Intervención en la Zona G aún no convence a los vecinos

Critican que la Alcaldía de Chapinero insista en peatonalización, así sea temporal, y que se invierta el 60% del presupuesto para arreglo de vías de la localidad.

Zona G de Bogotá. /Archivo

Las obras que la Alcaldía de Chapinero comenzará en dos calles de la Zona G para hacer una intervención integral aún no convencen a los vecinos del sector ni a varios ediles de la localidad, que consideran que en realidad lo que la administración local quiere hacer es una peatonalización.

En octubre la Alcaldía de Chapinero dijo que ya no haría una peatonalización como tal en la Zona G, luego de las discusiones con los residentes del sector, y que en cambio haría una intervención integral con la idea de mejorar el espacio público, entre otros aspectos. Así que en el presupuesto de 2015 para la localidad la administración asignó $3.600 millones para hacer esta intervención en la calle 69A y la carrera 6.

Parte de la intervención propuesta consiste en adoquinar la calle y poner bolardos eléctricos, con la intención de que los maneje la comunidad y que hagan el cerramiento de la vía cuando quieran. "Por lo tanto, en la práctica, es una peatonalización", dice la edil Angélica Marín, quien ha hecho seguimiento al proyecto desde sus inicios y criticó en su momento que se quisiera favorecer a algunos de los restaurantes de la zona. Un hecho que negó el alcalde Mauricio Jaramillo.

Para Marín, este proyecto es preocupante entre otras razones porque los $3.600 millones que se usarán para intervenir una calle y media representan el 60% del porcentaje del presupuesto para arreglo de las vías en la localidad.

Los vecinos que han estado atentos al proyecto de peatonalización, transformado en intervención, dijeron a este diario que la comunidad se ha opuesto de manera insistente a la intervención ante todas las instituciones y medios de comunicación (Personería, Contraloría, JAL de Chapinero, Secretaría de Planeación, Secretaria de Movilidad e Instituto de Patrimonio). "Jaramillo sigue impulsando una intervención que desconoce por completo la participación ciudadana y destina los recursos públicos en beneficio de unos pocos establecimientos de comercio en lugar de ser utilizados para el beneficio común".

La Alcaldía de Chapinero ha dicho respecto al tema que los diseños involucran el tráfico vehicular dada la viabilidad de un uso peatonal temporal avalado por la Secretaría Distrital de Movilidad en los años 2013 y 2014, de ahí que la comunidad contará con todos los insumos y elementos necesarios para analizar si es o no pertinente implementar dicha peatonalización. "Confiamos en la comunidad y en el diálogo constructivo, por lo tanto esperamos que este proyecto integral sea el ejemplo de un ejercicio exitoso de renovación urbana que permita darle solución a las necesidades de los vecinos y se consolide un nuevo espacio para uso y disfrute de los ciudadanos", dijo el alcalde local, Mauricio Jaramillo.

Los vecinos dijeron que consideran "desafortunado que el Alcalde Local no se articule con otras entidades Distritales y que no atienda como funcionario público las audiencias citadas por las entidades de control que ya han abierto procesos disciplinarios en su contra. A pesar de la ausencia injustificada de Jaramillo en las audiencias, la Comunidad mantuvo su oposición a cualquier proyecto de peatonalización temporal o permanente". Según ellos, su oposición se debe a que el proyecto puede agudizar los problemas por el uso indebido del suelo (como los restaurantes que en realidad funcionan como bares), la invasión de espacio público, el mal manejo de las basuras, los problemas de movilidad y la inseguridad. Dicen también que adoquinar, iluminar y fijar bolardos eléctricos en dos calles no soluciona las problemáticas denunciadas y desconoce que la Zona G es un territorio más amplio.

La Alcaldía aseguró que abrirá una licitación en el primer semestre de 2015 con el fin de adelantar la intervención arquitectónica de la zona. Se espera que esta obra, cuya ejecución durará un tiempo estimado de 5 meses, se entregue este mismo año. De momento la comunidad pedirá a la Procuraduría que investigue disciplinariamente a Jaramillo por este proceso.

Temas relacionados