Hasta nueve años de cárcel pagarían responsables de abandono de residuos hospitalarios

La Secretaría de Ambiente de Bogotá investiga a cuatro hospitales de la ciudad por la disposición irregular de desechos.

Secretaría de Ambiente de Bogotá

Penas de entre dos y nueve años de cárcel, sumado a multas de hasta 50.000 salarios mínimos diarios legales vigentes, podrían pagar los responsables de la disposición inadecuada de desechos hospitalarios en Bogotá.

Así lo dio a conocer este miércoles la Secretaría de Ambiente de la capital del país, tras el hallazgo de cerca de media tonelada de residuos hospitalarios en un botadero clandestino del sur de la ciudad, donde fueron encontradas jeringas, medicamentos, envases y fluidos químicos, todos estos considerados residuos peligrosos que requieren un especial manejo y tratamiento bajo estrictas medidas de seguridad.

Por estos hechos, la entidad en coordinación con la Fiscalía General de la Nación investiga al Hospital Tunal, al Hospital San Ignacio, a la Clínica Marly y al Hospital Central de la Policía, debido a que las bolsas en las que fueron almacenados los desechos corresponderían a dichos centros hospitalarios.

Sandra Moncada, vocera de la Secretaría de Ambiente, sostuvo que habría un aparente rompimiento en la cadena de los hospitales y de quien maneja los residuos: “hay que recordar que este tipo de hechos puede ocasionar daños tanto al medio ambiente como a la salud de los ciudadanos”, aseguró la funcionaria.

En diciembre pasado, la Secretaría de Ambiente anunció una investigación contra 16 centros hospitalarios de la ciudad, tras el hallazgo de 1.4 toneladas de desechos en un botadero clandestino.

Se presume que al mes, en la capital del país se disponen de alrededor de 916 toneladas de residuos hospitalarios.