A la cárcel tres policías por muerte de sobrino del exconcejal Lucho Díaz

Los familiares del hombre han insistido en responsabilizar de la muerte a la Policía, advirtiendo malos tratos y agresiones.

El exconcejal de Bogotá Luis Eduardo Díaz, conocido como Lucho, 'El lustrabotas'. /Los Informantes

Ante la muerte de Jhonatan Díaz, sobrino del exconcejal Luis Eduardo Díaz (conocido como Lucho, 'El lustrabotas') –en hechos ocurridos el pasado 10 de septiembre, en el sur de Bogotá– un juez de la República decidió enviar a la cárcel a tres policías que presuntamente estarían implicados en el fallecimiento. (Lea: Policía investigará circunstancias que rodearon muerte de sobrino del exconcejal Lucho Díaz)

Lo anterior, luego de que la Fiscalía solicitara medida de aseguramiento contra dos patrulleros –acusados por el delito de homicidio agravado– y otra mujer, quien fue imputada por encubrimiento. El ente investigador argumentó su petición con base en el informe de necropsia elaborado por Medicina Legal, en el que se indica que, al parecer, Díaz murió 20 horas antes de que fuera atendido en un centro asistencial.

Los familiares del hombre han insistido en responsabilizar de la muerte a la Policía, advirtiendo malos tratos y agresiones contra su allegado. No obstante, el pasado 15 de septiembre la institución sostuvo que no encontró algún error en el procedimiento adelantando por parte de los uniformados del cuadrante y de la seccional de Tránsito que atendieron el caso.

En su momento, la Policía de Bogotá anunció que investigaría “las circunstancias de tiempo, modo y lugar” que rodearon el fallecimiento. De acuerdo con la institución, el domingo 10 de septiembre Díaz se vio involucrado en un accidente de tránsito a bordo de un taxi en San Cristóbal Sur y al momento de verificar su situación, “presentaba aliento alcohólico”.

En su momento, la institución dijo que Díaz se vio involucrado en un accidente de tránsito a bordo de un taxi en San Cristóbal Sur y al momento de verificar su situación, “presentaba aliento alcohólico”. Según la Policía, como se encontraba en un alto grado de exaltación, fue conducido hasta el CAI Guacamayas y posteriormente, a la seccional de Tránsito y Transporte de Bogotá para que le fuera realizada la respectiva prueba de embriaguez.

“El ciudadano en mención se negó a realizar la prueba”, agrega la institución, señalando que a Díaz se le impuso un comparendo y le fue inmovilizado el vehículo tipo taxi involucrado en el incidente. “Salió de allí (de la seccional de Tránsito) a las 9:44 de la mañana del domingo una vez terminado el procedimiento legal, en compañía del señor Víctor Huérfano, propietario del taxi”.

La Policía asegura que sobre las 2:30 de la tarde de ese domingo se recibió una llamada en la línea de emergencia 123, en la que se informaba de un ciudadano que se encontraba tendido en una vía pública del barrio Atenas. “El cuadrante atendió el llamado y trasladó al ciudadano al hospital La Victoria. De allí fue remitido al hospital Santa Clara, donde se pudo establecer que era el señor Díaz Vargas, quien posteriormente falleció el 11 de septiembre”, precisa la institución.

Aunque los familiares responsabilizan de la muerte a la Policía, advirtiendo malos tratos y agresiones contra su allegado, la autoridad sostuvo que, hasta el momento, no se ha encontrado algún error en el procedimiento adelantando por parte de los uniformados del cuadrante y de la seccional de Tránsito que atendieron el caso.

“No obstante, la Policía Metropolitana de Bogotá abrió la respectiva investigación interna y disciplinaria para determinar las circunstancias de tiempo, modo y lugar que rodearon el hecho”, puntualizó la institución que lamentó el fallecimiento y se declaró dispuesta a colaborar con el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, que asumió la investigación judicial del hecho.