Serán chatarrizados 4.716 buses

La carrera para integrar el SITP

El Distrito presentó su plan de contingencia para atender las primeras 11 rutas provisionales que salieron de operación. En total, se desmontarán 136 rutas en los próximos tres años, atendiendo la orden de la Superintendencia de Transporte. Transmilenio dice que tiene cómo suplir los recorridos que se eliminarán.

Se van a eliminar 136 rutas del TPC en los próximos tres años. / Óscar Pérez - El Espectador

En octubre del año pasado, la Superintendencia de Puertos y Transporte le dio a Transmilenio seis meses para encontrar una fórmula para completar, de una vez por todas, la implementación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y acabar con la figura del SITP provisional, a la que pertenecen los buses que siguen cobrando en efectivo (TPC) y que están por fuera del sistema. El 1° de mayo se cumple el plazo y el Distrito ya presentó su plan de contingencia para desmontar las primeras rutas que aún recorren la ciudad con las calcomanías de provisional. (LEA: Arranca desmonte de 29 rutas del SITP Provisional)

Se trata de una estrategia en la que la Secretaría de Movilidad y Transmilenio invertirán casi $900.000 millones para sacar de circulación 5.512 buses, que se tendrán que chatarrizar. De ese total, hay 4.716 vehículos que operan como provisionales en 136 rutas, mientras que los otros 796 pertenecen a los operadores Coobús y Egobús, en liquidación desde 2016, por no poder cumplir los contratos de concesión.

>>> LEA: Transmilenio inicia pagos a Coobús y Egobús, operadores en liquidación del SITP en Bogotá

Para desmontar las 136 rutas, el Distrito fijó dos fases, que se desarrollarán en los próximos tres años. La primera ya está en marcha y se extenderá hasta septiembre de este año. La idea es desmontar 29 rutas, en tres etapas, de las cuales algunas desaparecerán, al estar cubiertas, y el resto, en principio, se cubrirán con otros provisionales y azules del SITP. El proceso comenzó con 11 recorridos que quedaron fuera de circulación. (ver recuadro)

>>> LEA: Operadores del SITP, sin crédito

El desmonte plantea algunas dudas: ¿qué tan preparado está el sistema para asumir la operación de las rutas eliminadas? ¿Qué vehículos llegarán a cubrir el hueco que dejan los buses viejos? ¿Habrá una “masacre laboral” con los conductores de los buses que dejan de operar?

Expertos en movilidad coinciden en que la decisión estaba en mora y aseguran que no habrá una masacre laboral, pues la mayoría de conductores seguramente se subirán al SITP.

José Stalin Rojas, director del Observatorio de Movilidad de la Universidad Nacional, considera que “es una decisión acertada. El SITP Provisional es una rueda suelta dentro del sistema de transporte, tanto en la forma operacional como en la parte financiera. Deben revisarse las frecuencias, el servicio y la seguridad, para que no sólo se ajuste a la provisionalidad, sino también a la calidad del servicio”.

Por su parte, Darío Hidalgo, director de la Práctica de Transporte del Centro WRI Ross de Ciudades Sostenibles, asegura que “el proceso de desmonte se ha demorado mucho y es una buena noticia para las personas que usan Transmilenio y que hoy no tienen la posibilidad de integración, porque el pago es en efectivo. Transmilenio debe garantizar que el servicio siga siendo frecuente, que es una de las principales quejas con el componente zonal”.

Finalmente, Fernando Rojas, experto en movilidad, cree que hay otras preocupaciones más allá de una masacre laboral que, dice, no se dará. “Hablar de una masacre laboral en estos momentos es un poco excesivo. Hoy, la preocupación fundamental es cómo va a prestarse el servicio. Aún se desconoce el verdadero impacto que va a tener esta figura”.

Transmilenio asegura que tiene la capacidad para cubrir las rutas que saldrán de circulación y que llegarán buses padrones, con mayor capacidad de pasajeros. Lo importante de desmontar esta figura es que, finalmente, el sistema va a empezar a percibir los ingresos que jamás habían entrado debido a que el pago de los provisionales es en efectivo. De cumplirse la estrategia, se podría cerrar el hueco financiero del SITP, que ya supera los $700 mil millones.

>>> LEA: Recaudo, otro coletazo de la crisis del SITP
>>> LEA: Confianza, clave para renegociar el SITP

745451

2018-03-20T22:33:28-05:00

article

2018-03-21T10:48:18-05:00

[email protected]

none

Felipe García Altamar / [email protected] / @FelipeAltamar

Bogotá

La carrera para integrar el SITP

32

81831

81863