secretaria y ella llega después, sobre las 10:30, cuando ya los conferencistas habían empezado a hablar”, dijo el presidente de la Comisión de Hacienda.

El pasado domingo también fue objeto de controversia la ausencia del secretario de Salud, Luis Gonzalo Morales, quien no asistió a un debate del control político sobre Capital Salud.

Tan sentida fue la falta del funcionario que los cabildantes optaron por levantar la sesión aduciendo que realizar el debate no tendría sentido sin su presencia. Morales tenía autorización por decreto (antes de la citación) para ausentarse de su cargo ese fin de semana para atender “asuntos de carácter personal”, por lo que envió a un delegado. 

“Esto es realmente preocupante. Pareciera que la voluntad de la Administración no es la mejor para sacar adelante iniciativas. Y es que está haciendo carrera en las diferentes comisiones el tema de la delegación por parte de los secretarios, como si realmente no les interesaran las citaciones o temas tan importantes como la simplificación tributaria”, indicó por su parte el concejal Julian López Sierra (Cambio Radical), uno de los citantes a la discusión de este jueves.

El concejal Hollman Morris (Progresistas) se unió a los reclamos y dejó entrever que los secretarios parecen más preocupados por atender a los medios de comunicación que al propio Concejo: “Parece que este fuera un Concejo de bolsillo de la Administración. Queda la duda o ese es el mensaje que se le está enviando a la ciudadanía (…) Se equivocan los secretarios pensando que su deber y responsabilidad es con los medios de comunicación”.

Las dudas sobre el revolcón al pago del impuesto predial

El pasado jueves, la Administración Distrital formalizó su propuesta de modificar la forma como se cobra el impuesto predial en Bogotá. El Distrito pretende que el gravamen se cobre a través de cuotas; que haya un techo al incremento anual y dejarlo, máximo, en 25 % y que el cobro a los propietarios de los predios tenga como base el avalúo catastral, y no el estrato. (Lea: La propuesta para cobrar un predial más justo en Bogotá)

En su proyecto, el Distrito se une a la petición de varios concejales respecto a que los ciudadanos paguen el impuesto predial por cuotas y sin intereses, tal como lo han venido reclamando desde hace años. Según argumentó la Administración, la propuesta busca que los ciudadanos no tengan que endeudarse para hacer el pago a tiempo y evitarse multas. Los bogotanos podrían pagar el impuesto en cuotas trimestrales y en el futuro, incluso, podrían hacer los pagos a través de los recibos de los servicios públicos.

El proyecto pretende además eliminar la estratificación a la hora de hacer el cálculo de cuánto debe pagar un predio. La lógica de este punto es que, por ejemplo, quienes tengan las casas más valiosas paguen más y quienes tengan las más baratas paguen menos, sin importar el sector de la ciudad donde estén ubicadas.

El Distrito pretende que no existan aumentos desmesurados en el cobro, y que se ponga un límite para que los capitalinos no vean afectadas sus finanzas a la hora de pagar. La idea es que anualmente, independientemente del comportamiento del avalúo de los predios, el impuesto predial aumente como máximo un 10% para los predios con avalúos bajos; máximo un 20% para los demás predios residenciales y máximo un 25% para predios no residenciales.

No obstante, las dudas sobre la reforma al impuesto son recurrentes, incluso en los mismos designados como ponentes del proyecto. El concejal Rolando González (Cambio Radical) advirtió al respecto que la Secretaría de Hacienda no presentó el cálculo de los impactos de la nueva estructura tarifaria, ni se indicó cuántos predios residenciales quedarían inmersos en cada uno de los rangos.

“Bogotá tiene 2 millones de predios residenciales, mis cálculos es que a 800 mil predios el impuesto predial les podría aumentar y es allí donde quisiera que revisáramos si para esos propietarios se ajusta a su bolsillo pagar un mayor valor”, aseguró el cabildante, quien también llamó la atención por figura de los incentivos, calificándola como confusa: “plantean como algo optativo y a discreción de unas condiciones que desconocemos”, dijo.

“La actualización catastral me deja serias dudas porque a pesar del tope del aumento del 20% del impuesto, puede dejar a ciertas zonas expuestas a las alzas en los avalúos, eso significaría que en 5 años ciertos predios pueden pagar hasta el doble del predial que pagan hoy en día”, precisó el cabildante.