Este jueves salen 4.000 trabajadores de la planta temporal de Bogotá

Fueron vinculados en la pasada administración. Alcaldía dice que estudiará cuánto personal necesita de manera temporal y los cargos se sacarán a concurso.

Quienes terminan contrato han calificado la decisión del Distrito como una masacre laboral.  / Gustavo Torrijos
Quienes terminan contrato han calificado la decisión del Distrito como una masacre laboral. / Gustavo Torrijos

Un grupo de policías se apostó ayer, escudos en mano, en las escaleras que permiten el ingreso a la Secretaría de Hábitat de Bogotá, en la Calle 52 No. 13-64. Su inusual llegada ocurrió a pocas horas de que se les venza el contrato a 316 trabajadores que cubren cargos temporales y terminarán su labor, sin que la Alcaldía pretenda, como en años anteriores, renovar su vinculación. La presencia de uniformados se dio en medio de la tensión de esos empleados con la Administración. Este jueces es el último día para ellos en esa dependencia, y son una muestra de los cerca de 4.000 que no continuarán en el Distrito.

Es el fin de un proceso para ellos. Al tiempo, es el comienzo de otro en el que el Distrito pretende, a su juicio, seguir poniendo la casa en orden. Es una medida impopular, que ya ha generado movilizaciones de sindicatos y se suma al reciente despido de 25 trabajadores de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), como parte de la política de austeridad que la administración de Enrique Peñalosa aplica en esa entidad.

El ministerio de Trabajo, en cabeza de Clara López (militante del Polo Democrático y excandidata a la Alcaldía de Bogotá en la campaña pasada, que ganó Peñalosa) está enterado del conflicto, después de que a comienzos de mes acudieron a su despacho delegados de los sindicatos de las Secretarías de Hábitat, Educación, Cultura, Salud, Movilidad, de Desarrollo Económico, Ipes y Caja de la Vivienda Popular. El compromiso con ellos fue llevar el caso a la Comisión de Concertación de Políticas Laborales.

El argumento de los trabajadores es que, por más de que sus puestos sean temporales, cumplen funciones misionales que las Secretarías tienen que seguir atendiendo.

Un caso que ilustra bien lo que ocurre es el de la planta temporal de la Secretaría de Hábitat. En febrero de 2013, poco más de un año después de que Gustavo Petro llegó a la Alcaldía, allí crearon, por decreto, 316 cargos por un término de 18 meses. El plazo se cumplió en julio de 2014, pero fueron prorrogados hasta el 31 de diciembre de 2015, cuando terminaba ese gobierno. Sin embargo, la Secretaría hizo una nueva solicitud (aprobada por el Departamento del Servicio Civil Distrital) y quedó establecido que los cargos tendrían vigencia hasta el 30 de junio de 2016. La justificación fue “contar con el recurso humano necesario y suficiente” para cumplir con las metas del Plan de Desarrollo Bogotá Humana, que, técnicamente, termina su vigencia a mitad de este año.

Cada cargo estaba vinculado a un proyecto del Plan de Desarrollo de Petro. No obstante, en el fondo también son funciones que requiere la Secretaría de Hábitat, independiente de quién sea el alcalde, como la aplicación de mecanismos para la producción de suelo para vivienda de interés prioritario, el mejoramiento de hábitat rural, la estructuración de proyectos de revitalización y el mejoramiento de barrios informales.

La Alcaldía asegura que no todo está perdido para los trabajadores afectados, pues hará un estudio para definir cuántos cargos seguirán siendo necesarios, y abrirá concursos para que sean ocupados de forma permanente. “Los que vienen trabajando con la Administración tendrán ventaja sobre cualquiera que vaya a participar”, prometió hace unos días Nidia Rocío Vargas, directora del Servicio Civil del Distrito.

Temas relacionados

 

últimas noticias