Golpeó a su mujer embarazada y lo dejaron libre

La Fiscalía llevó a audiencia de imputación a un joven venezolano por violencia intrafamiliar. A ella le brindaron medidas de protección. A él lo enviaron a tratamiento reeducativo.

El Espectador

Los peritos penales verificaron las muestras de violencia en el cuerpo de la bogotana Clara Barbosa, y no hubo dudas: estaban ante un caso de maltrato familiar que no incluía a dos, sino a tres implicados. La mujer, embarazada de mes y medio, fue víctima de una golpiza que le propinó su pareja. Cansada del abuso, lo denunció ante las autoridades. A pesar de que al responsable lo llevaron ante un juez de garantías, al final de la audiencia quedó libre.  

El agresor, un joven de origen venezolano, evidenciaba una conducta escalonada de violencia contra su compañera sentimental. Las lesiones fueron comprobadas por los médicos legistas, dictamen que fue el principal sustento para que la Fiscalía le imputara cargos por violencia intrafamiliar y lesiones personales, delitos por los que podría enfrentar una pena que va entre los cuatro y los ocho años de prisión.

A pesar de que el juez ordenó medidas de protección para la víctima, en aras de evitar una nueva agresión, la Fiscalía no pidió medidas de aseguramiento en contra del imputado.  Eso sí, el juez exigió que el joven se sometiera a un “tratamiento reeducativo en centros públicos o privados”.

En los primeros nueve meses del año 2016, se registraron en la capital colombiana 8.138 casos de violencia física contra mujeres a manos de sus parejas, según cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal.

La institución asegura que las localidades con mayor tasa de ocurrencia en Bogotá, por cada 100 mil habitantes, son La Candelaria (470), Ciudad Bolívar (406), San Cristóbal (382), Los Mártires (375) y Santa Fe (371).

El indicador va en aumento desde el año 2014, momento en que las autoridades reportaron un total de 8.402 casos (2.121 más que en el 2013) y continuó en el 2015 cuando ascendió a 9.304.