Jardines infantiles, sin licencia de construcción

Concejal Juan Carlos Flórez denuncia que contratos para construir jardines infantiles en contenedores se adjudicaron a empresas sin experiencia en equipamentos educativos. Además, que ya hay deterioro en algunas estructuras.

Cortesía
La construcción de jardines infantiles en contenedores, estrategia que adelanta la secretaría de Integración Social, fue cuestionada por el concejal Juan Carlos Flórez. Tras un seguimiento de ocho meses al programa, el cabildante denunció que la secretaria adjudicó contratos por casi $25.000 millones, para instalar 54 jardines provisionales en contenedores, a empresas con experiencia en proveer obras para el sector petrolero, energético y militar, pero sin experiencia en infraestructura educativa contratos. 
 
Así lo descubrió al analizar los documentos del mayor contratista para este tipo de obras. Se trata de la empresa Equipos y Soluciones Logísticas S.A.S, a la que le adjudicaron cuatro contratos por $19.500 millones para instalar 42 estructuras. Esta empresa, dedicada a la comercialización de equipos y a la construcción de edificaciones, ha tenido gran parte de su experiencia con sectores diferentes al de infraestructura educativa. 
 
Para completar, dice el concejal, en estos procesos se omitió la obligatoriedad de exigir la licencia de construcción. A pesar de que la Curaduría Urbana No. 1 considera que para su instalación es necesario este permiso y que la firma interventora de los contratos solicitó copias de la misma, el Distrito y los contratistas han desatendido este requisito de orden legal y técnico. 
 
“No contar con licencia de construcción implica el incumplimiento de la Ley 400 de 1997, la cual establece que todas las edificaciones que estén destinadas a la habitación u ocupación por seres humanos, deben cumplir con las normas de sismo resistencia. ¿Por qué la administración viola las normas de construcción? ¿Por qué la administración no cumple los mismos requisitos que se le exigen a la ciudadanía? El cumplimiento de las normas de construcción no es una cuestión formal o de papel, éstas existen para garantizar la seguridad nuestros niños y para que no ocurran tragedias; su importancia radica en que protegen la vida”.
 
Finalmente, Flórez agregó que durante el seguimiento, en marzo visitó cuatro de los jardines que fueron entregados y encontró que a pesar de considerarse estructuras nuevas, tres ya están deteriorados y tienen problemas de servicios públicos y sanitarios.
 
El Espectador se comunicó con la Secretaría de Integración Social para conocer la respuesta a esta denuncia y la oficina de prensa señaló: “Hasta el momento no hay una declaración formal. Apenas se tenga la directriz se le transmitirá a los medios”.
 
 
Deterioros en tres jardines
 
Jardín Infantil El Principito (Carrera 100 No. 23 – 22. Fontibón). 
Primera inauguración: 19 de mayo de 2014
 
Salubridad: Se  evidencia la filtración de agua lluvia por la campana que está encima de la estufa donde se preparan los alimentos de los niños. Las señoras de la cocina informan que si llueve cuando están cocinando les cae agua a las ollas por borbotones. Además, por la falta de energía, los alimentos cárnicos los llevan a otro jardín infantil y diariamente un carro de la subdirección local traslada los alimentos, perdiéndose así la cadena de frío, indispensable para garantizar la higiene de los alimentos. 
 
Sistema eléctrico: La energía es suministrada a través de la conexión y el medidor instalado en un jardín que está ubicado en el mismo predio, pero que yace abandonado. La carga del sistema eléctrico no corresponde con las necesidades del jardín. Si se prenden varios equipos al tiempo se saltan los tacos. Por la falta de energía no funcionan bien los calentadores para contrarrestar el frío de las mañanas y de las noches, ni las duchas eléctricas de los lava-colas.
 
Sistema hidráulico: El jardín no cuenta con un sistema de caída y recolección de aguas lluvia, lo que genera que la estructura de todo el jardín esté bastante deteriorada y corroída por el óxido, a pesar de llevar apenas nueve meses en servicio. Se presentan filtraciones de agua en los salones, pues las canaletas que unen los módulos y que están en medio de los salones presentan goteras cada vez que llueve. El sistema de desagüe de los baños presenta problemas.          
        
Pisos: Se evidencian varias baldosas rotas en los baños y en la cocina. Los pisos de las escaleras y externos del segundo piso son metálicos, en láminas delgadas que ya presentan deformidad. Éstas se ponen resbalosas cuando llueve, ya que el techo no sobresale lo suficiente y el agua logra colarse.
 
 
Jardín Infantil Gabito. (Calle 36m sur No. 2 – 0 este. San Cristóbal).
Inaugurado: 6 de septiembre de 2014
 
Sistema hidráulico: Este jardín presentó problemas de filtración de agua lluvia en los salones. Como solución le instalaron un “sobretecho”, controlando así este parte del problema, pero aún se filtra el agua en la oficina de la coordinación del jardín. Además, en la cocina se rebosa el agua por los sifones cuando está en funcionamiento la lavadora. 
 
Pisos: A las pocas semanas de inaugurado el jardín, los pisos de los salones se soplaron, creando desniveles peligrosos para los niños. Por ello tuvieron que cortar las láminas del piso y volverlas a pegar. Aún se observan los pisos soplados en la cocina y oficina de coordinación. Algunas tablas de los corredores externos están sueltas y elevadas, generando un riesgo para cualquier persona que transite por ese espacio.
 
Salubridad: Se evidencia oxido en las áreas comunes donde los niños interactúan: baños, pasillos y barandas, facilitando así la propagación de bacterias y gérmenes. En el área de lavandería y cocina se observan piezas oxidadas.
 
Jardín Infantil Palomitas de paz (Transversal 17b No. 77ª - 74 Ciudad Bolívar).
Inaugurado: 20 de octubre de 2014
 
Sistema hidráulico: Se puede oler la humedad y se ven las filtraciones de agua en la bodega y en el segundo bloque, donde son atendidos los niños de párvulos. Las maestras se quejan porque cuando llueve deben secar charcos de agua. Aunque tiene un tanque reservorio de agua, este no está conectado. Por ello, cuando se va el agua en el barrio se quedan sin agua para atender a los niños. El tanque –con una capacidad para 5.000 litros- está ubicado sobre una plataforma armada con bloques de cemento pompeyanos, pero se observa inestable e inseguro para los niños.
 
Sistema eléctrico: En uno de los bloques se presentan problemas con el sistema eléctrico, ya que la carga eléctrica asignada no corresponde con las necesidades reales de ese bloque. Si se prenden las duchas de los lava-colas, se saltan los tacos. Aunque el jardín cuenta con su propia acometida eléctrica y su contador, los tacos generales del jardín están en la calle y sin ningún tipo de seguridad.  Pisos: El problema de este jardín es la estabilidad del terreno, ya que presenta una pendiente importante. Para nivelar el suelo, se adaptaron pompeyanos para simular pequeños muros de contención, medida que claramente no se ajusta a las normas técnicas. Se observa que el terreno se ha asentado generando que algunas grietas en las uniones de los pompeyanos. Los “dados” que soportan los contenedores son muy pequeños, de hecho, ni siquiera cubren el área de la estructura. Se puede ver que están sobrepuestos más no fundidos en el terreno, como ha sucedido en los demás jardines inaugurados.
 
Salubridad: La sala amiga para la lactancia materna no cuenta con la dotación necesaria para la extracción de leche. Las mamás traen frascos de café para guardar la leche. No se ven higiénicos.
 
Jardín Infantil Doradito Lagunero (Calle 144 No. 139 - 55. Suba)
Inaugurado: 26 de marzo de 2015
Particularidades identificadas: El diseño del jardín en forma de cuadrado crea un área interna que es usada como parque de juegos, pero no cuenta con ningún tipo de cerramiento externo que proteja a los niños de personas malintencionadas, ya que pueden tener acceso directo a través de las ventanas y rejas del jardín. Por el área del predio se hubiese podido construir un jardín que cumpliera con todas las normas técnicas y de seguridad.
 
Salubridad: El jardín está en medio de un potrero que sigue siendo usado como botadero de basura. No se tuvo el cuidado de limpiar y podar la zona para garantizar la higiene y salubridad del jardín. Los tanques de agua están ubicados en un cuarto externo sin techo ni seguridad para evitar que el agua pueda ser contaminada. 
 
Sistema eléctrico: El jardín no cuenta con su propia acometida eléctrica ni medidor. La energía es tomada de manera irregular del Jardín Social los Pinos. Existe un alto riesgo de que la acometida eléctrica subterránea sea cortada o robada. Adicionalmente, el medidor del Jardín Social Los Pinos no se encuentra en funcionamiento. 
 
Temas relacionados