Incierto futuro de El Campín

Revitalizar esta zona deportiva depende de una nueva alianza público-privada. En 18 meses, máximo, estarían listos los diseños.

Aún no hay certeza sobre lo que pasará con el coliseo El Campín, que presenta serios deterioros. / Archivo - El Espectador
Aún no hay certeza sobre lo que pasará con el coliseo El Campín, que presenta serios deterioros. / Archivo - El Espectador

El futuro de la Unidad Deportiva El Campín continúa en el terreno de lo incierto. Hace un año el Distrito anunció que se estaba estudiando la propuesta de la constructora Ospinas S.A. para revitalizar la zona. Esta alianza público-privada (APP) dio origen a diferentes especulaciones: que se demolerían los escenarios deportivos, que se construiría un estadio multipropósito y que se crearía una plaza de eventos masivos, un centro de convenciones, un hotel y un centro comercial. Pese a las expectativas que generó, la APP se cayó y ahora la firma Cuéllar Serrano Gómez S.A. será la encargada de renovar la zona.

El retraso en la remodelación de la Unidad Deportiva El Campín se debería al incumplimiento por parte de Ospinas S.A. de la normativa establecida para las alianzas público-privadas: “Para hacer una alianza de este tipo se requiere que lo que se construya o se edifique no sea comerciable o comercializado. La oficina jurídica de la Alcaldía no la aceptó”, señala Clarissa Ruiz, secretaria de Cultura.

Fue entonces cuando la firma Cuéllar Serrano Gómez S.A. presentó el proyecto para construir un “centro especializado pedagógico y social de deporte, recreación y cultura en la Unidad Deportiva El Campín”. Según Ruiz, “el 22 de abril la mesa intersectorial del Distrito dio todo los avales para esta APP. Entonces entramos en la etapa de factibilidad del proyecto, que puede durar hasta 18 meses. Existen unas herramientas de planeación que están perfilando el proyecto: el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y el Plan de Regularización y Manejo. Tiene que haber un cuidado ambiental y el proyecto debe articularse al Sistema Integrado de Transporte Público”.

En la Junta Administradora Local (JAL) de Teusaquillo existe un sentimiento de incertidumbre por la nueva APP con Cuéllar Serrano Gómez S.A.: “Se están haciendo planes sin que se tenga en cuenta a la ciudadanía. Ni la propuesta de Ospinas, ni esta nueva alianza ha tenido voz la ciudadanía. El año pasado invité a Ospinas S.A. para que presentaran su proyecto y no vinieron. No sabemos todavía si el capital inversionista va a tomarse los espacios y si la población tradicional va a ser desplazada por el encarecimiento del suelo”, asegura Marta Triana, presidenta de la JAL de Teusaquillo y del Consejo Territorial de Planeación. .

El desconocimiento de la propuesta en detalle tiene que ver con los “compromisos de confidencialidad entre el Distrito y Cuéllar Serrano Gómez S.A.”. Según la secretaria de Cultura, “luego de la etapa de factibilidad habrá una etapa de consulta con la comunidad”. De lo que Ruiz está segura es de que “el proyecto deberá optimizar toda la herramienta del POT, sacarle su mayor uso financiero sin vender nada del lote”. Además, es enfática en la necesidad de revitalizar la zona, pues en la actualidad sólo se está utilizando el 25% de las 22 hectáreas que tiene el lugar: “Hay parqueaderos que podrían convertirse en zonas verdes, habrá hitos arquitectónicos. En el coliseo será prioritaria la intervención; mensualmente tiene un artista extranjero.

Aunque no se ha definido si el coliseo El Campín se demolerá o no, Ruiz explica que los proyectos de construcción se ajustarán a las normas de ruido y al Plan de Regularización y Manejo: “Nosotros solo podemos dar directrices porque el proyecto tiene una serie de variables que se están definiendo. Toda construcción debe ajustarse a las normas. La intervención mitigará el ruido. El contratista debe asumir costos y luego ver cómo los recupera”.

Mientras se terminan los estudios de factibilidad (que según Ruiz podrían durar entre 8 y 18 meses), la intervención y la inversión en esta transformación siguen siendo un misterio. “La situación es delicada, porque si se le va a sacar lucro al territorio los habitantes deberían ellos deberían saber lo que está planeado”, dice Triana.

La dilatación de la renovación de la unidad deportiva no es un tema reciente: “Ya son comunes los retrasos en esta administración. Desde que Antonio Navarro era secretario de Gobierno me dijeron que estaba lista la alianza público-privada. La ciudad no puede seguir aplazando la construcción de un escenario multipropósito”, dice Antonio Sanguino, concejal del Partido Verde.

Por otro lado, el concejal Diego García, del partido Progresistas, asegura en el proyecto de transformación deben “primar la bioconstrucción y los diseños acordes a la protección de la estructura ecológica. En la zona del estadio el Campín es necesario reducir el concreto y evitar que la ciudad se endurezca . Si se generan altas edificaciones se crean islas de calor que, junto con los contaminantes, pueden terminar creando una zona de riesgo ambiental. Es un reto urbanístico para la firma de la nueva APP”.

En relación al interrogante que plantea el concejal García, la secretaria de Cultura dice que la nueva propuesta, al revitalizar la zona, incluye el rescate de las fuentes de agua en el sector: el río Arzobispo y el canal de Las Delicias.

Hace un año, cuando estaba vigente la propuesta de Ospinas S.A., se tenía previsto que la renovación estuviera lista para 2015. La nueva obra podría demorarse cinco años más.

[email protected]

@santiagov72