Reparación no deberá sobrepasar los $14.000 millones

IDU, a pagar por invadir con Transmilenio un corredor férreo

Por haber construido parte de la troncal de la NQS sin tener en cuenta la preservación de los tramos ferroviarios, el Consejo de Estado condenó al Distrito.

Por los daños causados con la ocupación del Corredor Férreo del Sur, el Consejo de Estado declaró responsable al IDU. / Archivo - El Espectador

Cuando el Distrito contempla de nuevo la idea de construir troncales de Transmilenio por algunos corredores férreos, una sentencia del Consejo de Estado lo obliga a pensarlo dos veces o, al menos, a no cometer los errores que hoy lo tienen al borde de pagar una multimillonaria indemnización a Ferrovías.

El caso específico tiene que ver con la construcción de la troncal por la avenida NQS, que hoy le pasa a la administración una cuenta de cobro, pendiente desde el 15 de abril de 2006, cuando le entregó la obra a la ciudad. La troncal, que se empezó a diseñar a mediados de los 90, estableció su trazado pasando por encima del antiguo Corredor Férreo del Sur, propiedad de la Empresa Colombiana de Vías Férreas (Ferrovías), la cual tenía la tarea de modernizar y expandir la malla férrea del país y la ciudad.

Al conocer este dato, la administración inicialmente le pidió a Ferrovías que le cediera una franja de terreno de 42.000 metros cuadrados (casi siete canchas de fútbol), denominado el "Corredor Férreo del Sur", ubicado entre la Escuela de Policía General Santander y el cementerio de El Apogeo, pero nunca llegaron a un acuerdo.

Aun así, según la demanda, el IDU comenzó en 2002 la construcción de la troncal sin tener en cuenta la negativa de Ferrovías, sin contemplar la preservación de los corredores ferroviarios ni pagar una compensación, lo que fue motivo de un pleito que llegó a los estrados judiciales. Hoy, más de una década después y tras resolver un recurso de apelación, el Consejo de Estado declaró responsable al IDU y lo condenó a pagar el daño emergente causado a la empresa férrea.

Aunque en el fallo de primera instancia, emitido en julio de 2009, el IDU fue condenado a pagar alrededor de $14.000 millones por concepto de perjuicios, en la sentencia del Consejo de Estado se fija una condena “en abstracto”. Eso quiere decir que no se fijó un monto concreto, ante la imposibilidad de tasar la indemnización, pese a que, según un estudio realizado por peritos, se indicó que para entonces el valor del metro cuadrado oscilaba entre $250.000 y $350.000 (según Catastro, hoy cuesta alrededor de $450.000).

Lo que sí precisa el alto tribunal es que el valor equivalente a la reparación no debe superar el monto de la condena inicial. De esos valores, además, se deducirá la plusvalía por la realización de las obras, salvo que las contribuciones hayan sido pagadas. La sala finalmente ordenará la inscripción de la sentencia en el folio de matrícula inmobiliaria, “en aras de establecer que el Corredor Férreo ahora es propiedad del Instituto de Desarrollo Urbano”.

En su respuesta durante el proceso, el IDU insistió en que Ferrovías, hoy en liquidación, no acreditó ser propietaria de los terrenos sobre los cuales se alegó la ocupación y que ese corredor férreo fue otorgado en concesión a otra empresa en 1999. A su juicio, a esa compañía le correspondía autorizar la ocupación para la construcción de la troncal del Transmilenio en la NQS. Además precisó que la desaparición de ese tramo ferroviario no ocurrió por la construcción del sistema de transporte, sino por otras obras previas.

Sin embargo, el Consejo de Estado logró probar la responsabilidad del IDU tras considerar que Ferrovías no sólo expresó su inconformidad con esa construcción, sino que nunca accedió a sus solicitudes. Sobre la condena a indemnizar a Ferrovías, el IDU se abstuvo de emitir un pronunciamiento debido a que recientemente fue notificado.

Este fallo sienta un precedente sobre el costo que puede implicar el uso de los corredores férreos. En marzo se suscitó un debate por el interés del Distrito de usar estos tramos para poner buses eléctricos o troncales de TM. En ese momento, Invías frenó la propuesta en seco al advertir que la red férrea no le pertenece y no puede hacer planes sobre su futuro.

***
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook:

 

 

últimas noticias