Habrá chatarrización voluntaria para motos de dos tiempos

Se les exigiría mejores condiciones de mantenimiento, como dos revisiones técnico-mecánicas al año.

Hoy ruedan por la ciudad unas 6.189 motos de dos tiempos, de acuerdo con datos de la Universidad Nacional y la Secretaría de Ambiente. / Archivo

Hace tres años se desató una fuerte polémica en la ciudad cuando la Alcaldía anunció que pretendía prohibir la circulación de las motos con motores de dos tiempos como estrategia para descontaminar el aire bogotano. Luego de un proceso de diálogo entre el sector público y el privado, la administración finalmente está a punto de oficializar nuevas medidas para mitigar los efectos sobre el ambiente del uso de estos vehículos, como ofrecer alternativas para su chatarrización voluntaria o establecer mantenimiento preventivo con mayor frecuencia.

De acuerdo con las más recientes cifras de la Secretaría de Ambiente y la Universidad Nacional, en la capital aún circulan 6.189 motos de este tipo, que se diferencian de las motos con motores de cuatro tiempos porque necesitan aceite en la gasolina para funcionar.

En las últimas semanas las secretarías de Ambiente y Movilidad vienen ultimando los detalles del plan para la mitigación de emisiones de los vehículos con motor de dos tiempos, el cual es producto de un proceso de concertación con representantes de clubes de motociclistas y gremios como Fenalco y Andi.

El plan de mitigación contempla la alternativa de un cambio de tecnología para los propietarios de las motos, sin sacarlas de circulación las motos o ponerles Pico y Placa, como se había contemplado en 2011 (decisión reversada por la administración Petro en 2012). El objetivo del Distrito es hacer una gran jornada de chatarrización voluntaria en la Plaza de los Artesanos (Tv. 48 Nº 63A-52) durante el segundo semestre de este año, en la cual los propietarios podrán obtener beneficios como exención de impuestos o facilidades para comprar una moto nueva.

La idea es que a los propietarios de motos de dos tiempos modelo 2000 o anteriores se les condone la deuda de sus impuestos de rodamientos pendientes con la Secretaría de Hacienda. También se ofrecerán motos de cuatro tiempos, eléctricas o bicicletas, según explica Alexánder Montenegro, de la subdirección de calidad de aire de la Secretaría de Ambiente.

Si un propietario decide chatarrizar su moto, puede recibir un bono que le servirá como parte de pago para comprar un nuevo vehículo. Para tal fin “nos reunimos con la Andi y Fenalco. No se ha definido el valor del posible descuento o bono, pero están dispuestos a hacerlo, con vigencia de un año, para quienes accedan a la oferta”, agrega Montenegro.

De igual forma, la concejal Olga Victoria Rubio (del MIRA), garante del proceso en las mesas de concertación, señaló que otra de las propuestas incluidas en el plan de mitigación es que quienes decidan conservar su moto de dos tiempos tendrán que hacer dos revisiones técnico-mecánicas al año de ahora en adelante, no una, como es actualmente. Sobre este punto, aún está por definir si se mantendrá el costo actual por revisión ($59.000) o se rebajará para esta clase de motos.

Además, quienes definitivamente sigan usando motos de dos tiempos tendrán que comprometerse a usar aceites sintéticos y no minerales, ya que éstos son los que más contaminan pues generan más hollín y humo y desgastan más rápido el motor. Hoy, un litro de aceite mineral cuesta en promedio $13.000, mientras que uno sintético cuesta $25.000. Sin embargo, hay beneficios para los integrantes de clubes de motos, como el Vespa. “Repsol nos vende el litro a $15.500 para nuestros asociados”, cuenta Rafael Rubio, asociado del Vespa Club Bogotá y miembro del grupo Gestión de los Dos Tiempos.

Si bien estas medidas pueden provocar protestas por el incremento de los costos en el mantenimiento de los vehículos (ya que no sólo se requiere la doble revisión sino los arreglos previos en un taller mecánico para pasar la evaluación), también puede desestimular el uso de estas motos, dice Rubio.

“La chatarrización es buena para el que se decida a hacerla. Yo tengo una Vespa que es más un objeto de colección, pero hay otros que usan la moto de dos tiempos como su medio de trabajo y es tres veces más costosa de mantener que una de cuatro tiempos en cuanto a gasolina, aceite y repuestos”, añade.

La concejal Olga Victoria Rubio señala que el Distrito presenta hoy los detalles definitivos del plan de mitigación, que serán incluidos en una resolución que la administración expedirá próximamente. Considera que se trata de un proceso de concertación en el que la disposición de las dos secretarías y los gremios fue vital para promover la protección del medio ambiente y del derecho al trabajo de las personas que aún usan su moto de dos tiempos para ganarse la vida.

 

[email protected]

@VeronicaTellez

 

últimas noticias

El espinoso camino para salvar el SITP