IDU y consorcios involucrados en adecuaciones a vías de TM, condenados por uso de material no apto

El juzgado 40 administrativo de Bogotá determinó que se deben hacer nuevos estudios y entregar mensualmente un informe sobre el estado de los corredores afectados, que pertenecen a la troncal de la Avenida Caracas y de la Autopista Norte.

Alcaldía de Bogotá

Como respuesta a una acción popular interpuesta por un ciudadano, el juzgado 40 Administrativo de Bogotá condenó al Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) y a los consorcios e interventores que hicieron parte de las obras de adecuación de las vías de Transmilenio por las troncales de la Avenida Caracas y de la Autopista Norte, al evidenciar que el material utilizado para dicho fin (relleno fluido), no era apto para soportar las condiciones a las que se someten los corredores por el flujo vehicular. 

>>>Lea: De las losas de Transmilenio a ampliar la Autonorte

Los argumentos para tomar la decisión de la condena se expusieron en un documento en el que se responabiliza al IDU por las omisiones de los diferentes contratistas que no señalaron las consecuencias de su uso. Aunque todavía está por determinarse el valor monetario que se deberá pagar a la ciudad por esta situación, el juzgado determinó que se violaron los derechos al patrimonio público y la moralidad administrativa por parte del IDU, Consorcio Integral S.A.;Silva Carreño & Asociados .A.; Silva Fajardo Y CIA. LTDA; el Consorcio Ingetec-Piv-La Vialidad, el Consorcio Castro Tcherassi S.A. Equipo Universal S.A. y la sociedad Construcciobnes Civiles - Conciviles S.A. 

En el caso de la troncal de la Caracas, se evidenció que los estudios de una de las compañías (Steer Davies & Gleave) establecían que en caso de que se presentaran daños o deformaciones en la vía, se efectuarán los arreglos mediante una combinación de fresado y bache. Mientras que el uso de relleno fluido se utilizaría para la adecuación de los paraderos, pero no de los carriles de Transmilenio.

Sin embargo, el IDU determinó que para la nivelación de partes de la vía que presenten ondulaciones grandes se podía utilizar el relleno fluido, generando que las losas se debilitaran y presentaran falencias en los controles de calidad. 

“En consecuencia, desde la etapa precontractual se evidenciaron inconsistencias en cabeza del IDU, al cambiar los diseños originales planteados por SD&G; así como una actitud indiferente de los proponentes para analizar los soportes de la contratación con el fin de avizorar los errores de la administración”, determinó el juzgado.

>>>Lea: Se varó uno de los nuevos buses de Transmilenio en la localidad de Suba

A pesar de la coyuntura, la discusión por los estudios para el arreglo de las losas de Transmilenio es un asunto de vieja data. Todo se remonta a finales de los 90, cuando la primera administración de Enrique Peñalosa sacó adelante el proyecto para poner a rodar Transmilenio. Se adjudicaron contratos para construir las troncales de la Calle 80, Autopista Norte y la Avenida Caracas.

Los diseños originales tenían especificaciones precisas en el material que debía usarse y su resistencia. Sin embargo, en el momento de adelantar los trabajos se hicieron modificaciones –entre las cuales se usó relleno fluido de menor resistencia– que terminaron por afectar la calidad y duración de la vía. Aunque las obras estaban previstas para durar al menos veinte años, las losas de la primera fase de Transmilenio se empezaron a quebrar al año. El descalabro llevó a todos los entes de control a investigar a los responsables de las obras.

>>>Lea: Ya está en funcionamiento el puente vehicular de la calle 183 con autopista Norte en Bogotá

La Fiscalía vinculó a sus investigaciones a varios funcionarios del IDU, a todos los contratistas y a todos los interventores. Sin embargo, el único proceso que avanzó fue por las fallas en las obras de la Autonorte, que terminó en la única condena por el caso de las losas. El fallo también incluía una multa por $108.000 millones, que debían ser consignados al IDU. En esa cifra se tasó el daño que tuvo que pagar la ciudad por cuenta de las losas de Transmilenio.

Ahora, en el caso específico de la Autonorte, el juez aseguró que se construyeron los carriles de Transmilenio por el sector de Héroes sin diseños de drenaje y no se tuvieron en cuenta los riesgos que podría enfrentar la estabilidad y seguridad de los procedimientos.

“El IDU eliminó la posibilidad de complementar los diseños, y solo cuando las fallas eran evidentes, procedió a realizar el contrato con el consorcio Obras Públicas para hacerlo. Es decir, el IDU no solo pasó por encima de los diseños de SD&G, sino que al determinar en los pliegos que el contratista debía complementarlos, de forma inexplicable eliminó esta obligación. Como consecuencia de ello, la Autopista Norte se construyó sin diseños de drenaje” determinó el juzgado.

Por último se concluyó que, "las pruebas muestran que el IDU no solo se equivocó desde la etapa de los pliegos de condiciones, cuando cambio la resistencia del relleno fluido a 30 kg/cm2 y desconoció que este material sería utilizado únicamente para bermas y ampliación de bermas, según lo contempló SD&G, sino que al no especificar en el pliego el uso del RF57 permitió que el constructor y el interventor interpretarán de forma errada los diseños de SD&G, utilizando como material de nivelación en carriles mixtos y de Transmilenio en resistencia de 30 kg/cm2 , lo que contribuyó a los daños prematuros presentados en las losas de Transmilenio de la Autopista Norte”.

Entre las órdenes del juez frente a la situación, está que el IDU debe realizar unos nuevos estudios y entregar mensualmente un informe sobre el estado de los corredores.

*  *  * 
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

866694

2019-06-18T22:11:55-05:00

article

2019-06-18T22:38:59-05:00

mvalencia_259351

none

-Redacción Bogotá - [email protected]

Bogotá

IDU y consorcios involucrados en adecuaciones a vías de TM, condenados por uso de material no apto

99

6996

7095