Gerente del Acueducto fue declarado "persona no amigable" en Cundinamarca

Los diputados de ese departamento rechazan enfáticamente la no venta de agua en bloque para el departamento.

Diego Bravo, gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá.
Diego Bravo, gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá.David Campuzano/El Espectador

La Asamblea de Cundinamarca y los diputados del cuerpo colegiado, después de escuchar en repetidas oportunidades las declaraciones del gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), Diego Bravo, con respecto a la no venta de agua en bloque para el departamento lo declararon persona no amigable.

Los diputados manifestaron públicamente el total rechazo a la postura del gerente del Acueducto. “Lo consideramos persona no amigable para los intereses de Cundinamarca, aclarando y siendo consistentes que esta posición no refleja la opinión de los ocho millones de bogotanos que hoy se alimentan y benefician del agua que producen nuestros municipios”.

La Asamblea de Cundinamarca tampoco está de acuerdo con las declaraciones de Bravo en las que ha dicho que es necesario liderar una reforma política y electoral que permita crear un área metropolitana que rija de manera ordenada el crecimiento del territorio para la vivienda y la industria en los municipios de Cundinamarca.

La Administración de Bogotá ha dicho que no se venderá agua en bloque para Cundinamarca y que sólo se prestará el servicio a aquellos municipios que permitan la prestación del servicio de Acueducto directamente por parte de la EAAB o en asocio con las empresas de servicios públicos de los municipios.

“Queremos expresar que estamos en total desacuerdo frente al desconocimiento de las comunidades y sus representantes en los entes territoriales como lo son los concejales, alcaldes, diputados y gobernador, al pretender imponer un sistema de organización basado en quien sabe qué criterios; empleando la prestación del servicio público de Acueducto como mecanismo coercitivo con el fin de controlar el desarrollo de vivienda y la industria de los municipios de nuestro departamento pasando por encima de la Constitución Política”, dice la Asamblea.

Los diputados señalan que lo mismo que ha criticado el alcalde Gustavo Petro con relación a que la alta consejera presidencial para temas de Bogotá y la región, Gina Parody, quiere arrebatarle autonomía administrativa, lo está haciendo el gerente del Acueducto.

“Bravo pretende aplicar esta criticada teoría a la autonomía de los municipios cundinamarqueses abusando de su posición monopolística y dominante usurpando las funciones que no le otorga ni la Constitución ni la ley, pasando por encima de la representatividad democrática”.