"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

¿Qué ha pasado con la máquina tapa huecos?

Para alcanzar la meta de 60.000 huecos reparados, a Green Patcher Colombia le quedan 10 meses.

Archivo

Luego de concluir trabajos en Usaquén y Chapinero, las tres máquinas tapahuecos que fueron adquiridas por el Distrito para reparar las calles de Bogotá hoy en día adelantan el reparcheo de la malla vial en Barrios Unidos.

Recientemente, el alcalde Gustavo Petro también informó que las máquinas sobrepasaron los 1.200 metros cúbicos de mezcla asfáltica inyectada en las vías de la capital colombiana, lo que significa que ha reparado cerca de 5.000 huecos.

A pesar de las denuncias que hubo sobre las fallas en la consistencia del relleno que se está usando para el arreglo, estas remalladoras seguirán funcionando hasta octubre del próximo año por decisión del Gobierno Distrital. El valor del contrato es de 11.822 millones de pesos y seguirá siendo con la firma Green Patcher Colombia, según Juan Carlos Abreo, director de la Unidad de Mantenimiento Vial.

Ahora Bogotá espera una cuarta máquina que llegará en febrero de 2015, año en el cual se pretende tener 60.000 huecos reparados, de acuerdo con la meta que se trazó el Distrito. Así, mientras la contratista avanza en el arreglo de las vías para cumplir este objetivo (cuya fecha límite sería en octubre próximo), la Procuraduría avanza en las investigaciones por las presuntas irregularidades en que incurrió la iniciativa del burgomaestre.

Es importante recordar que este problema comenzó cuando el concejal Jairo Cardozo, del partido Mira, dijo en enero de 2014 que el contrato por $11.800 millones se había puesto en manos de una “empresa de papel”, ya que la firma Green Patcher Colombia había sido constituida hace apenas 6 meses y registrada como proponente solo mes antes de la adjudicación del contrato, y cuyos activos únicamente ascienden a 5 millones de pesos”, manifestó Cardozo.

Debido a lo anterior, al reconocido actor Juan Pablo Posada le imputaron cargos, ya que fue el encargado de hacer el trámite de constitución de la empresa. Por este contrato la Procuraduría también formuló pliego de cargos contra la exdirectora de la Unidad de Mantenimiento Vial, María Gilma Gómez.

Los motivos de la formulación de cargos a Gómez y otras dos funcionarias de la entidad por parte de la Procuraduría tienen que ver con la manera directa como se adjudicó el contrato el 26 de diciembre de 2013, bajo la modalidad de “ciencia y tecnología”. Para el Ministerio Público, se trataba de un “típico contrato de obra y requería inminentemente de un proceso de licitación pública”.