Hasta los zapatos les robaron a caminantes en los Cerros Orientales de Bogotá