IDU pone tatequieto a prórrogas y adiciones a contratos de obra

El Distrito advirtió que aquellos contratistas que busquen prórrogas deberán demostrar, con cronograma en mano, su necesidad y pertinencia.

IDU

La Administración Distrital, en cabeza del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) anunció este viernes un ‘tatequieto’ a las prórrogas y adiciones que se venían adelantando a contratos de todo tipo de obras en Bogotá.

De acuerdo con la directora de esa entidad, Yaneth Mantilla, aquellos contratistas que busquen prórrogas deberán demostrar, con cronograma en mano, la necesidad y pertinencia de modificar los contratos, especialmente los relacionados con la malla vial.

“Yo creo que ese es el desangre que hay en este tipo de proyectos: que se dice una cosa o se contrata otra. Son lecciones aprendidas, por lo que estoy los asjustes y no voy a dar prorrogas si no se necesita y mucho menos adiciones: tendrán que demostrarlo con lujo de detalles”, aseguró la funcionaria.

La advertencia de Mantilla no es de poca monta, ya que de la inversión que propone la Administración Distrital para los próximos cuatro años, casi la mitad se destinará a mejorar el sector de movilidad, del cual es altamente responsable el IDU como desarrollador de proyectos urbanos para mejorar las condiciones de ese frente.

Y es que al alcalde Enrique Peñalosa, de cumplir las propuestas que fijó en su Plan de Desarrollo, posiblemente lo recordarán por una administración en la que Bogotá estuvo, gracias a las numerosas obras civiles, “en obra negra”. (Lea: Peñalosa: “$49 de cada $100 serán para movilidad”)

Las cifras evidencian un ambicioso plan de gobierno que costará casi $90 billones. Y aunque supera ampliamente la propuesta de su antecesor en materia presupuestal, todo tiene una razón: esta será una alcaldía que venderá activos como la ETB y tendrá las puertas bien abiertas al capital de las empresas privadas a través de las Alianzas Público-Privadas (APP).

El sector privado tendrá un amplio campo de acción. Al revisar sector por sector, como plantea Peñalosa invertir el multimillonario presupuesto, hay un dato llamativo: de los $90 billones, la mitad se destinará a mejorar la movilidad de la ciudad. (Lea: Peñalosa busca $9,5 billones para ampliar vías de entrada y salida de Bogotá)

El documento plantea ampliar la red de Transmilenio de 113 a 170 kilómetros, con la construcción de troncales por las avenidas Ciudad de Cali (entre la avenida Bosa y la calle 170) y la calle 100 (de la carrera séptima a la avenida Suba), que cataloga como obras prioritarias.

A esto se suma el objetivo de mejorar o extender otras, como la calle 80 hasta la salida de Bogotá, y la calle 26 hasta el aeropuerto El Dorado; construir nuevas avenidas y ciclorrutas, y mejorar intersecciones, accesos a la ciudad y algunas vías locales. Este menú de propuestas estará a cargo del IDU y de Transmilenio, que tendrán gran parte del presupuesto.

Temas relacionados