IDU mete en cintura a contratistas

La mayoría de las multas se debe al incumplimiento del cronograma, de la entrega de informes finales, del manejo de anticipos y de los planes de manejo ambiental.

Archivo

En la capital del país es usual escuchar que un contratista incumplió con el tiempo para entregar su obra o que hubo un mal manejo de los anticipos. Estos hechos provocan que los proyectos que durarían unos meses se lleguen a extender a años, lo que genera en varias ocasiones la congestión vehicular. Es por esto que la Administración decidió meter en cintura a todos los contratistas que incumplan los acuerdos de los convenios. 

 
Según las cifras del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), en 2014 hubo un incremento en el número de sanciones. De cinco amonestaciones que se imponían entre 2009 y 2011, se pasó a 23 entre el 2012 y el 2014. “Esta administración puso en cintura a los contratistas en Bogotá. Durante el 2014 se abrieron 87 procesos sancionatorios (cifra histórica), se cerraron 46 por cumplimiento del contratista, 25 están en trámite para cerrar la investigación o multar, y se sancionaron 16 por incumplimientos”, aseguró el ingeniero William Camargo, director general del IDU.
 
Esas 16 penalidades representan más de $7.300 millones en multas que tendrán que pagar estos contratistas por incumplir con sus obligaciones. Para Camargo, el incremento de los procesos sancionatorios se debe a que el Distrito ha sido riguroso en el control y la vigilancia en la ejecución de los contratos de acuerdo a los ciclos de los proyectos. 
 
Otro de los motivos por los que hay más sanciones es que la Administración mejoró el tiempo para cerrar los procesos de incumplimiento. En 2011, la entidad podía demorar hasta un año para castigar a un contratista. En cambio, en 2014 se redujo a dos meses. Un caso de los sancionados es la Unión Temporal Vías Localidades e interventorías, que tenía en sus manos las obras de mantenimiento de la malla vial arterial e intermedia en las localidades Santa Fe, Candelaria y San Cristóbal. La multa fue de $2.409 millones. 
 
Otro de los interventores sancionados fue la firma que debía realizar las obras de adecuación de la calle 26 y la carrera Décima al sistema Transmilenio en los tramos del grupo 2 –tramo 2, comprendido entre las calles 30 a sur y calle 3, y el tramo 3 comprendido entre calles 3 y 7, entre otras. La sanción fue de $1.823 millones. 
 
Dentro de los que están en proceso sancionatorio este año se encuentra el Consorcio Fawcett-Assignia con la supervisión del Consorcio Interventoría Estaciones, encargado de la ampliación de la Autopista Norte. Según el IDU, los trabajos tienen un atraso del 44 por ciento en su ejecución. Este contratista, por ejemplo, tiene $10.700 millones y cuenta con un plazo de 11 meses. Pero todo parece indicar que no cumplirá con lo pactado con el Distrito. 
 
También, de acuerdo con la información de la entidad, hay contratistas con 10 procesos sancionatorios cerrados, en trámite o con sanciones en firme por incumplimiento en las auditorias de los estudios y diseños de los nuevos puentes peatonales del sistema TransMilenio y la construcción de vías locales en la localidad de Usme.
 
Las causas de las amonestaciones, según el director del IDU son el incumplimiento en cronogramas de las obras, entrega de informes finales, planes de manejo de tráfico, manejo de anticipos, falta de demarcación y planes de manejo ambiental, entre otros. 
Temas relacionados
últimas noticias