‘Jalón de orejas’ al Distrito por no regular uso del mobiliario para fijar afiches y carteles

La Personería advirtió que las Secretarías de Planeación y de Ambiente no han reglamentado la instalación y uso de mobiliario urbano, lo que ha derivado en contaminación visual y “anarquía en el espacio público”.

Alcaldía de Bogotá - Referencia

La Personería de Bogotá reveló este martes que dio inicio a una averiguación disciplinaria contra la administración distrital por no regular las condiciones del uso e instalación de mobiliario para fijar afiches y carteles en la ciudad. De acuerdo con el organismo, se trata de un pendiente que se remonta a hace 18 años, cuando fue expedido un decreto que fijaba los parámetros para su implementación.

En opinión del ente de control, pasaron seis administraciones y ocho alcaldes, y aún falta regulación. Por cuenta de esta situación, advierte la Personería, se agrava la contaminación visual y se contribuye a la “anarquía en el espacio público”.

El organismo señala que, dada la falta de regulación, los denominados ‘pegoteros’ se han visto obligados a desarrollar su trabajo en la ilegalidad. En ese sentido, llama la atención por la “falta de coordinación interinstitucional” para regular el tema.

“De acuerdo con los artículos 23 y 30 del Decreto, las Secretarías de Planeación y Ambiente deben establecer las condiciones generales para la ubicación y adecuación del mobiliario, así como la regulación y supervisión de su uso (…) Los responsables de esta demora, violaron los principios que rigen la función pública, de celeridad, moralidad, eficiencia, y transparencia”, sostuvo la Personería.

Ante la ausencia de regulación, el organismo indica que se estaría configurando un presunto detrimento patrimonial por parte de la Secretaría de Ambiente, dado que habría desestimado un informe, cuyo costo supera los $74 millones, el cual tenía por objeto establecer las directrices de regulación para la instalación y uso de este inmobiliario. “A pesar de haber sido recibido a satisfacción, no fue utilizado”, agrega la Personería.

El ente de control trata de establecer quiénes son los responsables de este retraso y el posible detrimento patrimonial al no utilizar los estudios realizados para regular la instalación del mobiliario.