La historia detrás de "Yayita"

A esta mujer, de 28 años, se le señala de robar en casi 300 apartamentos. Su método era conquistar a los celadores de los edificios.

Andrea Johana Torres, de 28 años, fue capturada en su casa, ubicada en la localidad de Rafael Uribe Uribe. / Policía Nacional

Andrea Johana Torres, conocida con el alias Yayita, se volvió famosa en la ciudad en un día, gracias a su belleza física. Pero no porque sea una modelo, sino porque, según la Policía, se convirtió en una de las ladronas más buscada por las autoridades. Esta mujer, de 28 años, aprovechaba sus atributos físicos (rubia, labios gruesos, cuerpo voluptuoso) para seducir a los celadores de los edificios y conjuntos, para luego poder robar en los apartamentos.

Según las autoridades, Yayita es la supuesta responsable de al menos 300 hurtos en viviendas de la capital. Hasta hoy era catalogada como una de las “apartamenteras más escurridizas de la ciudad”, dijo el general Humberto Guatibonza, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Andrea Johana es bogotana y a los cinco años, según fuentes oficiales, fue abandonada por sus padres. Desde ese momento, quien cuidó de ella y de sus dos hermanos fue su abuela. Solo estudió hasta quinto de primaria y a los 17 años inició su recorrido por el mundo del crimen, cometiendo sus primeros hurtos. Como sabía que era una mujer bella, sacó provecho de eso para poder delinquir. Los investigadores aseguraron que, incluso, se ha sometido a varias cirugías plásticas y procedimientos estéticos para mejorar su aspecto, con el único objetivo de tener más éxito.

A pesar de que llevaba casi 10 años delinquiendo, solo en julio pasado las autoridades lograron identificarla. Fue justo después de que la joven ingresó al condominio Altos de los Rosales de Suba, donde en 20 minutos robó en tres apartamentos. En total hurtó objetos avaluados en $80 millones. Gracias a los videos de seguridad y su huella dactilar, la Policía empezó a rastrear sus movimientos.

Dentro de las evidencias recolectadas se encuentran interceptaciones telefónicas. En una de ellas expresaba su preocupación por la presencia de personas cerca de uno de los apartamentos que justo en ese momento estaba robando. Con las grabaciones, los investigadores también se dieron cuenta de que la joven acababa de terminar un noviazgo de seis años con otro apartamentero y que en marzo viajaría a Alemania. Antes de ser capturada, estaba vendiendo sus pertenencias, como joyas, cuadros y una motocicleta, para cubrir los gastos de su viaje. De hecho, dijeron las autoridades, contactó a algunos delincuentes que le iban a falsificar sus papeles para que nadie descubriera su pasado judicial.

Y es que su modus operandi era el mismo: luego de establecer el sitio de su próximo golpe, la mujer frecuentaba el lugar y comenzaba a hablarles a los guardas de seguridad. Con el tiempo se ganaba su confianza, hasta que ellos le permitían el ingreso a los edificios o conjuntos. En cuestión de minutos, violentaba las cerraduras y cogía rápidamente pequeños objetos de valor, como aparatos electrónicos y joyas, y el dinero en efectivo que encontraba.

Según los detectives, alias Yayita es una experta en el hurto. Aunque es joven, ya tiene 13 anotaciones con la Policía, dos órdenes de captura vigentes y dos entradas a la cárcel por hurto agravado y concierto para delinquir: una en El Buen Pastor y otra en la Distrital, donde fue coronada como la reina del centro de reclusión en 2012.

La mujer vivía en un apartamento en el barrio San Jorge, en la localidad Rafael Uribe Uribe, en compañía de su hermana. El investigador del caso contó que gracias a una foto que Andrea subió a su Facebook, ellos pudieron identificar su ubicación exacta, donde fue detenida por las autoridades, quienes aseguraron que la mujer no aceptó los cargos.

No es la única

Lo preocupante es que ella es solo una de las “yayitas”, un grupo de bellas mujeres que se dedican también a robar apartamentos y que fueron bautizadas con el nombre de un personaje de la famosa historieta de Condorito. Se supone que Andrea Johana es la líder y la cuarta capturada de esta banda. Pero aún faltan otras dos personas, a quienes las autoridades ya tienen en la mira. Las mujeres de este grupo cambiaban constantemente de papeles. Unas distraían a los vigilantes y otras entraban. Según la Policía, este es un duro golpe para los apartamenteros, que desde hace buen tiempo tenían azotados, sobre todo, a los habitantes del norte de la ciudad.

Esta historia sale en medio de un difícil momento en materia de seguridad que atraviesa la capital del país. De acuerdo con las cifras del Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacs), en 2014 se registraron 4.792 robos en residencias, casi 400 más que los que se registraron en 2013. Es decir, hubo un incremento cercano al 10% en un delito bastante sensible para los ciudadanos.

Frente al incremento de este y otros indicadores de seguridad, el pasado lunes hubo un consejo de seguridad en el que, según uno de los asistentes a la reunión, el alcalde Gustavo Petro cuestionó fuertemente la gestión de la Secretaría de Gobierno y de la Policía. Sin embargo, esta última entidad se defendió y aseguró que el gran problema está en que sí existen resultados, pero parte del problema está en la administración de justicia, que deja en libertad a casi el 80% de los detenidos.

El Distrito programó una nueva reunión para el próximo lunes, donde se presentarán nuevas estrategias para implementar en 2015 y evitar nuevos aumentos en los índices de seguridad como los del año pasado.