Este hombre asegura que fue poseído tras leer libros satánicos en Bogotá