Inauguran primera aula de clases iluminada con energía solar

Se trata del laboratorio de química del colegio distrital Benjamín Herrera.

Tomada de Bogota.gov.co

El laboratorio de Química del colegio Distrital Benjamín Herrera es la única aula especializada en el Distrito iluminada totalmente con energía solar.

Este plantel educativo se convierte así en la única institución del Distrito en contar con una fuente de energía solar de última tecnología funcionando en sus aulas, brindándole un ahorro cercano a los 2 millones de pesos anuales en gastos por iluminación, gracias a este panel que tiene una vida útil de 30 años, y a los bombillos que tienen una duración cercana a las 50 mil horas.

Cuando el profesor Leonardo Quintero llegó al colegio Benjamín Herrera de la localidad de Puente Aranda hace 3 años, inició el proyecto escolar 'Ecosolar’, una ambiciosa idea que proyectaba iluminar parte del colegio usando energías limpias.

La convocatoria para realizar este proyecto fue atendida por 20 estudiantes, quienes decidieron convertirse en unos investigadores de las distintas formas de generación de energía y concluyeron que apostarle a la energía solar era la mejor opción, por ser económica, portátil, de fácil instalación, y una de las más adecuadas para poner en marcha en Bogotá.

En 2011 el grupo de ‘Ecosolar’ participó con esta iniciativa en Expociencias y, posteriormente, presentaron la idea a las directivas del colegio quienes no dudaron en apoyar el proyecto con la compra de un panel de última tecnología, con el que se iluminaría el laboratorio de química de la institución.

Este trabajo dio como resultado un nuevo sistema de iluminación, que gracias al panel de seleniuro de cobre, indio, galio y sulfuro de cadmio, único de este tipo en Bogotá, brinda energía a nueve bombillos led, que pueden estar encendidos durante 12 horas y que proporcionan energía lumínica al laboratorio de química del colegio Benjamín Herrera.

“Los demás chicos vienen a la clase normal y se emocionan cuando uno enciende el alumbrado, entonces ellos se sienten orgullosos, para mí también es motivo de satisfacción ver a los niños orgullosos y saber que cuidan la instalación, eso es gratificante y los motiva a seguir trabajando”, señaló Quintero.