"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 11 horas

“Inversión en hospitales públicos está en cuidados intensivos”

Así lo determinó la Contraloría de Bogotá.

Archivo

El 87% de las obras contempladas en el decreto 318 de 2006, dentro del Plan Maestro de Equipamiento en Salud para mejorar la infraestructura de los hospitales, “está en veremos”, así lo determinó la Contraloría de Bogotá luego de adelantar procesos de auditoría al sector.

La actual Administración Distrital recibió 15 obras terminadas, 6 en ejecución parcial y 15 en estudios, de las 127 que establece construir dicho Plan Maestro hasta el año 2019.

En su Plan de Desarrollo, por medio del proyecto Modernización e Infraestructura de la Salud, la Administración se comprometió a actualizar el 100% de las obras. “A seis meses de finalizar el período constitucional de la actual administración, solo ha ejecutado una obra con recursos del cuatrienio: la Unidad Primaria de Atención (UPA) de Usaquén, existe otra más en ejecución y se adelantan estudios en tres obras más”.

Para el contralor de Bogotá, Diego Ardila Medina, es prácticamente imposible ponerse al día en menos de seis meses con los compromisos adquiridos, pues existen 86 proyectos que no tienen ningún adelanto y que corresponden, en su mayoría, a Unidades Básicas de Atención (UBA), Unidades Primarias de Atención en Salud (UPA) y Centros de Atención Medica Integral (CAMI), centros diseñados para facilitar el acceso a la salud de la población.

El Plan Maestro de Equipamiento contemplaba inversiones por $380 mil millones, hoy las cifras de ejecución ascienden a $244 mil millones, es decir, se ha invertido el 64% de los recursos y las obras apenas registran un avance del 13%.

Preocupa además al jefe del ente de control, que disponiendo de los recursos necesarios: $49.839.915.528 en bancos; $28.055.682.267 en Bancos de las ESE y $21.749.404.000 en Tesorería, para hacer realidad estos proyectos, la Administración Distrital no los haya ejecutado y hoy la ciudadanía bogotana cuente prácticamente con la misma capacidad en términos de infraestructura que hace diez años, lo que genera una prestación de servicio deficiente a los usuarios.