Hace un año 600 familias de Usme esperan ser reubicadas

Habitantes ilegales de una zona de reserva forestal han visto cómo su barrio ha ido despareciendo por los deslizamientos.

Cortesía: Techo
Cortesía: Techo

En los últimos años diferentes acontecimientos han generado el desplazamiento de los habitantes de Tocaimita; un barrio ubicado al interior de la reserva forestal Entre Nubes, en la localidad de Usme (suroriente de la ciudad). En 2011, un deslizamiento de tierra destruyó 20 viviendas de 600 asentadas de forma ilegal en el lugar. Un año más tarde, la situación se agudizó cuando asesinaron a Nelson Enrique Vega, uno de los líderes comunitarios del barrio. Y lo más complicado: en 2012 el Fondo de Prevención y Atención de Emergencias (FOPAE) emitió un concepto en donde queda establecido que gran parte del barrio Tocaimita se encuentra en riesgo por amenaza alta de deslizamiento.

Ante la interminable lista de reclamos de los habitantes de Tocaimita el alcalde local, Leonardo Andrés Salgado, visitó el lugar y se comprometió a buscar alternativas para reubicar a las familias que habitan en el sector. "Hasta ahora no ha pasado nada. Llevo seis años viviendo aquí... Hace dos años, cuando estábamos en Semana Santa, se derrumbaron la mayoría de las casas y la gente quedó en la calle. Hay muchas familias desplazadas, casas en obra negra. Necesitamos que definan la reubicación", señala Elvira Córdoba, habitante de Tocaimita.

Hacia finales de 2012 la Alcaldía Local de Usme le avisó a la comunidad que se encontraba estudiando dos lugares para llevar a cabo la reubicación: un predio en la localidad de Bosa o el centro de la ciudad. En ese entonces, se tenía previsto asignar 100 casas para los habitantes, lo que dejaría un déficit de alrededor de 500 familias por reubicar. Esta situación podría empeorar, pues aún no hay censos que determinen exactamente las familias que se beneficiarían con un subsidio de vivienda.

Además, un nuevo factor cambió los planes de la administración local: la organización Techo (antes Un Techo para mi país) entró a intervenir la zona a comienzos de 2012 y a lo largo del año, en dos jornadas de construcción, edificó la zona con 29 viviendas de emergencia. De acuerdo con la información recopilada por la fundación, existen habitantes que desde hace 15 años cuentan con escrituras públicas y otros, que llegaron recientemente, que han sido "víctimas de urbanizadores piratas que han loteado y vendido terrenos".

Según un concepto emitido por el FOPAE en abril de 2012, en Tocaimita existen zonas de amenaza alta, de alto riesgo mitigable y de alto riesgo no mitigable. Eso sí, la totalidad del barrio es propenso a "problemas de inestabilidad de taludes y laderas, más aún cuando se evidencias procesos erosivos, flujos de tierra y explanaciones no técnicas".

¿Por qué Techo entró a construir viviendas en un sector que está riesgo? Ante la ausencia de una respuesta clara por parte de la administración distrital a la comunidad de Tocaimita la organización decidió implementar casas por lo menos más seguras: "La situación de vulnerabilidad y exclusión es evidente, y son estos los lugares donde nuestro trabajo cobra sentido. No buscamos regalar una casa e irnos, si no por el contrario trabajar de la mano con las comunidades para que encuentren una respuesta por parte de los entes estatales, ya sea para su reubicación o para alguna otra solución inmediata" señala Lina Uribe, nueva Directora de Techo en Colombia.

La mayoría de asentamientos en Tocaimita son casas en obra negra, con techos construidos en lata y lona. "Techo es consciente de la situación de irregularidad de este asentamiento, que incluye riesgo y desprotección de la zona, no obstante, en este momento el derecho de estas casi 500 familias a una vida digna, está siendo fuertemente vulnerado". Agrega la organización que las viviendas que ellos han construido no se encuentran en la zona de alto riesgo no mitigable.

No todos los problemas quedan resueltos con subsidios de vivienda. En Tocaimita no ha sido fácil acceder a servicios públicos: "El agua la sacamos del barrio Villa Diana o del J.J Rondón. Hay una gente que paga recibo de luz y otra que no. A la mayoría de familias nos toca coger la luz de los postes. Últimamente ha estado calmado, pero generalmente hay robos y algunos problemas con los desplazados por las ayudas que manda el gobierno" señala un habitante que prefiere mantener su nombre en reserva.

La UPZ Parque Entre Nubes figura como el área protegida más extensa de Usme (con 382 hectáreas). Dentro de esta zona se asienta el parque ecológico Entre Nubes, con una extensión de 29 hectáreas. Según información de la Secretaría de Planeación, hasta el 2009 la UPZ registraba 1.948 personas de las cuales el 53% estaban sin estratificar. El 46% habita de la población de Entre Nubes habita en estrato bajo-bajo. Las respuestas para esta comunidad continúa en el terreno de lo incierto: “La alcaldía está trabajando en la posible reubicación de las personas del sector, que se encuentran en zona de alto riesgo, en peligro inminente y en predios ilegales” dice el alcalde local de Usme.
 

Temas relacionados