Hay que invertir más en transporte

Desde adecuaciones a la infraestructura y la operación de Transmilenio hasta mejoras en la experiencia del usuario fueron las necesidades que se mencionaron.

De izquierda a derecha: Juan Pablo Bocarejo, Darío Hidalgo, Carlos Caballero, María Constanza García y Sergio París. /Gustavo Torrijos - El Espectador

Expertos, candidatos y funcionarios del Distrito hablaron de los problemas del sistema de transporte público, que tanto aquejan la ciudad. Aunque coincidieron en que el próximo alcalde debe invertir gran parte del presupuesto en este aspecto, se concluyó que el reto es buscar nuevas fuentes de financiación. La diferencia estuvo en los proyectos que se deben priorizar. Así comenzaron los debates sobre transporte y movilidad, que promueven la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes y El Espectador.

Juan Pablo Bocarejo, experto en movilidad y transporte, habló de los desafíos del próximo alcalde. El primero es garantizar la sostenibilidad del transporte público, pues los ciudadanos compran cada vez más carros y dejan el sistema de transporte público. E insistió en que es necesario reforzar el sistema Transmilenio (TM).

“Debemos mejorar lo que tenemos. No hay un plan ambicioso para mejorar las troncales, la infraestructura y la operación. Se deben renovar las fases I y II de TM, que han sido rentables para los operadores, y revisar la proyección a 20 años del sistema, pues hay que crear más troncales, con más buses y disminuir la tarifa técnica”, dijo el experto.

Sergio París, gerente de Transmilenio, discrepó de la idea de seguir dividiendo el sistema en fases, pues se debe hablar de un sistema integrado, y añadió que es necesario que se fijen proyectos a largo plazo, para saber “hacia dónde vamos en un futuro. Ya definimos un concepto para Bogotá que hay conservar: modalidad limpia”, afirmó.

El gerente reconoció que uno de los aspectos en los que aún no ha podido despegar Transmilenio es la innovación. Pero, como en todo, esto también necesita financiación, uno de los grandes obstáculos a la hora de optimizar el transporte en Bogotá, según París. Por eso durante la charla insistió en que el Distrito tiene que buscar nuevas formas para financiar proyectos.

En este punto coincidió María Constanza García, secretaria de Movilidad, quien dijo que la financiación de los grandes proyectos de la ciudad ya está en el Plan Nacional de Desarrollo del Gobierno. Añadió que las últimas administraciones han invertido en TM, pero que el presupuesto acordado en el Conpes de 2000, que se firmó para la construcción de 338 kilómetros de vías, ya se usó en la construcción de 112 kilómetros.

García destacó que hay proyectos importantes que empezaron a andar con esta administración: el metro, los dos cables, la troncal por la Boyacá, el mejoramiento de la Caracas y los 19 kilómetros de conexiones entre troncales. Según la secretaria, estos no se pueden mirar sólo como asuntos locales, pues casi todos ellos son programas de la Nación, un aliado indispensable para el desarrollo de Bogotá.

Por ahora la administración de Gustavo Petro espera adjudicar varias obras, como el tren a Facatativá, un hecho importante, pues “la ciudad debe empezar a desarrollarse desde la perspectiva de región”, dijo Sergio París. También espera que a finales del año se cuente con la unificación de tarjetas del SITP, cumplir con la mayor parte del proceso de chatarrización y tener en operación a Egobús y Coobús.

Darío Hidalgo, experto en planeación de transporte, dijo que, a pesar de que todo suena muy bien, hay que volver a la realidad de que no hay dinero y es necesario empezar a priorizar. Recalcó que todos los medios de transporte deben prestar un servicio de calidad y cuestionó si vale la pena invertir todo el capital de Bogotá en el metro, teniendo en cuenta que TM y los buses azules ya tienen muchos problemas y estos serán los medios en los cuales se movilizarán los ciudadanos en los próximos años.

Hidalgo trajo al debate otro tema clave: la experiencia del usuario. Según él, es urgente que el próximo alcalde piense en estrategias para que los ciudadanos se apropien del sistema y se mitiguen problemas como el de los colados. “Preocupa que, según la encuesta ‘Bogotá cómo vamos’, sólo el 15 % de los usuarios considera aceptable el sistema. Esto es increíble, cuando Transmilenio no tiene más de 20 años. Se supone que escoba nueva siempre barre bien, y eso no está pasando”.

Lo que sorprendió en el encuentro fue la ausencia de la mayoría de los aspirantes a la Alcaldía. Sólo asistieron Clara López, del Polo, y Francisco Santos, del Centro Democrático. Por un lado, López afirmó que es necesaria la adaptación del transporte al cambio climático y enfatizó en la necesidad de la construcción del metro: “Nadie discute que TM ha cumplido una gran labor, pero somos ocho millones de habitantes, más dos millones de los territorios aledaños”. La candidata agregó que hay que diseñar propuestas de movilidad acordes a la realidad. Hace una década había 500.000 vehículos y hoy circulan dos millones. “Tenemos que crear estrategias para disminuir los viajes de los particulares”.

Del otro lado, Francisco Santos prefirió preguntar sobre proyectos para las vías como la Séptima y la Boyacá y se dedicó a escuchar lo que recomendaban los expertos.

Aún no está definida la fecha del próximo debate, aunque ya hay temas en la agenda, como el metro. La idea, según el decano de la Escuela de Gobierno, Carlos Caballero, es que “los candidatos a la Alcaldía estén en contexto con los problemas de Bogotá” y así puedan hacer propuestas serias y coherentes con la realidad de los habitantes de la capital del país.