Insisten en pasaje subsidiado para estudiantes bogotanos

Se presentó de nuevo la propuesta al Concejo Distrital. Tras debatir el tema en el cabildo, por lo menos 10 veces, el concejal Celio Nieves espera que este viernes sí sea aprobada la iniciativa.

/Archivo El Espectador

El concejal Celio Nieves Herrera, de la bancada del Polo Democrático, presentó EN 2008 por primera vez el proyecto de acuerdo “por el cual se establece en el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), una tarifa diferencia para estudiantes del Distrito Capital”. Luego de seis años, aún la iniciativa no ha sido aprobada, aunque sí discutida en el cabildo por lo menos 10 veces.

Este viernes, durante la Comisión de Hacienda que se adelanta en el Concejo, Nieves espera que esta vez sí se apruebe el proyecto y pase a plenaria, para que así “los estudios de niños y jóvenes no se vean afectados por no tener cómo llegar a sus colegios o universidades”. Según el exconcejal Jaime Caicedo, “para una familia de estrato uno, el transporte significa el 16% del total de sus ingresos; para los estratos dos y tres, el 13% y 12%, respectivamente, mientras que para una de estrato 6 representa tan solo el 6%.

El acuerdo pretende cubrir a todos los estudiantes de preescolar, básica primaria, bachillerato y universidad de instituciones públicas y privadas del Distrito. Para acceder al beneficio, ellos deberán cumplir con requisitos mínimos: pertenecer a estos estratos, vivir a más de un kilómetro del establecimiento educativo y no tener más de 25 años. Según el concejal, “esto garantizaría un mayor acceso de los menores a la educación y la continuidad de los mismos. Porque para algunos el pago del transporte es mínimo y fácil, pero para otros no”.

La meta principal es institucionalizar la tarifa diferencial en el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), -lo cual incluiría también a los buses de Transmilenio-, y que inicialmente funcionaría en los articulados de ese sistema. Pero en el futuro, según dijo Nieves en diálogo con El Espectador, uno de los objetivos sería cubrir el cable aéreo y el metro de la Capital. “Bogotá se beneficiaría, porque se mejorarían las condiciones económicas de la ciudad y se fomentaría la continuidad de los estudiantes que han perdido opciones de educativas e inversiones”, agregó el cabildante.

El documento dice que no se pondrá en riesgo la estabilidad financiera del sistema, pues estaría dentro del presupuesto general de la administración de Bogotá, que ronda los $15 billones y de los cuales se invertirían alrededor de $65.000 millones para la tarifa diferencial. Afirmó el concejal que la iniciativa no se aprobó, porque en primer lugar no había suficiente voluntad del Gobierno. No obstante, tiene la esperanza de que lo apoyen o, de lo contrario, lo seguirá trabajando por su idea.

De ser avalado el proyecto, se prevé que un estudiante pueda pagar hasta un 50% menos del costo de un pasaje a partir de enero o febrero del próximo año, cuando inicien nuevamente las actividades académicas y luego de los respectivos estudios técnicos.

Algunos ejemplos para Bogotá

Estas han sido algunas experiencias similares en Colombia y el mundo, que han resultado exitosas a la hora de incorporar tarifas diferenciales para la población estudiantil:

- En varias ciudades de Europa, los estudiantes cuentan con descuentos en el valor del tiquete en diversos medios de transporte como el bus, el tren y el metro.

- En Chile, mediante una ley, se destinaron $8.000 millones de pesos para igualar la tarifa que pagan los estudiantes con el sistema Transantiago, es decir, el 33% de la tarifa habitual. Pues los estudiantes en otros sitios de esa nación eran subsidiados con el 50%.

• En Venezuela, los estudiantes tanto del sector público como del privado tienen un beneficio del 70% en zonas urbanas y del 60% en zonas extraurbanas.
• Hay casos más próximos. En Medellín, existe el ‘tiquete estudiantil’ para niños y jóvenes de instituciones públicas, que consta del 50% de descuento de descuento.

 

[email protected]

@tatianamolinav