Este viernes rindieron declaración los procesados

Futuro de los hermanos Uribe Noguera: en manos del juez

Este sábado declarará el último testigo que llamó la defensa de Francisco y Catalina Uribe Noguera, investigados por supuestamente encubrir a su hermano Rafael en el crimen de Yuliana Samboní. Restan los alegatos de conclusión para que el juez dé su veredicto.

Francisco y Catalina Uribe Noguera intentan probar que actuaron bajo engaños de su hermano. / Cristian Garavito - El Espectador

Tras casi dos años de investigaciones, audiencias, de escuchar testigos y conocer pruebas, hoy llega a un punto crucial el proceso penal que desde finales de 2016 se adelanta contra Catalina y Francisco Uribe Noguera, sindicados de encubrir y ayudar a eludir la responsabilidad de su hermano Rafael, en el aberrante crimen de la niña Yuliana Samboní. Una vez terminen de practicar las pruebas en el juicio, la última palabra en todo este caso —que ha incluido restricciones para que los hermanos salgan del país, así como la colaboración de las autoridades de Estados Unidos en la práctica de pruebas— quedará en manos del juez 46 Penal del Circuito.

>>>Lea: “Rafael me dice pasitico, 'le voy a contar la verdad: yo maté a la niña'”: Francisco Uribe Noguera

El funcionario, quien se encargará de impartir justicia, debe evaluar las evidencias de las partes en la reconstrucción del minuto a minuto de ese fatal 4 de diciembre de 2016: desde el momento en que Rafael raptó a la menor, en el barrio Bosque Calderón, hasta el hallazgo de su cadáver en la noche de ese domingo debajo de un jacuzzi, en un apartamento del edificio Equus 66, en la localidad de Chapinero.

Por un lado, la Fiscalía —que les imputó a los hermanos los delitos de encubrimiento por favorecimiento, sumado a alteración o destrucción de pruebas— cuenta con testimonios, informes y análisis de chats, con los que intenta demostrar que, más allá de atender y cuidar a su hermano, incurrieron en maniobras que escalaron hasta la ilegalidad, con tal de desviar la investigación de las autoridades.

>>>Lea: ¿Y los hermanos de Rafael Uribe Noguera qué?

Por el otro, está la tesis de la defensa de los hermanos Francisco y Catalina Uribe Noguera, quienes intentan probar que ellos, en medio del caos y la zozobra de la situación, actuaron bajo los engaños de Rafael, no entorpecieron el actuar de los investigadores, ni eludieron a las autoridades.

Así lo declararon este viernes los propios procesados, quienes subieron al estrado para rendir testimonio. Ambos detallaron cómo pasaron de asistir a un bazar en el Gimnasio Moderno en la mañana del día del crimen a tener que llevar a su hermano en una clínica por sobredosis.

Este sábado intervendrá el último testigo de la defensa de los hermanos: un ingeniero en informática forense, que analizó el trabajo de la Fiscalía con los teléfonos de los tres hermanos, los cuales supuestamente habrían sido manipulados para borrar mensajes y llamadas. Una vez termine la práctica de pruebas y se den los alegatos de conclusión, todo quedará en manos del juez.

>>>Lea: “Dile que lo amamos”: los chats de los hermanos Uribe Noguera

Las evidencias

La Fiscalía, como parte de sus pruebas, presentó los testimonios de policías e ingenieros, así como el análisis de investigadores que revisaron más de 200 videos de siete cámaras de seguridad. Con ello pretende precisar los tiempos en los que los hermanos tuvieron conocimiento de los hechos, emprendieron la búsqueda de la camioneta en la que Uribe Noguera raptó a la menor y lograron acceder al apartamento en el que este escondió su cadáver.

Una de las evidencias clave, según el ente acusador, es la declaración de Max Rodríguez, empleado de una agencia estadounidense, que logró recuperar conversaciones y chats entre la familia Uribe Noguera, así como las llamadas que salieron del celular de los acusados. Ese informe concluyó que los hermanos sí habrían borrado los mensajes que se enviaron el día de los hechos.

>>>Lea: Las pruebas de la Fiscalía en contra de los hermanos de Rafael Uribe Noguera

Para la Fiscalía, con este actuar, ellos “pretendieron evitar que la autoridad tuviera acceso a la información y fuera usada como medio cognoscitivo en la investigación de los hechos perpetrados por Rafael Uribe Noguera”.

En la orilla opuesta se encuentran los abogados de los hermanos que, con base en los testimonios de varios testigos, tratan de probar que ellos actuaron bajo los engaños y evasivas de Rafael y que en todo momento estuvieron prestos a colaborarles a las autoridades.

Frente a la supuesta manipulación de los celulares, en la audiencia de este viernes los hermanos Uribe Noguera argumentaron que, lejos de tratar de eliminar información relevante para el caso, eliminaron las redes sociales tras la avalancha de amenazas e insultos que recibieron tras hacerse público el crimen.

>>>Lea: Revelan pruebas en contra de los hermanos Uribe Noguera

De hecho, Catalina Uribe narró ante el estrado que, por medio de su mamá, conoció la clave del celular de Rafael y pudo acceder a la información que le llegaba por la aplicación WhatsApp. “A su celular comenzaron a llegar mensajes de que lo iban a matar, que le iban a hacer lo mismo, que éramos la familia del demonio. A mí me decían en mis redes que me iban a atacar y que deberían hacerle lo mismo a mis hijas”.

Por ello, aseguró, desinstaló la aplicación y borró todo rastro de sus redes sociales, pues en Facebook o Instagram había fotos de Rafael con sus hijas, lo que podría llevar a una fácil identificación por parte de los amenazantes. “Me dio un ataque de nervios, de paranoia, no quería que fotos mías, de mis hijas o de mis sobrinas estuvieran por ahí”.

Si bien aún es incierto cuánto tiempo se tomará el juez para anunciar sentido de fallo (de si son culpables o inocentes), las partes esperan que en menos de un mes se conozca la decisión y se cierre el capítulo alrededor del crimen de Yuliana Samboní, por el que actualmente Rafael Uribe Noguera purga una pena de 58 años de cárcel.

Momentos claves en el caso de los hermanos Uribe Noguera

1. A finales de diciembre de 2016, menos de un mes después del crimen de Yuliana Samboní, la Fiscalía imputó cargos a Francisco y Catalina Uribe Noguera por supuestamente colaborarle a Rafael a eludir a las autoridades y entorpecer la investigación, así como destruir chats e historiales de llamadas.

2. A principios de enero de 2017, al conocerse que buscaron salir del país pues tenían un viaje pendiente a Estados Unidos, un juez les restringió ese derecho ante el riesgo de no comparecencia al proceso.

3. El 6 de julio de 2018 un juez negó que se tomara como prueba el testimonio de un empleado de una agencia estadounidense, que logró recuperar conversaciones y chats entre la familia Uribe Noguera, por considerar que esa evidencia no se había expuesto debidamente. 

4. Sin embargo, el Tribunal Superior de Bogotá revocó la decisión en septiembre de 2018, argumentando que el descubrimiento probatorio se hizo de acuerdo con los parámetros establecidos por la ley.

5. En mayo de 2019 fueron llamados a rendir testimonio varios investigadores que, a través de informes, establecieron que los hermanos eliminaron al menos 39 mensajes de WhatsApp. Asimismo, se conocieron videos de la cámara de seguridad del edificio donde fue encontrado el cuerpo de Yuliana Samboní.

6. El 05 de junio de 2019, desde la cárcel de máxima seguridad de Valledupar, rindió declaración Rafael Uribe Noguera, quien fue llamado como testigo. Allí dijo: “Siento angustia, y al presentir que iban a llegar mis hermanos, escondo el cuerpo de Yuliana. No recuerdo el orden, pero cojo su ropa y la escondo en la cisterna del baño principal”.

7. El 07 de junio de 2019 Francisco admitió que su hermano tenía problemas de alcohol y drogas hace más de 15 años. Relató que, si bien se le negó todo el tiempo, en un taxi rumbo a la clínica donde fue atendido le confesó lo ocurrido. “Rafael me dice pasitico, 'le voy a contar la verdad: yo maté a la niña'”.

 

[email protected]

864817

2019-06-07T22:00:00-05:00

article

2019-06-08T09:00:22-05:00

[email protected]

none

-Javier González Penagos / Twitter: @Currinche

Bogotá

Futuro de los hermanos Uribe Noguera: en manos del juez

57

9649

9706