H1N1: ‘No hay que alarmarse’

Secretaría Distrital de Salud confirmó la muerte de tres personas en la capital por este virus.

Usar tapabocas y lavarse las manos es importante, en especial entre las poblaciones vulnerables. /Archivo
Usar tapabocas y lavarse las manos es importante, en especial entre las poblaciones vulnerables. /Archivo

La Secretaría Distrital de Salud anunció ayer que durante los últimos días han muerto tres personas en la capital del país, víctimas del virus de influenza H1N1. La noticia se produce cinco días después de que las autoridades en Norte de Santander revelaran la muerte de otros cuatro colombianos por causa de la misma enfermedad.

No obstante, autoridades nacionales y distritales insistieron ayer en que la influenza que ha cobrado la vida de estas personas es un virus estacional, típico de la temporada de invierno que se vive en buena parte del país.

“Desafortunadamente, cuando hay temporadas de influenza, hay personas que adquieren una enfermedad severa y que pueden morir. Pero si uno mira la mortalidad de esta temporada de enfermedades respiratorias comparada con la de otros años, ha habido menos víctimas mortales”, asegura Fernando de la Hoz, director del Instituto Nacional de Salud.

De La Hoz explicó, sin embargo, que es importante tomar medidas de prevención, especialmente entre las poblaciones más vulnerables (ver recuadro), así como entre quienes padecen enfermedades cardiovasculares y pulmonares crónicas.

El director de Salud Pública de la Secretaría de Salud de Bogotá, Jaime Hernán Urrego, señaló ayer que en Bogotá se está presentando uno de los picos más altos en enfermedades respiratorias agudas, con cerca de 580.000 casos y 101 casos confirmados de H1N1.

“Hay que tener cuidado con todo tipo de cuadro gripal, tanto en niños como en mujeres gestantes y adultos mayores de 60 años. Además, hay que cuidar la nutrición, mantenerse hidratados y acudir al médico en caso de presentar síntomas”, expresó Urrego.

El secretario de Salud, Aldo Cadena, ha asegurado que la enfermedad “está completamente controlada y con vigilancia permanente; los ciudadanos deben tener mucha tranquilidad”.

¿Qué ha pasado con esta cepa desde que se volviera una pandemia mundial en 2010? ¿Sigue siendo tan letal como se informó entonces? De la Hoz explica que se transmite de forma muy eficiente y por lo tanto ha reemplazado a las otras cepas de virus de influenza que circulaban antes en el país.

Señala, además, que su probabilidad de causar enfermedades severas es menor que la de otras que circularon en años anteriores. “En 2003 circuló una cepa de influenza, la AH3N2, que pudo haber causado entre 1.500 y 3.000 muertes”.

El Instituto Nacional de Salud ha registrado a la fecha seis casos de muertes en el territorio nacional, además de las tres ocurridas en Bogotá: dos en el Huila y cuatro en Norte de Santander.

Sin embargo, según De La Hoz, “esas cifras son engañosas porque ningún país, ni siquiera con el mejor sistema de vigilancia, está en capacidad de diagnosticar todos los casos de influenza. Se calcula que entre el 15% y el 30% de la población se infecta cuando la influenza está circulando, y eso no quiere decir que todas esas personas vayan a tener una enfermedad, la mayoría se infecta y no tiene síntomas o los tiene muy leves porque ya tiene inmunidad”.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, el año pasado para esta misma fecha habían muerto en la ciudad cinco niños por enfermedades respiratorias, lo que mostraría un balance positivo para 2013.